Infección

Definición

Sustantivo femenino
Invasión y desarrollo de un microorganismo, generalmente parásito (virus, bacteria, hongo, protozoo o invertebrado), en los tejidos del hospedador aun sin darse manifestaciones clínicas importantes. Para que se desencadene la enfermedad infecciosa el organismo que infecta debe poder penetrar a través de los revestimientos cutáneos y mucosos, multiplicarse, y en algunos casos, elaborar sustancias tóxicas. El hospedador, por su parte, posee un conjunto de mecanismos de defensa ante los agresores: un sistema inmunológico (anticuerpos específicos, células fagocitarias), una barrera anatómica (revestimiento cutáneo y mucoso), una barrera fisiológica como la acidez gástrica, una flora intestinal y secreciones mucosas, entre otras. Si estos sistemas de defensa fallan, el organismo patógeno puede penetrar en el organismo y multiplicarse; en primer lugar suele provocar una lesión local que puede ser contrarrestada por las defensas del hospedador; si éstas no son suficientes, la infección se disemina, generalmente por vía sanguínea, y produce focos infecciosos a distancia (septicemia). Otras veces, la infección está causada por microorganismos habituales en la flora del organismo que en situaciones normales no son patógenos (infección oportunista), pero que en situaciones en las que el hospedador presenta otra enfermedad o está inmunodeprimido, pueden desencadenar el proceso infeccioso. Los síntomas que provocan las infecciones en el organismo son muy variados, aunque la mayoría de ellos no se deben a la acción directa del microorganismo ni a sus productos, sino a la respuesta del hospedador a la infección; entre los síntomas más habituales destacan la fiebre con escalofríos y sudoración, apatía, malestar general, dolor de cabeza, y en algunos pacientes puede aparecer deshidratación, hipotensión y confusión. Los antibióticos son uno de los tratamientos más generalizados ante las infecciones de origen bacteriano, aunque un mal uso de ellos provoca la aparición de cepas resistentes a dichas sustancias, lo que los convierte en extremadamente virulentos. Otros métodos serían las vacunaciones, el uso de antisépticos, antivíricos o antifúngicos.

Diccionario médico
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z

Artículos destacados

¿Cómo proteger músculos y articulaciones?
¿Cómo proteger músculos y articulaciones?

Las articulaciones y los músculos son junto a los huesos la base del complejo engranaje de nuestro cuerpo. Gracias a ellos...

¿Cómo se previene la influenza?
Obesidad y sobrepeso
Osteoporosis: huesos fuertes ya
Cáncer de mama, haz tu parte
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test