Encuentra el régimen que más te conviene

Las dietas supuestamente milagrosas pueden salirte muy caras a la larga, y no solo en términos económicos, sino también en términos de salud. Pero esta vez crees haber encontrado LA dieta perfecta. Antes de embarcarte por enésima vez en esta espiral, cuestiona el método que has elegido. Responde las siguientes preguntas. Si obtienes una mayoría de SÍES, tienes posibilidades de perder peso de forma duradera.

¿Has hablado con tu médico acerca de tu preocupación por el peso y del régimen que piensas hacer?

Empieza por informar a tu médico de tu intención de perder peso. Es tu consejero en salud. Él te conoce y sabrá ayudarte. Analizará contigo el régimen que vas a seguir y tus motivaciones.

¿La dieta no te asegura que vas a perder más de 1 kg por semana?

La pérdida de peso semanal no debería exceder 1 kg. Cuando una persona adelgaza, su metabolismo tiende a ralentizarse y la pérdida de peso pronto se detiene. Desde que empiezas a incorporar más alimentos a tu dieta, recuperas los kilos perdidos. A veces incluso se llega a pesar más que antes de comenzar régimen. Por lo tanto, una pérdida de peso de entre 500 g y 1 kg resulta razonable.

¿El régimen te permite mantener una alimentación equilibrada?

Todo programa de adelgazamiento debe prever una alimentación lo más variada posible que comprenda todos los grupos de alimentos.

¿El régimen no se basa en la toma de productos alimenticios especiales o de medicamentos?

Si el régimen que sigues es variado, no deberías verte en la obligación de consumir productos especiales, tomar suplementos u otros tratamientos. La única manera con la que cuentas para no recuperar el peso perdido es modificando definitivamente tus hábitos alimenticios y practicando una actividad física regular. Las dietas estrambóticas a base de piña, yogur, cápsulas de plantas o de infusiones especiales « come grasas » no sirven para nada. 

El régimen que vas a hacer es personal y no te lo ha recomendado tu cuñada, tu vecina...

Un programa de adelgazamiento debe adaptarse a cada persona. Todos somos diferentes, ya sea por nuestro carácter, por nuestros hábitos alimenticios o simplemente por nuestro modo de vida. De hecho, lo que sea conveniente para algunos, puede que no lo sea para ti, y a la inversa. Esta afirmación es especialmente acertada en el caso de los gustos a la hora de comer. Lo que está claro es que te va a resultar mucho más difícil en el caso de que el régimen sea estricto y solo se componga de alimentos que no te gustan.

Castillos en el aire

Perder kilos para sentirte mejor contigo mismo(a) y con tu cuerpo, ¿por qué no? Pero no hagas de ello ni una costumbre, ni una obsesión. El efecto yoyó no solo te desmoraliza, sino que además puede ser peligroso. Modifica definitivamente tus habitudes y sobre todo convéncete de que ningún preparado, crema o poción hará desaparecer los kilos de más así como así. Los alimentos variados, bien preparados y consumidos durante una auténtica comida, así como la práctica regular de una actividad física constituyen la forma más eficaz de mantener tu peso ideal. 

Así que, si tu régimen de adelgazamiento satisface los criterios enumerados, estás bien encaminado(a) y pronto perderás los kilos superfluos.

F. Pradier

Otros contenidos del dosier: Aceptar tu peso

Comentarios

Artículos destacados

Blue Majik: el superalimento que debes probar
Blue Majik: el superalimento que debes probar

¿Un superalimento? ¿Un colorante? ¿Una especia? Si estás en las redes seguro que ya has visto platos de comida de color...

Todo sobre el té matcha
Probióticos para prevenir la diarrea
Vegetarianos: ¿viven más?
Nitratos y nitritos en alimentos
Vegetariano: ¿Sabes elegir las proteínas?

Ser vegetariano o vegano es una tendencia que gana adeptos día a día, pero ¿sabes cómo elaborar menús vegetarianos...

Hacer otros Test