Trucos para no engordar comiendo fuera de casa

Para aquellas que suelen engordar un poquito más, cuando se saltan la dieta o cuando comen mucho fuera de casa debido al trabajo, comidas de negocios o constantes cenas con amigos, existen algunas alternativas que evitarán el posterior sufrimiento de llevar a cabo una dieta restrictiva.

Existen cuatro trucos muy completos para refrenar esas ganas de probarlo todo, de saltarse la dieta y que ayudan a intentar frenar la ansiedad y la tentación de escoger las comidas más hipercalóricas de los menús y restaurantes de todos los días.

Hacer ejercicio

Loprimero y más importante, en lo que  se debe insistir muy a menudo, es que es necesario realizar ejercicio al menos dos o tres veces por semana y beber entre un litro y medio y dos litros de agua al día. Tomar agua entre horas, hará que se elimine cierta ansiedad por comer algo y de esta forma, llenar bastante el estómago, lo que significa que se padecerá menos hambre a la hora de las comidas. Un truco es tomar un par de vasos de agua antes de comer. Se debe intentar realizar cinco comidas al día: un desayuno y una comida fuerte; un almuerzo a media mañana y una merienda que se componga de una pieza de fruta, queso descremado, o pavo y por último, una cena ligerita que puede estar compuesta de una sopa o crema, ensalada, verduras o pescado hervido. L o recomendable es no saltarse ninguna y no dejar al cuerpo sin alimento más de cuatro o cinco horas seguidas.

No picar

Lo segundo y muy importante es que no “picar” entre horas o antes de comer. El consejo es no empezar a comer el pan de acompañamiento a las comandas, ni solo ni con aceite o mantequilla, como suelen ofrecer en algunos restaurantes. Esto producirá una mayor ingesta de grasas más  de lo normal, sumadas a las que se consumen posteriormente con la comida solicitada.

Mantener una rutina

Lo tercero es llevar una rutina en las comidas. Se debe intentar salir a comer siempre a la misma hora. Si se puede cocinar en casa y llevar al trabajo el bien conocido “tupper”, mejor que mejor, pero como muchas veces no es posible, debe tratarse de aligerar el peso de las comidas lo más posible. También hay que tener en cuenta el ritmo de la comida. Se debe comer despacio, masticando bien, de forma que el cuerpo vaya asumiendo poco a poco las cantidades que ingiere. Si se come muy rápido, existe el riesgo de llenarse antes, pero se tendrá hambre antes. Así que el consejo es controlar los tiempos.

Saber escoger

Lo cuartoes escoger muy bien los platos que se van a consumir, es decir, es recomendable intentar llevar una dieta sana en función de las necesidades del cuerpo y del ritmo de trabajo que se tenga. No “atiborrarse” de hidratos de carbono y  grasas procedentes de las frituras como las patatas o las raciones típicas de la cocina española o del picoteo, tampoco “snacks” u otros productos prefabricados con demasiadas grasas vegetales. El saber escoger lo que se va a comer es una de las piezas claves para no engordar comiendo casi siempre fuera de casa:

  • Las bebidas: muy importante es evitar los bebidas carbohidratadas y los alcoholes, que poseen muchas calorías.
  • La carta: cuando se vaya a escoger dentro de la carta o el menú preestablecido, debe tenerse en cuenta cuáles son los platos que menos calorías tendrán y cuáles son, a su vez, los más sanos: ensaladas, verduras hervidas, pescados y carnes a la plancha, frutas, cremas y sopas… Deben evitarse las salsas y las guarniciones grasientas, que suelen acompañar a ciertos platos, solicitando siempre ensalada en vez de estos últimos.
  • Los postres: también se deben evitar los postres azucarados. Esto suele ser lo más complicado para las personas más “golosas”, que no pueden resistirse al chocolate. En vez de un postre prefabricado, es mejor escoger frutas o en su defecto, yogur, cuajada o incluso algo de queso sin mucha grasa.

En el momento “café y copa”, por supuesto, que la copa o el chupito puede eliminarse directamente y con el tema del café, la recomendación es sustituirlo por infusiones o tés, preferentemente, y para los más adictos al azúcar en este tipo de bebidas, lo la recomendación es suplirlo con sacarina.

Estas pequeñas claves podrían ayudar a que se llevase una dieta más saludable comiendo fuera de casa.

I. Rentería

Otros contenidos del dosier: Comer fuera de casa

Comentarios

Artículos destacados

Blue Majik: el superalimento que debes probar
Blue Majik: el superalimento que debes probar

¿Un superalimento? ¿Un colorante? ¿Una especia? Si estás en las redes seguro que ya has visto platos de comida de color...

Todo sobre el té matcha
Probióticos para prevenir la diarrea
Vegetarianos: ¿viven más?
Nitratos y nitritos en alimentos
Vegetariano: ¿Sabes elegir las proteínas?

Ser vegetariano o vegano es una tendencia que gana adeptos día a día, pero ¿sabes cómo elaborar menús vegetarianos...

Hacer otros Test