Diagnóstico de cáncer de cuello de útero

La gran mayoría de los casos de cáncer de cuello de útero tienen su origen en el virus del papilomahumano. En una gran parte de los casos, el organismo eliminará espontáneamente estos virus pero a veces la infección persiste y provoca lesiones a nivel del cuello del útero. Estas células sufren entonces modificaciones morfológicas que a menudo se detectan de manera fortuita al hacerse una citología.

Cuando la citología despierta sospechas

La citología comienza por la extracción de células utilizando un cepillo adecuado para las dimensiones y forma del cuello del útero. A continuación, se extienden y fijan sobre una laminilla, las células que han sido extraídas. Se la envía luego al laboratorio para proceder a su análisis utilizando un microscopio. Según el aspecto de estas células se podrá conjeturar que el cuello es normal, que presenta una infección o anomalías que pueden corresponder a lesiones precancerosas o incluso a un cáncer de cuello de útero.
Cuando la citología confirma que se trata de modificaciones menores y mal definidas, se habla de ASCUS (resultado indeterminado). Estas citologías anormales hacen que la paciente se preocupe y entonces un test VPH permite filtrar de manera significativa y detectar la presencia de virus de papiloma de riesgo (todos los virus no tienen el mismo potencial cancerígeno).
Se estima que 97% de las anomalías desaparecerán por sí mismas cuando el test HPV es negativo. A la inversa, cuando se detecta virus de papiloma de riesgo, esas modificaciones se asimilan a una lesión precancerosa. La paciente es convocada entonces para una colposcopia y una biopsia.

Colposcopia y biopsia

En caso de una citología con resultados anormales, otros análisis permitirán confirmar el diagnóstico y eventualmente permitir determinar el estado y el grado (nivel de malignidad) del cáncer. La colposcopia consiste en una mejor visualización de las lesiones que pueden ser extraídas por medio de una biopsia.
Concretamente, el médico inserta un espéculo en la vagina a fin de separar las paredes y utiliza un colposcopio(especie de lupa provista de una luz en su extremo). La utilización de un producto específico permitirá visualizar mejor las zonas anormales.
La biopsia consiste en extraer las células para examinarlas en el microscopio y determinar la velocidad a la que se multiplican. Esta etapa puede hacerse al mismo tiempo que la colposcopia, utilizando una pinza para biopsias o una legra (legrado endocervical que puede requerir el uso de anestesia local).
Finalmente, se recomienda una biopsia cónica o conización cuando el médico desea obtener una muestra proveniente de las capas más profundas del cuello. Esta extracción que requiere anestesia general se hace con un escalpelo quirúrgico, un laser o un hilo metálico calentado por una corriente eléctrica.
Después de este examen, deben evitarse las relaciones sexuales o la introducción de cualquier otra cosa en la vagina (un tampón por ejemplo) durante varias semanas. Para evaluar mejor la posible extensión de un tumor, pueden también indicarse otros exámenes de diagnostico por imágenes, como la ecografía o la resonancia magnética.
Luego de todos estos exámenes, la determinación del estadio del cáncer (que van del estadio I, cáncer limitado al cuello, hasta el estadio IV, cáncer que comienza a contagiar a los órganos vecinos) condicionará la elección del tratamiento.
D. Bême

Otros contenidos del dosier: Cáncer de útero

Comentarios

Artículos destacados

¿Cómo proteger músculos y articulaciones?
¿Cómo proteger músculos y articulaciones?

Las articulaciones y los músculos son junto a los huesos la base del complejo engranaje de nuestro cuerpo. Gracias a ellos...

¿Cómo se previene la influenza?
Obesidad y sobrepeso
Osteoporosis: huesos fuertes ya
Cáncer de mama, haz tu parte
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test