El papel del psicólogo en emergencias y catástrofes

Se sabe que una intervención temprana y adecuada ayuda a paliar los síntomas y no acentuar más el posible cuadro postraumático que se desencadene del mismo.

¿Qué es una catástrofe?

Se entiende por catástrofe cualquier acontecimiento, ya sea natural o provocado, que somete a un nivel de estrés e inestabilidad importante a la persona o grupo que lo sufre. Generalmente, las catástrofes afectan a un grupo elevado de personas y se caracterizan por su imprevisibilidad y consecuente sensación de incertidumbre y desamparo que provocan. 

Ejemplos de ello, serían cualquier acontecimiento traumático originado por el clima, fuertes oleajes, como tsunamis, huracanes, incendios o bien, cualquier acto, que atente contra las libertades e infunda el terror, los actos de terrorismo.

Reacciones emocionales ante una catástrofe

A raíz de una vivencia de este tipo, las reacciones emocionales pueden ser muy diversas, pero en general, podríamos decir que es muy habitual sentir shock en un estadio inicial, la persona no es capaz de asimilar lo ocurrido, seguidamente, de sensación de impotencia, indefensión e incertidumbre, ante el futuro inmediato, su realidad ha cambiado y no encuentra respuesta para gestionar las emociones que experimenta, y en tercer lugar, encontraríamos emociones como rabia y /o tristeza, manifestado a través de enfado e irascibilidad, ante la situación, junto a pesimismo.

En general, cualquier vivencia traumática como una catástrofe natural, una violación o abusos, el sujeto puede experimentar un cuadro muy característico que los psicólogos conocemos como trastorno de estrés postraumático y que consiste, en la reaparición  de los momentos traumáticos vividos en forma de flashbacks recurrentes, así como, la experimentación de fuerte ansiedad, depresión, falta de motivación, aislamiento social, dificultades para conciliar el sueño y trastornos de tipo alimentario, tanto por exceso cómo por defecto. Hay que mencionar, que no todas las personas experimentarán este cuadro y que, en caso de hacerlo, será muy necesario la intervención terapéutica. La capacidad para superarlo dependerá, en parte, del trabajo posterior y la resiliencia de base o fortalezas.

Función del psicólogo ante las catástrofes

Cabe destacar que el papel que desempeña el profesional de la psicología especializado en estas temáticas, cobra una importancia enorme en estos casos. Su función principal, radicará en ofrecer apoyo emocional, así como estabilizar a la persona de su impacto inicial. Es importante valorar el estado emocional de la persona y hacerle consciente de lo que ha ocurrido, informando en todo momento sobre el hecho y sin esconder nada relevante. Por otro lado, también es necesario valorar las posibles urgencias inmediatas y ayudar en la resolución de los posibles conflictos que acompañan un hecho así. El psicólogo debe facilitar pautas para los días posteriores a la catástrofe, con el objetivo de llegar a normalizar la situación lo antes posible.

Aspectos a trabajar en sesión ante la vivencia de una catástrofe

En algunos casos, será necesario el trabajo posterior, mediante sesiones de seguimiento, para valorar la evolución del posible cuadro traumático. A continuación vamos a enumerar algunas de las técnicas más utilizados en estos casos, en todas, el objetivo radica en recuperar a la persona a su regulación emocional. Entre las técnicas más utilizadas encontramos:

  • Desactivación psicológica: consiste en dotar a la persona de estrategias de recuperación para estabilizar la sintomatología de tipo fisiológica de ansiedad. Dentro de este grupo estarían incluidas las técnicas de respiración y relajación. Este grupo de técnicas suele ser el que mejor acogida tienen.
  • Ventilación emocional: La técnica consiste en facilitar a la persona de un espacio para la expresión de las emociones resultantes de la experiencia. El paciente siente un gran desahogo al poder “soltar” todo lo que le produce malestar. El terapeuta ofrece apoyo y contención en caso de que pueda derivar en un posible cuadro ansioso de mayor envergadura.
  • Escucha activa: Es un recurso altamente eficaz porque la persona se sienta comprendida, el hecho de poder dar el espacio para comentar todos los aspectos que angustien.

Las siguientes sesiones, una vez pasado el periodo inicial, están destinadas a la elaboración del duelo, resultante de la experiencia. El sujete debe entender que se trata de un proceso y que como tal, requiere de tiempo.

Nadie estamos inmunes a experimentar una vivencia de este tipo, pero si es importante que si alguna vez nos ocurre, no tengamos miedo de recurrir a profesional especializado que nos ayude a gestionar mejor esa terrible experiencia y recuperar nuestra calidad de vida, lo antes posible.

Otros contenidos del dosier: Auxilios y cuidados críticos en caso de catástrofes o atentados

Comentarios

Artículos destacados

¿Qué es un orzuelo?
¿Qué es un orzuelo?

Aunque benigno, el orzuelo es una infección muy molesta y dolorosa. ¿Cómo hay que tratarlos? ¿Existen remedios caseros?...

¿Miedo a ir al médico?
Hacerse un examen prostático
Tratar la hiperplasia prostática benigna
La hipertrofia prostática benigna
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test