Cirugía Ortognática

El concepto que aporta esta cirugía es la movilización del maxilar superior y de la mandíbula hasta alcanzar el equilibrio estético y una buena función masticatoria. Se realiza bajo anestesia general y con incisiones intraorales, por lo que no deja ninguna cicatriz en el rostro del paciente.

Antes de someterse a la cirugía ortognática, cada caso requiere de un cuidadoso estudio de la cara de forma individualizada, que hoy día se lleva a cabo mediante avanzadas técnicas que ofrecen imágenes en 3D de los huesos faciales. La aplicación de la última tecnología médica tanto en el estudio como en la planificación permiten que la corrección de estas deformidades sea mucho más precisa y predictible.

Problemas como la “mordida abierta” (los dientes del maxilar superior no encajan bien con los de la mandíbula) o el prognatismo mandibular o  la retrognatia mandibular (la mandíbula protuye  en exceso o en defecto) no son sólo cuestiones estéticas, sino que en  muchos casos, los pacientes tienen dificultades para hablar y para masticar correctamente. La cirugía ortognática corrige este tipo de problemas.

Planificación

La primera fase antes de llevar a cabo la intervención es la realización de un estudio facial. Mediante la realización de diversas fotografías (de perfil, de frente, sonriendo) se lleva a cabo un estudio exhaustivo del rostro del paciente. A continuación se realiza una radiografía para determinar la salud bucal antes de iniciar la intervención, así como una telerradiografía de perfil que permite contar con información sobre la deformidad ósea de los maxilares, y de cómo estos determinan el perfil del paciente. El siguiente paso es el análisis cefalométrico, que permite realizar un examen científico de los ángulos y las dimensiones de los maxilares. Estas mediciones determinan el porcentaje de deformidad y los cambios y desviaciones de la normalidad.

Finalmente, la fase de planificación termina con una simulación del tratamiento, con lo que el paciente cuenta con una visión real de cuál será el resultado facial tras someterse a la cirugía ortognática. Hoy en día se siguen a la hora de la corrección de la posición de los maxilares criterios estéticos, pero cada corrección debe  pactarse con el paciente teniendo en cuenta sus preferencias y su personalidad.

¿En qué casos está indicada?

La cirugía ortognática  se utiliza para corregir aquellos casos  donde existe una alteración del perfil acompañado de una alteración de la mordida. Los más evidentes son aquellos casos donde la mandíbula esta demasiado protuida (prognatismo) o retruida (retrognatismo).  Esta deformidad se puede corregir sólo movilizando la mandíbula, pero en ocasiones para obtener un mejor resultado estético deben movilizarse ambas (maxilar y mandíbula)

Antes y después de un Avance Mandibular

Otra deformidad no tan frecuente es la  “mordida abierta”, el caso de aquellas personas cuyos dientes posteriores ocluyen antes que los anteriores, dejando un espacio anterior con lo que el paciente no puede morder.

Caso de "Mordida Abierta"

Otra deformidad (que muchos pacientes desconocen que puede corregirse) es la denominada “sonrisa gingival”, que consiste en mostrar un exceso de encia al sonreír.
Todas aquellas alteraciones en el perfil facial, por tanto, en realidad esconden deformidades dentofaciles que pueden corregirse.

Intervención

Los grandes avances de esta técnica se han producido básicamente en la planificación (en 3D), aunque también en la propia cirugía. Toda se reliza por dentro de boca, planificada al milímetro, y con fijación mediante miniplacas, lo que permite al paciente comer desde el primer día.

Postoperatorio

La cirugía ortognática implica un ingreso hospitalario de uno o dos días, y el paciente suele tener una muy rápida recuperación. En apenas 10-15 días puede reincorporarse a su vida laboral, y el postoperatorio transcurre sin dolor. Sí que se produce edema (hinchazón facial), que varía según los casos, pero que por norma general se normaliza a los 5-7 días de la intervención. Los resultados  faciales tras una intervención de cirugía ortognática son claramente visibles a los 10-15 días.
El paciente deberá seguir una dieta blanda durante 30-40 días, iniciada el mismo día de la intervención.

Para más información:

www.maxilodexeus.com
www.ortognaticadexeus.com
www.drtoniarcas.com

Otros contenidos del dosier: Cirugía maxilofacial

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test