Productos biológicos: detectar los fraudes

Lo que establece la Unión Europea

Si en el envase figura el logotipo de la hoja de la UE, podemos tener la certeza de que estamos comprando bebidas o alimentos ecológicos.

Los alimentos solo pueden denominarse ecológicos si, como mínimo, el 95% de sus componentes agrícolas son ecológicos. La agricultura ecológica hace hincapié en la protección del medio ambiente y el bienestar de los animales. Los agricultores deben evitar o limitar al máximo el uso de sustancias químicas sintéticas, como fertilizantes, pesticidas, aditivos y medicamentos.

Al utilizar el logotipo ecológico de la UE, los fabricantes deben incluir también en la etiqueta el número de referencia de la autoridad certificadora y el nombre del productor, transformador o distribuidor que manipuló por última vez el producto. Al lado del logotipo de la UE pueden figurar también las marcas nacionales de certificación ecológica.

Este indica que los fabricantes de alimentos —y los agricultores y ganaderos que les suministran las materias primas— cumplen con la estricta normativa que la UE aplica a la producción ecológica.

Las normas y el logotipo pretenden impulsar la agricultura ecológica de la UE y apoyar su preocupación por la tierra, la biodiversidad y la protección de los animales.

A partir del 1 de julio de 2012 el logotipo ecológico de la hoja debe figurar en todos los alimentos ecológicos envasados.

La Comisión continúa mejorando la normativa de la UE sobre productos ecológicos y tiene previsto presentar las propuestas sobre la modificación de la normativa hacia finales de 2013.

En los últimos años el mercado ha continuado creciendo: aproximadamente un 2 % de los alimentos adquiridos por los consumidores europeos proceden de la agricultura ecológica certificada, y cerca de 200.000 explotaciones agrícolas de la UE cuentan con esta certificación.

© Unión Europea

En el caso de frutas, verduras y cereales, la etiqueta bio o ecológica significa que se cultivan a partir de semillas sin OMG (organismos modificados genéticamente) y que se cultivan sin pesticidas ni fertilizantes sintéticos. Para lograr esta hazaña, el agricultor debe usar otros métodos como la rotación de cultivos, el reciclaje de materiales orgánicos o respetar las estaciones. Los productos ecológicos de origen animal como carne, huevos o leche deben provenir de animales criados con el mínimo uso de antibióticos y con espacio suficiente para moverse y vivir.

En cuanto a los productos industrializados, deben estar fabricados con ingredientes procedentes de la agricultura ecológica y todos los microorganismos utilizados en su preparación deben llevar la garantía de que no contienen OMG. Otras reglas son, por ejemplo, que las temperaturas tienen que limitarse para no afectar la calidad de los productos o que su almacenamiento debe llevarse a cabo en instalaciones adecuadamente ventiladas.

¿Los productos orgánicos son igual de fiables en todos los países de la UE?

Con los productos ecológicos que provienen de la UE no hay ningún problema porque las normas son las mismas. Para productos que vienen de países extracomunitarios, el uso del logo de la UE es opcional pero para poder importarlos en la UE es preciso que tanto la normativa como las autoridades encargadas de la certificación en el país exportador se hayan reconocido como equivalentes a las de la UE (1). La Comisión Europea ha establecido una lista de países autorizados para exportar sus productos porque las normas de producción y control son similares. Los países que no están en esta lista y quieren entrar en el mercado europeotienen que aportar pruebas de que su modo de producción, procesamiento y control son equivalentes a los vigentes en Europa. Estas autorizaciones tienen un límite de tiempo y se hacen por tipo de categoría de productos.

¿Hay productos bio fraudulentos?

A simple vista es imposible distinguir entre un tomate orgánico y un tomate tradicional. La tentación de vender productos bio fraudulentos es muy grande. El fraude es más común con los productos que se venden a granel, como verduras, frutas y cereales. El logotipo sigue siendo opcional en el caso de los productos no envasados. (1)

Con los productos de origen animal y los productos industrializados el fraude es más difícil porque todo está especificado en la cartilla sanitaria de cada animal o en los programas de las máquinas que utilizan para la elaboración del producto.

Esto no significa que los fraudes no existan pero el engaño se hace cada vez más improbable gracias a la aplicación de nuevas normas y controles más estrictos.

H. Huret-E. Estrada

Fuentes:

1. Comisión Europea. Legislación comida orgánica

Otros contenidos del dosier: Mitos y errores en la alimentación

Comentarios

Artículos destacados

Blue Majik: el superalimento que debes probar
Blue Majik: el superalimento que debes probar

¿Un superalimento? ¿Un colorante? ¿Una especia? Si estás en las redes seguro que ya has visto platos de comida de color...

Todo sobre el té matcha
Probióticos para prevenir la diarrea
Vegetarianos: ¿viven más?
Nitratos y nitritos en alimentos
Vegetariano: ¿Sabes elegir las proteínas?

Ser vegetariano o vegano es una tendencia que gana adeptos día a día, pero ¿sabes cómo elaborar menús vegetarianos...

Hacer otros Test