¿Cómo se hace una ergometría o prueba de esfuerzo?

La prueba de esfuerzo consiste en el registro de la actividad eléctrica cardíaca de una persona que está siendo sometida a un ejercicio físico de intensidad creciente, con el fin de valorar la respuesta de su corazón.

¿Por qué se prescribe una prueba de esfuerzo?

Al prescribirte una prueba de esfuerzo, el cardiólogo busca analizar el impacto de una actividad física sobre el funcionamiento de tu corazón y detectar una serie de patologías:

  • Obstrucción de las arterias coronarias por placas de colesterol, que haría que el aporte de oxígeno que llega al músculo cardíaco sea insuficiente, provocando dolor de angina de pecho (insuficiencia coronaria).
  • Alteraciones del ritmo cardíaco: demasiado rápido (taquicardia), demasiado lento (bradicardia) o irregular (fibrilación). Hablamos entonces de arritmia cardíaca.

El cardiólogo también puede solicitar una prueba de esfuerzo:

  • Para encontrar la causa de un dolor torácico si se sospecha de una posible insuficiencia coronaria, es decir, de la obstrucción de las arterias coronarias; la prueba de esfuerzo permite cuantificar y medir la tolerancia al esfuerzo;
  • Como parte del seguimiento de pacientes con una enfermedad cardíaca: hipertensión arterial, enfermedad coronaria, trastornos del ritmo cardíaco, insuficiencia cardíaca, etc.;
  • Para comprobar la eficacia y los efectos de diferentes tratamientos cardiológicos;
  • Para medir la aptitud deportiva o la tolerancia al esfuerzo pasados los 40 años.

¿A quién está dirigida la prueba de esfuerzo?

Los deportistas en buen estado de salud que hayan pasado la prueba de aptitud deportiva sin presencia de anomalías, no necesitan realizar la prueba de esfuerzo en laboratorio. En cambio, aquellos en los que el médico haya identificado alteraciones cardiovasculares (palpitaciones, dificultad para respirar, dolor torácico...) o que presenten uno o varios factores de riesgo de enfermedad cardíaca (antecedentes familiares, hipercolesterolemia, hipertensión arterial, tabaquismo, edad...) deben someterse necesariamente a una prueba de esfuerzo antes de practicar deporte.

Pasada una cierta edad (en torno a los 35 años para los hombres y a los 40 años para las mujeres), las personas sedentarias que decidan empezar a hacer deporte o retomarlo tras un largo período de inactividad deberían someterse a una prueba de esfuerzo para asegurarse de que su corazón va a ser capaz de soportar el esfuerzo físico al que será sometido.

Más allá de los 60 años, la prueba de esfuerzo es obligatoria para cualquier deportista que haya notado un descenso inusual e inexplicable en su rendimiento.

Por último, los deportistas de muy alto nivel, incluso en perfecta salud, tienen la obligación de realizar regularmente pruebas de esfuerzo como parte de su seguimiento deportivo y para perfeccionar su programa de entrenamiento.

Desarrollo de la prueba de esfuerzo

La prueba de esfuerzo se lleva a cabo en el hospital o en una clínica, en el servicio de cardiología. El examen tiene lugar en presencia de un cardiólogo y de un(a) asistente (por lo general un(a) enfermero/a), en una habitación relativamente fresca y aireada.

Antes de la prueba

Es preferible no estar en ayunas, pero evita también comidas demasiado copiosas en las 2 horas previas al examen; asimismo, procura no fumar en la hora anterior a la prueba (si eres fumador, indícaselo al médico), y ponte prendas cómodas.

Una vez descartada cualquier contraindicación a la prueba de esfuerzo (angor inestable, infarto de miocardio reciente, insuficiencia cardíaca no controlada...) gracias a la consulta y al examen realizados por el médico, este último te informará de las etapas de la prueba y pedirá tu consentimiento, que es obligatorio.

A continuación, tendrás que quitarte la parte de arriba para que te coloquen los electrodos que medirán tu ritmo cardíaco, la actividad eléctrica de tu corazón y tu presión arterial a lo largo de la prueba de esfuerzo. La primera medición tendrá lugar en reposo, mientras estás tumbado en una cama médica.

Durante la prueba

La prueba de esfuerzo dura entre 10 y 30 minutos. Puede realizarse en un cinta de correr o en una bicicleta estática. La prueba comienza a un ritmo lento, luego la velocidad y la inclinación de la cinta o la resistencia al pedaleo aumenta progresivamente o por fases, con el fin de incrementar el esfuerzo y el ritmo cardíaco. La intensidad del ejercicio es llevada al máximo de tus capacidades hasta que tu corazón lata lo más rápido posible y estés cansado.

La prueba de esfuerzo se termina cuando recuperas tu ritmo cardíaco en reposo.

Un control continuo de los expertos

Los riesgos asociados a una prueba de esfuerzo son mínimos y están controlados por la presencia de personal competente que tendrá a su disposición, si hiciera falta, todo el material de reanimación necesario.

El cardiólogo puede interrumpir la prueba de esfuerzo en cualquier momento si observa una anomalía: dificultad para respirar, y tensión arterial, actividad eléctrica del corazón o ritmo cardíaco anormales. Por tu parte, deberías indicarle cualquier síntoma anormal: dolor, malestar, mareo, ahogo...

Si lo considera necesario, el cardiólogo puede proponerte, simultáneamente, un análisis de los gases espirados (se te colocará una máscara o boquilla con una pinza nasal), y muestras de sangre (para medir los lactatos y gases presentes en la sangre).

La detección de anomalías clínicas, electrocardiográficas o tensionales podría llevar al cardiólogo a recetarte un tratamiento adaptado o proponerte otras pruebas más especializadas (gammagrafía miocárdica, coronografía, etc.)

A. Pelletier

Fuentes:

Sociedad Francesa de Cardiología. Recomendaciones de las Sociedad Francesa de Cardiología relativas a la práctica de pruebas de esfuerzo en adultos en cardiología (documento disponible en línea).  
Assurance Maladie. Comment se déroule un électrocardiogramme d'effort ou épreuve d'effort ? Actualizado en noviembre de 2016 (documento disponible en línea).

Otros contenidos del dosier: Diagnosis

Comentarios

Artículos destacados

Cómo se trata el pitido en los oídos
Cómo se trata el pitido en los oídos

Los acúfenos o tinnitus consisten en la percepción de ruidos o zumbidos más o menos intensos que, por lo general, aparecen ...

Los tipos de endometriosis
Los síntomas de la endometriosis
¿Por qué el sol nos hace estornudar?
Las causas de la halitosis matutina
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test