La dentición del bebé: cuándo y en qué orden salen los dientes de leche

Los incisivos inferiores: a los 6 meses

Los primeros dientes que suelen salir son, en general, los incisivos centrales de la mandíbula inferior. Aparecen hacia los seis meses, pero también pueden aparecer a los nueve meses, o incluso al año. Todo depende de cada niño, y de las tendencias familiares. En algunas familias, los dientes salen muy pronto y, en otras, más tarde.

También es el periodo durante el cual, con el previo consentimiento del pediatra, el bebé pasará a lo que se denomina diversificación alimenticia. Los purés de verduras (judías verdes, zanahorias…) realzarán los sabores de la papilla. ¡La boca del bebé está en pleno desarrollo!

Los incisivos superiores: entre los 6 y 8 meses

Los incisivos centrales de la mandíbula superior salen en esta época. La llegada de estos primeros dientes puede ir acompañada de algunos síntomas. Durante este periodo notaremos una salivación más excesiva. La encía se inflama y el bebé muerde todo lo que encuentra. Puede mostrarse un pelín más gruñón de lo normal y tener menos apetito. En algunos casos, también puede tener unos grados de fiebre. Cuidado: si la fiebre supera los 38,5º y dura más de 24 horas, se aconseja consultar con el médico. Por último, las heces son más líquidas y puede aparecer un eritema en las nalgas. Si se detecta una diarrea líquida, hay que acudir al médico.

Todos estos síntomas pueden ser molestos e incómodos para el bebé. En esta época casi todos los bebés ya tienen sus primeros cuatro dientecitos.

Los incisivos laterales superiores e inferiores: entre los 6 y 12 meses

Los incisivos laterales superiores empiezan a salir, seguidos de los incisivos laterales inferiores. El bebé tiene 8 dientes. Para algunos niños, la dentición es un proceso tranquilo, pero para otros, es mucho más doloroso. Si tu bebé intenta mordisquear todo lo que encuentra, cómprale un anillo de dentición para calmarle; además, no presenta ningún riesgo para él. Algunos incluso pueden conservarse en la nevera, ya que el frío anestesia el dolor. Otra opción es una cucharilla de acero inoxidable. También se puede aplicar un gel gingival para aliviar el dolor, en caso de que lo anterior no sirva. Sin embargo, olvídate del azúcar para frotarle las encías y así ayudar a que el diente salga. En ese caso, se correrá un riesgo de inflamación en la boca, denominado estomatitis. 

En caso de eritema, se aconseja cambiar regularmente el pañal del bebé y aplicar una crema protectora.

En cuanto al collar de ámbar, o cualquier collar que se coloque alrededor del cuello, comporta un riesgo, sobre todo si no se utiliza correctamente (riesgo de estrangulamiento). Así pues, es mejor decantarse por otra opción.

Los primeros molares: entre los 12 y 18 meses

El bebé ha crecido. Empieza a caminar, a realizar movimientos más libres y es más autónomo. Durante estos meses le saldrán cuatro molares. Pero a pesar de tenerlos, el bebé aún no podrá masticar bien los trozos de carne, que son un pelín duros para él. Sin embargo, en esta época, los purés deberían ser menos lisos. Es una nueva etapa de diversificación alimenticia para el bebé. ¡Respeta su desarrollo! Si el bebé se niega a comer alimentos duros, no le obligues. Puedes empezar con trocitos de pan tostado, manzana… Así irá practicando la masticación para tener una buena dentadura.

Los colmillos: entre los 12 y 24 meses

Durante este periodo tan rico en aprendizaje es cuando aparecen los cuatro colmillos. El niño empieza a ser más autónomo y desea hacer las cosas él solito. También es la fase de imitación. Cepíllate los dientes delante de él y ya verás cómo él te copia e intenta hacer lo mismo que tú.

Cómprale un cepillo de dientes muy suave y adaptado a su boca. El cepillado debe durar, al menos, 1 minuto. Compra una pasta de dientes especial para niños, con poco flúor. Deja que él se lave los dientes solo y después repásale la boca para asegurarte de que se los haya limpiado bien. No seas demasiado perfeccionista o creerá que no sabe hacerlo bien.

Recuerda que si eres una persona propensa a tener caries, el médico te recomendará administrarle flúor con una dosis elevada de vitamina D entre los 6 y 28 meses.

Los segundos molares: entre  24 y los 30 meses

A esta edad, el lenguaje de tu hijo está en plena evolución, y los dientes juegan un papel muy importante. Durante este periodo aparecen cuatro nuevos molares. Ya tendrá todos los dientes de leche, en total 20. Para asegurar una buena salud buco-dental, predica con el ejemplo. En cuanto al chocolate, intenta retrasar el momento lo máximo posible, ya que favorece las caries. Que los dientes de leche se caigan no significa que debamos descuidarlos.

Y, por último, a partir de los 3 años, ya puedes empezar a llevar a tu hijo al dentista para una visita anual. Es la única manera de comprobar que todo va bien.

D. Blancheton

Comentarios

Artículos destacados

Cómo se trata el pitido en los oídos
Cómo se trata el pitido en los oídos

Los acúfenos o tinnitus consisten en la percepción de ruidos o zumbidos más o menos intensos que, por lo general, aparecen ...

Los tipos de endometriosis
Los síntomas de la endometriosis
¿Por qué el sol nos hace estornudar?
Las causas de la halitosis matutina
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test