Artrosis, ideas clave para prevenirla y tratarla

Pese a todo ello, tenemos a nuestro alcance varias posibilidades para intervenir en la prevención y el tratamiento de esta enfermedad osteoarticular.
A continuación, una serie de consejos para prevenir y tratar la artrosis.

La artrosis u osteoartritis

La artrosis u osteoartritis es un trastorno reumático crónico producto de la afectación inicial de un cartílago articular. La aparición suele ser a partir de los cuarenta años y se generaliza pasados los sesenta y cinco. Es una de las patologías articulares más frecuentes y no es una enfermedad exclusiva de la vejez, aunque sí la principal causa de discapacidad en las personas mayores.

Las zonas más afectadas por la artrosis son las articulaciones de la cadera, la rodilla y las vértebras, es decir, aquellas que soportan la mayor parte del peso de nuestro cuerpo. El problema comienza con una deformidad de la articulación y una disminución de la movilidad, en muchos casos esto va acompañado de un dolor articular.

Como en todas las patologías, hay casos que no siguen los patrones generales. Es el caso de los nódulos que aparecen en las articulaciones de los dedos de las manos, que afectan en su mayoría a mujeres habitualmente en la etapa menopáusica. A esto se le denomina artrosis erosiva o inflamatoria.

El tratamiento de estos casos de artritis se da mediante terapias de tipo físico y ocupacional, medidas farmacológicas o, en ciertas ocasiones, mediante la cirugía que puede detener la evolución de la artrosis. 

Aprende a prevenirla

El principal problema de la artrosis es que el diagnóstico suele ser tardío, cuando el proceso artrósico ya está bastante avanzado, y cuando la prevención ya no es posible y los tratamientos suelen tener un objetivo paliativo. Por tanto, lo importante es actuar sobre los factores de riesgo que provocan la dolencia y que sí son modificables.

Los principales factores de riesgo para la artrosis son: la predisposición familiar, proveniente de un componente genético, y el sobrepeso o la obesidad.
Una alimentación que reduzca el peso corporal supondrá un alivio de la carga que hay que sostener, si además entre sus componentes se encuentran alimentos con propiedades antiinflamatorias, se actuará doblemente para paliar los efectos negativos derivados de un estado inflamatorio subyacente al exceso de peso.

Llevar una vida activa, teniendo en cuenta las limitaciones de cada persona, es muy importante. La movilización de las articulaciones permite que los líquidos que tenemos en el interior de nuestro cuerpo, circulen de forma más fluida y eficiente por la superficie articular, permitiendo que los nutrientes lleguen a toda la estructura.
El sedentarismo debe evitarse porque actúa en sentido contrario, ya que implica una peor nutrición del cartílago, lo que incrementa su fragilidad y, por tanto, el consiguiente riesgo de lesiones y procesos degenerativos posteriores.

En fases avanzadas es conveniente llevar la relajación, el reposo y el sueño reparador, son elementos coadyuvantes esenciales del tratamiento.
Además será fundamental mantener buenos hábitos alimentarios y buena higiene de vida, que no solo repercutirá en un mejor bienestar de los huesos y articulaciones, sino en la salud en general.

Antiinflamatorios o analgésicos

El tratamiento para la artrosis clásica se basa en priorizar la protección de las articulaciones. Para ello es fundamental utilizar fármacos como antiinflamatorios o analgésicos que reducen el dolor y otros que retrasen el avance de la degeneración articular a la vez que palían el dolor, como los condroprotectores.

A la hora de afrontar los problemas derivados de la artrosis es conveniente mencionar la existencia de nuevas alternativas. Una de estas nuevas alternativas son, por ejemplo, las llamadas “escuelas de artrosis”, en ellas se imparten talleres en los que se educa a los pacientes sobre su patología, lo que les permite un mayor control de la enfermedad.
Su principal objetivo es reducir el consumo de fármacos y favorecer la convivencia con el trastorno, disminuyendo la inmovilidad y el dolor.

Estas “escuelas de artrosis” tratan de complementar e incluso sustituir la rehabilitación a través del autocuidado. Los talleres en los que se realizan las tablas de ejercicios están controladas por profesionales y dirigidas por enfermos expertos previamente formados.

Ayúdate con la alimentación adecuada

Es fundamental cuidar los hábitos alimentarios para enfermedades como la artrosis sean más llevaderas y bajen su nivel de gravedad.
Aquí tienes nueve consejos que te será útiles y te podrán ayudar: 

  • Ingerir regularmente alimentos con acciones antiinflamatorias y antioxidativas. 
  • A la hora de cocinar o aderezar es conveniente utilizar aceite de oliva virgen o virgen extra.
  • Los alimentos serán favorables para nuestra salud si se enriquecen con ácidos grasos omega3.
  • Cada día se deben consumir al menos cinco piezas de frutas o verduras.
  • Los alimentos ricos en glucosamina son buenos, por lo que es aconsejable consumir con cierta frecuencia crustáceos.
  • El sobrepeso es uno de los principales problemas que causa la artrosis, por ello se debe evitar llevando una alimentación equilibrada.
  • En los menús es buena la utilización de especias como el jengibre y la cúrcuma.
  • La eficiencia del harpagofito lo consideran algunos estudios como un tratamiento antiinflamatorio. Es una planta muy utilizada en medicina natural. Hay que tener en cuenta que en ciertas condiciones como embarazo, lactancia, diabetes, hipertensión arterial, problemas hepáticos o renales y glaucoma tiene sus contraindicaciones.
  • Para la regeneración del cartílago articular pueden ser útiles sustancias fisiológicas como la glucosamina y la condroitina, sobre todo si se utilizan de manera conjunta en forma de suplementos.

Ana Barrio (EP)

Otros contenidos del dosier: Artrosis

Comentarios

Artículos destacados

Cómo sobrellevar el dolor crónico
Cómo sobrellevar el dolor crónico

El 20% de la población mundial padece algún grado de dolor crónico. Aunque la eliminación de las molestias y sus causas...

10 antirronquidos naturales
Tipos y causas de la obesidad
Lesiones de rodilla más comunes
¿Qué son las moscas volantes oculares?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test