Infecciones urinarias

La prescripción de antibióticos adecuados y el tratamiento de la posible causa desencadenante permiten curar la mayoría de las infecciones urinarias. Todos los órganos del aparato urinario pueden infectarse.
No obstante, los riñones, la próstata y la vejiga son los órganos más frecuentemente afectados: según el caso, se habla de pielonefritis (infección del riñón), prostatitis (infección de la próstata) y cistitis (infección de la vejiga). El germen responsable suele ser Escherichia coli o colibacilo.

Pielonefritis

Es una infección aguda del tejido funcional (parénquima) del riñón, de las cavidades del riñón (pelvis) y de los canales (uréteres) por los que desciende la orina. Afecta generalmente a mujeres jóvenes.

Síntomas

La pielonefritis se manifiesta por dolores en la parte inferior de la espalda, en un solo lado (correspondiente al riñón afectado) y fiebre elevada (39 a 40 °C), que a menudo se acompaña de escalofríos. El paciente suele experimentar una sensación de ardor durante la micción. En algunos casos, la orina es turbia. Excepcionalmente, aparece un absceso en el riñón afectado o atrofia del riñón, después de numerosas pielonefritis insuficientemente tratadas.

Causas

La pielonefritis suele aparecer en una persona que no sufre ningún trastorno renal. También puede ser consecuencia de un cálculo urinario presente en la pelvis o la uretra: el cálculo impide que la orina fluya y su estancamiento provoca el crecimiento bacteriano. Otra causa es el reflujo de la orina hacia el riñón, debido a una malformación de la implantación de los uréteres en la vejiga.
No obstante, en la mayor parte de los casos el origen de la pielonefritis no se define.

Tratamiento

Consiste en la administración de antibióticos mediante inyecciones intravenosas o intramusculares, durante algunos días; posteriormente, se administran por vía oral durante 2 o 3 semanas. En las formas simples, al cabo de 2 o 3 días, la temperatura vuelve a ser normal, los dolores desaparecen y la orina queda libre de microorganismos. En caso de alteraciones de las vías urinarias (cálculo bloqueado en la uretra o malformación), puede ser necesario efectuar una intervención quirúrgica. En cualquier caso, las recidivas son frecuentes. La prevención consiste en el tratamiento de las infecciones de la vejiga (cistitis).

Prostatitis

Es la infección de la próstata, glándula sexual masculina que está situada en la vejiga. Esta enfermedad puede aparecer a cualquier edad, pero es más frecuente que ocurra en los hombres de 30 a 40 años.

Síntomas

Una prostatitis se manifiesta por fiebre elevada (39 a 40 °C) asociada a escalofríos, ardor durante la micción, frecuencia de la micción aumentada, imperiosidad por orinar y orina turbia. El paciente experimenta también dolores en la parte inferior de la espalda y en la pelvis. Las complicaciones son infrecuentes y sólo aparecen si el tratamiento es demasiado tardío o insuficiente, o cuando el paciente sufre una disminución de las defensas inmunitarias o una diabetes. La prostatitis puede complicarse con un absceso de la próstata o con una infección generalizada (septicemia). En ocasiones se vuelve crónica.

Tratamiento

Consiste en la administración de antibióticos durante 15 días, por lo menos, para evitar las recidivas infecciosas.
Este tratamiento antibiótico hace desaparecer rápidamente la fiebre y los trastornos de la micción.

Cistitis

Es una infección de la vejiga, muy frecuente en mujeres jóvenes, en particular en el período que sigue a las primeras relaciones sexuales. La cistitis es una infección que tiende a recidivar.

Síntomas

Se caracteriza por quemazón durante la micción, frecuencia de la micción aumentada, imperiosidad por orinar, orina turbia y maloliente. La paciente suele experimentar dolor en la pelvis. Las complicaciones provocadas por la cistitis son excepcionales y las recidivas, aunque frecuentes, no dan lugar a alteraciones en la vejiga.

Causas

Las causas que favorecen la aparición de la cistitis son múltiples y deben efectuarse pruebas sistemáticas para hallarlas.
Las más frecuentes son: un estrechamiento del orificio externo del canal de la uretra (meato urinario), una bolsa (divertículo) comunicante con la uretra y en la cual la orina se estanca y se infecta, o una infección de los órganos genitales. No obstante, muy a menudo no se encuentra ninguna causa.

Tratamiento

Consiste en la administración de antibióticos.
Actualmente, existen antibióticos de toma única, indicados sobre todo para las mujeres que sufren frecuentes recidivas. Se aconseja a la paciente beber en abundancia, orinar con frecuencia, mantener una buena higiene genital y orinar después de cada relación sexual.

Examen citobacteriológico de la orina

Este examen, realizado en el laboratorio a partir de una muestra de orina fresca, se efectúa de modo sistemático en las personas que sufren una infección urinaria. Permite, cualquiera que sea la localización de la infección, determinar qué microbio es la causa y –a continuación– permite probar los diferentes antibióticos sobre la bacteria encontrada (antibiograma), para saber qué medicamento es el más eficaz para combatir la infección.

Diagnóstico

Pueden solicitarse muchas pruebas para diagnosticar una infección urinaria. Un análisis de orina mediante una tira reactiva permite confirmar inmediatamente el diagnóstico de infección urinaria. El análisis citobacteriológico de la orina (sedimento urinario y cultivo de orina) se realiza sistemáticamente.
Existen otras exploraciones –ecografía de los riñones o de la vejiga, examen radiológico de las vías urinarias (urografía intravenosa) y cistoscopia (examen de la vejiga, del cuello vesical y de la uretra realizado con ayuda de un endoscopio)– que permiten buscar la causa de la infección urinaria.

Otros contenidos del dosier: Enfermedades genito-urinarias

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test