Sexualidad y Alzheimer: los cambios en la intimidad de la pareja

Cómo afecta el Alzheimer al deseo sexual

La apatía que sufren las personas con Alzheimer suele extenderse también a la actividad sexual, el deseo disminuye y simplemente no encuentra las motivaciones que antes le empujaban a practicar el sexo.

También puede ocurrir, aunque es menos frecuente, que la expresión del deseo se vuelva “inadecuada”; esto es que se produzca en lugares públicos o hacia personas que no son sus parejas. Debido a la desorientación y a la desinhibición social podrían por ejemplo masturbarse en público, acosar a cuidadores o hacer gestos obscenos a desconocidos.

La persona también podría olvidar que tiene pareja y mostrar su interés a alguien desconocido o que se parezca en algo a su espos@.

El enfermo de Alzheimer puede mostrarse estresado con los cambios en su memoria y exteriorizarlo con depresión, ira, frustración y preocupación. El sexo simplemente no está entre sus prioridades y deja de buscarlo.

Es importante que la pareja no se tome estos cambios como algo personal, no está relacionado para nada con el estado de la relación ni con la satisfacción sexual. Son consecuencia de la enfermedad. Además, los medicamentos que el enfermo consume pueden tener consecuencias sobre la respuesta sexual. Es recomendable revisar cuidadosamente el prospecto y consultar con el medico si se perciben efectos secundarios que quizás cambiando la medicación puedan ser superados.

La enfermedad cambia las señales sexuales

A menudo, las personas con Alzheimer olvidan las convenciones sociales y tienen conductas que pueden ser malinterpretadas. Por ejemplo, es frecuente que intenten aflojar o quitar la ropa y que esto se perciba como un signo sexual al exterior pero simplemente tiene calor, le molesta una prenda, desea ir al baño o quiere ponerse el pijama porque está cansado. Olvidó que no es adecuado desvestirse en público y que quitarse el pantalón con gente delante podría ser interpretado como un intento sexual.

También pueden mostrarse celosos, enfadarse convencidos de que su pareja tiene un amante y que sea muy difícil convencerles de lo contrario. Esto no es nada raro y no tiene nada que ver con  nada de lo que haya hecho su pareja, es importante entender que el motivo es la enfermedad y no sentirse culpable.

Si la persona se muestra muy agresiva o triste por este tema, es mejor no ocupar mucho tiempo en intentar que cambie de opinión sino tratar de distraerle con otra cosa. Por supuesto el episodio podrá volver a ocurrir.

Si el enfermo de Alzheimer tuviese una conducta obviamente sexual como masturbarse o hacer gestos obscenos en público hay que evitar enfadarse o burlarse. Acompáñele a otra habitación y trate de buscar otra actividad tranquilamente.

La intimidad es clave cuando se tiene Alzheimer

Aunque la persona con Alzheimer muestre poco deseo sexual o lo manifieste de una manera diferente, no deberíamos negarles la expresión de su sexualidad. El sexo no es solo contacto genital y coito; podemos mantener una intimidad placentera con caricias, abrazos y besos. También es buena idea rememorar momentos bonitos juntos, ver fotografías o vídeos y recordarle lo felices que sois como pareja.

Si el deseo sexual del enfermo es excesivo puede ser buena idea animarle a dirigir su impulso a la masturbación y quizás dormir en habitaciones separadas.

Por otro lado, la pareja que actúa como cuidador también puede notar que su deseo sexual ha cambiado, al tener otro rol diferente al de pareja sexual y tomar otro más paternalista, es lo natural. El cuidador también tiene derecho a decidir si quiere continuar con la relación sexual o intima o no.

Otros contenidos del dosier: Alzheimer

Comentarios

Artículos destacados

¿Cómo afecta la obesidad a la pareja?
¿Cómo afecta la obesidad a la pareja?

Según los estudios, el hecho de que uno o ambos miembros de una pareja sean obesos puede tener efectos sobre la intimidad y...

Blue Monday: el lunes más deprimente del año
Remedios caseros para la cistitis
Perineo femenino: consejos para cuidarlo
Ayuda en catástrofes: el papel del psicólogo
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test