Embarazo

Definición

Sustantivo masculino
Estado de la mujer encinta desde el momento de la fecundación del óvulo hasta el parto; dura, en la mayoría de los casos entre 270 y 280 días. El inicio del embarazo arranca desde el mismo momento que se produce la fecundación* en la trompa de Falopio. El huevo o cigoto fecundado empieza una fase de múltiples divisiones que darán lugar a una primera estructura celular, la mórula, que se implantará en el útero (nidación*) al cabo de siete días desde el inicio del desarrollo. Las divisiones celulares no cesan, y con el tiempo el embrión sufre un notable aumento de la complejidad celular (blástula y gástrula, etc.) hasta que en el cuarto mes de desarrollo ya se esbozan todos los órganos. A partir del entonces el embrión recibe el nombre de feto, y es cuando una vez con forma más o menos humana y sexualmente diferenciado sufre un aumento progresivo e imparable de tamaño y peso conjuntamente a los procesos de diferenciación y maduración de los diferentes órganos. Además de los profundos cambios del embrión y el feto, el organismo materno (la madre) también está sometido a una serie de cambios en el aparato digestivo (aumento de la secreción de saliva, regurgitaciones ácidas, vómitos, estreñimiento); en los pulmones (disminución de la capacidad residual y aumento del volumen minuto); en los huesos y las articulaciones; en el aparato circulatorio (aumentan el volumen circulatorio, el trabajo cardíaco, la presión venosa, y aparecen edemas en los miembros inferiores, hemorroides y varices); renales (aumenta la filtración glomerular); cutáneos (pigmentación oscura de la piel, aparición de estrías, eritemas); metabólicos (modificación del metabolismo de los glúcidos y prótidos, aumento de peso, entre 9 y 11 kg, hasta el final del embarazo); endocrinos (hipertrofia de la hipófisis, aumento del tiroides, etcétera), y cambios locales uterinos (hipertrofia, hiperplasia y distensión del útero). La detección y el seguimiento del embarazo permiten hacer un control muy cuidadoso y aumentar el éxito del proceso. Actualmente se puede hacer un diagnóstico precoz del embarazo gracias a las técnicas inmunológicas extremadamente sensibles que permiten detectar cantidades ínfimas de la hormona gonadotropina coriónica, secretada por el embrión. La ecografía permite detectar y seguir la evolución del embarazo desde la quinta semana. En la sexta semana ya se pueden registrar los ecos embrionarios y a partir de la séptima se puede auscultar el latido cardíaco. Es conveniente que toda mujer embarazada se someta a una serie de exámenes médicos ginecológicos: control de la tensión arterial, de la glucemia, de la función renal y de la albuminuria, con el fin de prever los posibles accidentes por incompatibilidad sanguínea y controlar las posibles infecciones maternas (algunas de ellas de extrema gravedad para el feto). También se denomina gestación y preñez

Diccionario médico

Artículos destacados

Trastorno bipolar: qué es
Trastorno bipolar: qué es

El trastorno bipolar, o lo que se conocía hace unos años como síndrome maníaco-depresivo o enfermedad maníaco-depresiva, ...

Vista cansada: a ti también te afectará
¿Hacer ejercicio durante la menstruación?
¿Cómo actuar ante una tormenta eléctrica?
Náuseas y vómitos en el enfermo de cáncer
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test