Consejos para proteger y cuidar tus oídos

Mantener secos los oídos

El exceso de humedad puede favorecer la aparición y persistencia de bacterias en el canal auditivo. Esto puede derivar en enfermedades como la otitis externa –también llamada oído del nadador- u otros tipos de infecciones, que pueden poner en peligro la capacidad auditiva. Es importante dedicar tiempo después de ducharse o bañarse a secar con cuidado los oídos. También se puede asegurar que los oídos permanezcan secos y saludables usando tapones durante las actividades acuáticas. Si aún persiste la sensación el agua en el oído, se puede inclinar la cabeza hacia un lado y tirar ligeramente del lóbulo de la oreja para sacar el agua.

No introducir bastoncillos

Es común que la gente use bastoncillos de algodón para limpiar la cera del canal auditivo, pese a que los profesionales de la salud desaconsejan esta práctica. Un poco de cera en los oídos no sólo es normal sino que, de hecho, es necesario. El oído es un órgano diseñado para limpiarse a sí mismo y la cera cumple una función: impedir que el polvo y otras partículas dañinas entren en el canal. Además, la inserción de cualquier objeto en el interior de los canales puede dañar los órganos sensibles como el tambor del oído. Si aparece exceso de cera, se puede limpiar alrededor del canal suavemente con una toalla húmeda o utilizar ocasionalmente una solución de eliminación de cera.

Utilizar tapones

Cuanto más alto es el ruido y mayor sea la exposición temporal, mayor será la posibilidad de causar daños permanentes a la audición. Proteger los oídos con tapones u orejeras  y evitar los ruidos siempre que sea posible son elementos de prevención eficaces. Los especialistas también aconsejan llevarlos en salas de conciertos, clubes nocturnos o eventos deportivos si los niveles de ruido son demasiado elevados. Si por motivos laborales no se puede evitar cierta exposición, es importante tomar descansos regulares para dar tiempo a recuperarse a los órganos auditivos.

Hacer deporte

Además de todos los demás beneficios, el ejercicio también es bueno para el sistema auditivo. Ejercicios cardiovasculares como caminar, correr o andar en bicicleta aseguran que la sangre circula correctamente por todo el cuerpo, incluyendo los oídos. Esto favorece que los elementos internos de los órganos auditivos se mantengan más sanos y funcionen a su máximo potencial. Eso sí, deben observarse medidas de seguridad llevando casco cuando se practique ciclismo -para evitar contusiones- o utilizar auriculares a un nivel adecuado si se escucha música durante las sesiones de running.

Bajar el volumen de los auriculares

No se deben escuchar reproductores de música excesivamente altos y es peligroso intentar eliminar el ruido de fondo subiendo el volumen. Si la música resulta incómoda o no se pueden oír sonidos externos cuando se tienen los auriculares encendidos, entonces es que está demasiado fuerte. Los expertos recomiendan la regla del 60/60: no más de 60 minutos seguidos a no más del 60%. Algunos países ya obligan a los reproductores a incluir una función de 'volumen inteligente', que ayuda a regular el volumen.

Cascos mejor que auriculares de botón

Cuando se utilice un reproductor de música personal, es mejor elegir auriculares con cancelación de ruido, o cascos tipo ‘muff’. Estos bloquean el ruido de fondo y permiten tener el volumen más bajo. Los auriculares de estilo ‘ear-bud’ o de botón y los auriculares ‘in ear’ son menos efectivos para ahogar el ruido de fondo. En cualquier caso, es aconsejable tomarse pausas regulares con los auriculares para dar a los oídos el descanso necesario.

Hacer revisiones periódicas

Siempre es una buena idea consultar con el médico de cabecera sobre la posibilidad de añadir pruebas adicionales de audición a los exámenes normales. Debido a que la pérdida auditiva se desarrolla gradualmente, también se recomienda realizar consultas auditivas anuales con un profesional especializado. De esta forma, es más probable que se detecten signos tempranos de pérdida de audición u otros problemas y se puedan tomar medidas. La pérdida auditiva no tratada, además de restar calidad de vida, está relacionada con otros problemas de salud como la depresión, la demencia y las enfermedades del corazón.

Fuentes:

  • Servicio Nacional de Salud Británico (NHS).
  • Organización Mundial de la Salud (OMS).
  • Instituto Nacional prevención riesgos laborales de EE.UU (NIOSH).
  • Actitudes hacia el ruido, síntomas auditivos percibidos y uso informado de protección auditiva entre estudiantes universitarios: Influencia de la cultura juvenil. Universidad de Carolina, EEUU.
  • Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC).

Otros contenidos del dosier: Audición

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test