Ortorexia: cuando comer sano se convierte en un problema

El concepto puede que sorprenda a más de uno. ¿Cómo es posible que comer sano se vuelva una fuente de problemas? ¿Cómo cuidarse comiendo bien puede conducir al comportamiento contrario? Cuando esta fijación positiva se vuelve excesiva y la única preocupación del día se vuelve preparar comida “pura”.

Definición de ortorexia

El Dr. Steven Bratman fue el primero en hablar de este trastorno reciente conocido como ortorexia. El término viene del griego “orthos” que significa recto, correcto, y de “orexis”, que significa apetito (2). Este trastorno alimentario se caracteriza por la obsesión patológica de comer de manera sana, lo que conlleva a la persona a fijarse múltiples restricciones en materia de alimentación. Los ortoréxicos excluyen de su alimentación todo producto que contenga pesticidas, herbicidas, productos químicos…

Ortorexia, bulimia, anorexia: diferencias

Los bulímicos, los anoréxicos y los ortoréxicos comparten una conducta alimentaria perjudicial para la salud. La diferencia reside en que mientras que los anoréxicos se niegan a comer para perder peso y los bulímicos comen desmesuradamente para purgarse después, los ortoréxicos se obsesionan, no con las cantidades, sino con llevar una dieta equilibrada y sana. “El mayor objetivo del ortoréxico es tener buena salud. Tiene miedo de los efectos que pueda tener el medio ambiente en su organismo por lo que intenta reducirlos a través de una alimentación sana y de calidad”, explica Catherine Dijuste, terapeuta y especialista en trastornos de la conducta alimentaria.

Otra gran diferencia entre estos tres trastornos es el hecho de que, “al contrario de lo que ocurre en el caso de la anorexia y la bulimia, la ortorexia no comprende una dimensión fisiológica. Razón que explica por qué la ortorexia no está considerada como enfermedad”, matiza la especialista.

Perfil del ortoréxico

Al no considerarse como enfermos y no haber, por lo tanto, consultas por este motivo es difícil estimar el número actual de ortoréxicos. Sin embargo, gracias a ciertos estudios, sabemos que la ortorexia afecta principalmente a los adultos. Las mujeres y los deportistas son los grupos de mayor riesgo. En el caso de los adolescentes, “sería más bien una manera de esconder otro trastorno como, por ejemplo, la anorexia”, estima Catherine Dijuste. “Las chicas explican un nuevo cambio en su alimentación basándose en un deseo de alimentarse bien y estar sanas”.

Las personas que sufren de ortorexia son, a menudo, muy minuciosas, atentas y organizadas. Su único afán es cuidar su salud, curarse de una enfermedad o mantenerse delgados (sinónimo para ellos de buena salud), por lo que van a fijarse sus propias reglas alimentarias con las consabidas restricciones. Grasas, azúcares, sal, productos químicos… Los ortoréxicos rechazan todo producto que pueda ser considerado como “contaminante” para su cuerpo. La mayoría son grandes consumidores de productos bio y en algunos casos incluso se hacen vegetarianos o veganos.

Saltarse el régimen y las reglas alimentarias puede causar un fuerte sentimiento de culpabilidad en los ortoréxicos, que van a hacer inmediatamente después todo lo posible para purificar su organismo: dieta, privación, desintoxicación…

Ortorexia: ¿qué riesgos conlleva?

Dado su rechazo por todo alimento considerado impuro, el ortoréxico dedica gran parte de su tiempo a la preparación de la comida, lo que implica que su vida social acaba por desaparecer. Una cena en casa de amigos o en el restaurante es algo impensable cuando no se sabe de dónde viene la comida o cómo la han preparado. Este aislamiento es precisamente la consecuencia más importante de esta obsesión.

Catherine Dijuste intenta tranquilizarnos con respecto a los riesgos de la ortorexia para la salud: “El ortoréxico busca sobre todo cuidar su salud. Por lo tanto, comerá en consecuencia sin arriesgarse a desarrollar un síndrome de abstinencia”. Salvo en algunos casos extremos en los que la ortorexia de vuelve demasiado restrictiva y conduce a una pérdida de peso acompañada de carencias nutricionales.

Según la especialista, el principal problema está relacionado con la educación en términos de alimentación inculcada por los padres ortoréxicos. “Esos padres transmiten a sus hijos el miedo por la comida impura, lo que no hace sino acrecentar los riesgos de que desarrollen anorexia o bulimia. Las posibilidades de desarrollar trastornos obsesivos son altas ya que el simple hecho de comer les hace sentir culpables”.

¿Somos todos ortoréxicos en potencia?

“No. No todo el mundo corre el riesgo de ser ortoréxico. Se necesita un terreno propicio para que el trastorno se desarrolle”, explica Catherine Dijuste. Un terreno que la especialista define como una cierta fragilidad. “Las personas más sujetas a la ortorexia serán aquellas con baja autoestima, un poco paranoicas, con tendencia al control y las que busquen olvidar ciertos problemas mediante un cambio en su alimentación”.

Test de Bratman

Steven Bratman, quien acuñó él término de ortorexia a finales de los años 90, tras sufrir él mismo los síntomas de este trastorno, estableció unas pautas para ayudar a identificar aquellas conductas o comportamientos insanos con la comida. Responder “sí” a 4 o 5 preguntas significa que debes adoptar una actitud más relajada con respecto a tu alimentación. Si respondes “sí” a todas las preguntas, puede que formes parte del grupo de personas afectadas de ortorexia. En ese caso, consúltalo con un especialista.

  • ¿Pasa más de tres horas al día pensando en su dieta?
  • ¿Planea sus comidas con varios días de antelación?
  • ¿Considera que el valor nutritivo de una comida es más importante que el placer que le aporta?
  • ¿Ha disminuido la calidad de su vida a medida que aumentaba la calidad de su dieta?
  • ¿Se ha vuelto usted más estricto consigo mismo en este tiempo?
  • ¿Ha mejorado su autoestima alimentándose de forma sana?
  • ¿Ha renunciado a comer alimentos que le gustaban para comer alimentos "sanos"?
  • ¿Supone un problema su dieta a la hora de comer fuera, y esto le distancia de su familia y sus amigos?
  • ¿Se siente culpable cuando se salta su régimen?
  • ¿Se siente en paz consigo mismo y cree que todo está bajo control cuando come de forma sana?

J. Xavier

1 - Ortorexia
2 - Orthorexia nervosa. A new eating behavior disorder ? Actas Esp Psiquiatr. Enero, febrero 2005;33(1):66-8.

Fuentes:

Entrevista a Catherine Dijuste, terapeuta y especialista de los TCA, miembro del Grupo francés de reflexión sobre la obesidad y el sobrepeso (GROS)

Orthorexia Nervosa - National Eating Disorders Association (asociación americana de trastornos de la conducta alimentaria)

The European Food Information Council

Otros contenidos del dosier: Otros trastornos alimentarios

Comentarios

Artículos destacados

Adelgazar no te hará más feliz
Adelgazar no te hará más feliz

La báscula no guarda la llave para la felicidad. Mejorar la calidad de la dieta es una estrategia mucho más efectiva para...

Comer sano con poco dinero
Beneficios de probar nuevos alimentos
Importancia de la vitamina D
El yogur, un aliado en la digestión de lactosa
Vegetariano: ¿Sabes elegir las proteínas?

Ser vegetariano o vegano es una tendencia que gana adeptos día a día, pero ¿sabes cómo elaborar menús vegetarianos...

Hacer otros Test