¿Cómo detectar el cáncer de colon?

El cáncer de colon se suele detectar demasiado tarde porque no presenta síntomas específicos que nos alerten. Sin embargo, el pronóstico está estrechamente relacionado con su estadio de desarrollo en el momento del diagnóstico. Para el cáncer de colon y recto o colorrectal, detectado en el estadio I, la tasa de supervivencia después de cinco años es superior al 90 %. Estas son las señales de alerta:

  • Presencia de sangrado en las heces (hematoquecia o melena) no debe atribuirse sistemáticamente a las hemorroides. Es necesario consultar al médico para que lo confirme o descarte.
  • Trastornos del tránsito intestinal, tanto diarrea como estreñimiento inusuales o alternancia de estos dos trastornos.
  • Sentir que el intestino no se vacía por completo.
  • Deposiciones menos gruesas de lo habitual.
  • Dolores frecuentes por gas o cólicos, sensación de saciedad o hinchazón del vientre.
  • Cansancio constante.
  • Náuseas y vómitos.
  • Adelgazamiento espontáneo.

Si uno o más de estos síntomas están presentes hay que consultar con el médico rápidamente. Después del examen clínico el médico podría prescribir una colonoscopia (exploración visual del intestino) para determinar la causa. Este estudio permite identificar el cáncer en un estadio temprano de desarrollo y extirpar pólipos (adenomas) antes de que evolucionen en cáncer.

Las recomendaciones de detección precoz basadas en el riesgo

Se pueden distinguir varios grupos de acuerdo con su riesgo de desarrollar cáncer colorrectal. La conveniencia de un examen de control, sus modalidades, la edad en la que hay que realizarlo y la frecuencia varían según el grupo de riesgo.
Las personas con riesgo moderado de sufrir cáncer colorrectal (la mayoría de los casos)
Los hombres y mujeres mayores de 50 años tienen un riesgo promedio de padecer cáncer colorrectal: el 94 % de los cánceres colorrectales aparecen a partir de esta edad.
En España, las personas entre 50 y 69 años constituyen la población objetivo de los programas de cribado. Estos consisten en realizarse una prueba de detección de sangre oculta en heces cada dos años. Según diversos estudios, los programas de detección precoz mediante esta prueba puede disminuir la mortalidad por cáncer de colon entre un 30 % y 35 %, con lo que se salvarían 3.600 vidas al año. Este programa de cribado poblacional a partir de los 50 años, tanto en hombres como en mujeres, aún no se aplica en toda las Comunidades Autónomas españolas (2).
Las personas con alto riesgo de cáncer colorrectal (15 % a 20 % de los casos)

  • Las personas que ya han tenido un pólipo de más de un centímetro o un cáncer colorrectal.
  • Las personas con un familiar cercano (padre, madre, hermano, hermana, hijo) diagnosticado con cáncer de intestino antes de los 65 años, y las personas con ambos padres diagnosticados con cáncer colorrectal, independientemente de su edad en el momento de la detección.
  • Las personas con enfermedades inflamatorias crónicas del intestino, como colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn durante unos 20 años.
  • El método de detección que se recomienda para estos individuos es la colonoscopia. El médico determinará con qué frecuencia deberá repetirse en función del perfil y de la historia clínica del paciente.

Las personas con riesgo muy alto de cáncer colorrectal (1 % a 3 % de los casos)

  • Ciertos cánceres colorrectales, aunque raros, pueden estar relacionados con enfermedades hereditarias, lo que eleva el riesgo  de desarrollar cáncer colorrectal:
  • Los miembros de una familia que sufra de poliposis adenomatosa familiar, caracterizada por la presencia de numerosos pólipos en el tracto gastrointestinal;
  • Los miembros de una familia diagnosticada con HNPCC (Hereditary Non Polyposis Colorectal Cancer), también conocida como síndrome de Lynch.

Los estudios sugieren que las dietas ricas en grasa (especialmente la grasa animal) y pobres en calcio, ácido fólico y fibra pueden tener mayor riesgo de padecer cáncer colorrectal, al igual que los fumadores. Las verduras, particularmente las crucíferas (col y brécol), ricas en fibra y antioxidantes, disminuirían la concentración de las sustancias cancerígenas presentes de forma natural en el colon. También se recomiendan  los cereales integrales y el yogur. La actividad física regular ayuda a favorecer el funcionamiento intestinal y evitar el estancamiento de los alimentos.
D. Bême y E. Estrada
1-2 El cribado del cáncer de colon es un procedimiento coste–efectivo que ahorra recursos al sistema sanitario español, Madrid, septiembre de 2011.

Otros contenidos del dosier: Cáncer de colon

Comentarios

Artículos destacados

Remedios naturales contra el agotamiento
Remedios naturales contra el agotamiento

El ritmo frenético que llevamos a diario, la presión del trabajo, la dichosa to-do-list que parece interminable, los días...

Ganchillo para combatir el estrés
Cómo se contagia la meningitis
Convivir con un familiar con síndrome de Down
Vivimos más, pero no mejor
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test