Desnutrición vs. Sobrenutrición

Desnutrición, un término de lo más común. ¿Cómo evitarlo?

La desnutrición es quizá el término más conocido, ya que es el que preocupa en mayor medida a diferentes agentes sociales. Es un proceso que se genera por la insuficiencia de nutrientes esenciales en el organismo humano, generalmente debido a una mala o escasa alimentación, así como por una inexistente alimentación equilibrada.  La desnutrición no tiene por qué estar asociada especialmente a la falta de consumo de alimento, sino que generalmente, hace más referencia a una mala nutrición.

La desnutrición se produce en un porcentaje bastante destacable de la población mundial. Efectivamente, tiene una mayor trascendencia ya que los principales casos de desnutrición se encuentran en países en vías de desarrollo, por lo que asociaciones o instituciones no gubernamentales suelen hacer mayor hincapié en luchar contra este fenómeno en áreas bastante específicas del mundo. 

La población que sufre en mayor medida este tipo de enfermedad es aquella que resulta más vulnerable: niños y ancianos. Al año, según las Organizaciones Internacionales, mueren en torno a los cuatro millones de niños por falta o escasez de alimento y en nuestro país, el número de mayores que poseen esta enfermedad ya es bastante preocupante.

Las causas de la desnutrición son varias y ampliamente relacionadas, destacando la escasez de alimento, la falta de nutrientes e incluso la mala asimilación por parte del organismo o un desequilibrio entre las necesidades y el consumo de nutrientes del cuerpo humano.

Pero, ¿cómo puede prevenirse? Y sobre todo, ¿cuáles son las consecuencias de la desnutrición?

Existen tres niveles de desnutrición: leve, grave y severa. Para poder prevenirla o tratarla es necesario comprobar desde qué perspectiva es necesario tratar la enfermedad, realizando los análisis pertinentes y comprobando el grado de desnutrición. Principalmente, debe iniciarse un proceso alimentario diferente sustituyendo las carencias de nutrientes con alimentos equilibrados y necesarios que se denominan suplementos.

Las consecuencias de la desnutrición pueden resultar simples, pero pueden provocar consecuencias fatales. De hecho, comienzan con problemas de funcionamiento de células, tejidos y órganos, pasando por el desarrollo de nuevas enferemedades complementarias y llegando a causar el colapso absoluto del cuerpo. Si se identifica a tiempo, la desnutrición es reversible, cosa que podría resultar imposible si no se llega con bastante antelación. 

¿Cuál es el proceso contrario? La sobrenutrición

La sobrenutrición, sobrealimentación o hipernutrición son términos que hacen referencia a los excesos en la alimentación convirtiéndose en el proceso contrario y/o complementario a la desnutrición. En las sociedades occidentales se da con bastante regularidad, sobre todo, a partir de este siglo y la desaparición de las dietas adecuadas y equilibradas, como es el caso de la dieta mediterránea, tan valorada a nivel mundial por su composición en nutrientes esenciales.

La sobrenutrición no deja de ser un proceso en el que se consumen nutrientes de una forma descontrolada y por encima de las necesidades del organismo humano, provocando el desarrollo de una malnutrición. Es lo que se denominaría un desequilibrio entre el consumo y la necesidad de nutrientes para alimentar el organismo.

Las consecuencias de una sobrealimentación las encontramos en la temible obesidad o en el sobrepeso, dos de las enfermedades novedosas relacionadas con la alimentación y que más incidencia están teniendo en toda la población mundial. Se produce por un consumo excesivo de azúcares, grasas saturadas y alimentos poco apropiados para una alimentación saludable. La falta de frutas, verduras y alimentos, generalmente ricos en fibra, provocan que la sobrenutrición sea un mal más común de lo que la sociedad cree y sus consecuencias, aunque no resulten tan aparentes, llegan a alcanzar los límites del largo plazo pudiendo causar los mismos inconvenientes que la desnutrición e incluso, enfermedades relacionadas con el sobrepeso de vital importancia.

Actualmente, el nicho poblacional que mayor preocupación genera con respecto a esta dolencia son los más pequeños. Los niños y niñas se ven constantemente acechados por la mala alimentación, el sedentarismo y como consecuencia, los inicios de un proceso de sobrepeso.

En definitiva, ambas enfermedades deben ser consideradas a la hora de hablar de alimentación. Tanto la desnutrición como la sobrealimentación son dolencias cuyas consecuencias fatales provocan que el individuo se plantee el verdadero sentido de una alimentación saludable y equilibrada dentro del contexto socioeconómico en el que se encuentra.

Otros contenidos del dosier: Otros trastornos alimentarios

Comentarios

Artículos destacados

Blue Majik: el superalimento que debes probar
Blue Majik: el superalimento que debes probar

¿Un superalimento? ¿Un colorante? ¿Una especia? Si estás en las redes seguro que ya has visto platos de comida de color...

Todo sobre el té matcha
Probióticos para prevenir la diarrea
Vegetarianos: ¿viven más?
Nitratos y nitritos en alimentos
Vegetariano: ¿Sabes elegir las proteínas?

Ser vegetariano o vegano es una tendencia que gana adeptos día a día, pero ¿sabes cómo elaborar menús vegetarianos...

Hacer otros Test