¿Cómo afecta el tratamiento de cáncer a la sexualidad?

Es lógico que el enfermo se pregunte cómo afectarán a su autoestima e intimidad los cambios físicos y que se preocupe de los posibles efectos del tratamiento en la respuesta sexual. En cualquier caso y sea cual sea la duda, es importante que el paciente pueda dirigirse sin miedo al médico para exponerle sus dudas sobre estos temas, este podrá dar una información más adecuada en función de la historia clínica del paciente.

¿Está recomendado practicar sexo durante los tratamientos contra el cáncer?

En general, mientras la energía y la apetencia acompañen se puede tener sexo sin problema. Si los efectos de la medicación dificultan la penetración, por ejemplo, se puede simplemente disfrutar de otras prácticas para las que no sea necesario un alto rendimiento de los genitales. Es muy probable que durante el tratamiento no se encuentre la energía suficiente, pero los masajes, caricias, abrazos y besos siempre son bienvenidos y sí, eso también es sexo.

Si el cáncer ha afectado a la próstata, pene, testículos, vulva,  vagina, útero, ovario, cérvix, colon o recto el médico deberá indicarte cuando puedes tener sexo, porque la zona requiere un tiempo de recuperación.

Si en estos momentos tienes un recuento bajo de plaquetas (por debajo de 50.000) deberás tener especial cuidado con la penetración, sea vaginal u anal, ya que es más probable que se creen pequeñas lesiones en estas prácticas y con un recuento bajo podrías sufrir una infección.

Ten en cuenta que la quimioterapia puede permanecer en el semen y los fluidos vaginales hasta 72 horas después. Incluso cuando el tratamiento es oral y diario, así que para proteger a tu pareja deberás usar preservativo tanto para la penetración vaginal y anal como para el sexo oral.

Por otro lado, es importante hacer hincapié también en el uso del preservativo si quieres evitar un embarazo, ya que aunque creas que el tratamiento ha afectado a tu fertilidad, puede no haber sido así.

Después de la cirugía puedes encontrar algunas posturas incómodas o dolorosas, explorad nuevas posiciones en las que os sintáis cómodos. La clave para el sexo satisfactorio, también durante el tratamiento de cáncer, está en la comunicación de la pareja. Si has sufrido cambios drásticos en tu aspecto, has perdido pelo o peso y te preocupa cómo afectará eso a vuestra vida íntima ábrete y háblalo con tu pareja. Se recomienda no descuidar el aspecto, seguir haciendo ejercicio y manteniendo hábitos saludables para sentirnos mejor con nosotros mismos.

¿Cómo afecta el tratamiento del cáncer a la respuesta sexual y qué soluciones existen?

Para comenzar, el deseo puede verse afectado simplemente por el estado anímico y la agresividad de los tratamientos que limitan la energía y la comodidad de la persona, además los cambios físicos que afectan a la autoestima nos bloquean de alguna forma al relacionarnos con nuestra pareja. Durante el tratamiento de quimioterapia el deseo también puede verse afectado.

Una queja muy común de las mujeres en tratamiento contra el cáncer es la sequedad vaginal lo que lleva a penetraciones que pueden ser dolorosas. La cirugía en la zona de la vagina, si hay cáncer de cérvix por ejemplo, acorta el tracto vaginal y el pene puede no entrar del todo, causando molestias en las penetraciones profundas. Si se ha sometido a radiación en la zona, se crean cicatrices que son tejido poco elástico y doloroso al tacto.

El uso de lubricantes e hidratantes vaginales puede mejorar la sensación pero es recomendable cambiar la dinámica de la relación sexual, probar nuevas posturas y no limitar el sexo a los genitales que en estos momentos no son la zona más placentera precisamente. En el caso de las cicatrices después de la radioterapia sería recomendable un tratamiento con dilatadores y masajes para recuperar la flexibilidad en la zona.

En hombres la cirugía pélvica puede dañar los vasos de la zona dificultando el conseguir o mantener una erección suficiente para la penetración. También puede modificar la eyaculación, llevando a orgasmos secos (se siente el orgasmo pero no hay expulsión de semen) y hay que tener en cuenta que esto no tiene consecuencias negativas para el hombre ya que el semen suele ir a la vejiga y luego se expulsa con la orina.

La terapia hormonal llevará a bajos niveles de deseo, disfunción eréctil y dificultades en el orgasmo.

Si esto ocurre es recomendable acudir al urólogo para posible solución con medicamentos, pero lo ideal hasta entonces es limitar las prácticas en las que ocurre el problema y disfrutar de otras, para no agravarlo con frustración y ansiedad.

Otros contenidos del dosier: Vivir con cáncer

Comentarios

Artículos destacados

Erradicar la tuberculosis para 2035
Erradicar la tuberculosis para 2035

Casi un millón y medio de personas muere cada año a causa de la tuberculosis, pese a que se conoce un tratamiento efectivo...

Ginkgo biloba
Grifonia
Verbena
Lo esencial sobre la ELA
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test