Claves para prevenir las infecciones del invierno

Los virus pueden transmitirse por vía aérea mientras hablamos, cuando estornudamos o cuando tosemos. Pueden, asimismo, transmitirse por contacto con la piel, por ejemplo. Sin embargo, si respectas las reglas de higiene que enumeraremos a continuación podrás limitar los riesgo de contagio.

Transmisión por vía aérea

Los virus se encuentran en la saliva en cantidades elevadas. Por ello, cuando una persona tose o estornuda, expulsa al aire millones de partículas virales. Si te encuentras cerca de esta fuente de contagio, considérate afortunado si consigues escapar indemne de semejante nido de virus. Pues todas esas partículas quedan suspendidas en el aire en forma de minúsculas gotas, esto es una nube de virus que te permanecerá horas en una habitación poco aireada. Sin embargo, los virus pueden transmitirse igualmente por el contacto, cuando das un beso o le das la mano a alguien. Incluso puedes coger la gripe si manipulas un objeto que haya sido contaminado como el pomo de una puerta, un teléfono, los botones de un ascensor...

Pero, ¿podemos realmente evitar el contagio? ¿Debemos para ello aislarnos del mundo exterior en invierno? La respuesta es no. Unas simples precauciones limitarán el riesgo de que te contagies y tengas que pasar el invierno en la cama.

Consejos para prevenir los contagios

Algunos consejos permiten protegerse de los contagios así como evitar propagarlos cuando estamos enfermos.

Para evitar los contagios:

  • Lávate las manos regularmente con agua y jabón durante al menos 30 segundos. Este gesto deberá repetirse varias veces al día, especialmente después de haberte sonado, de haber estornudado o tras haber estado en contacto con una persona enferma;
  • Utiliza un pañuelo de papel nuevo cada vez que necesites sonarte o escupir y tíralo a la basura o a una papelera con tapa (si puedes) y lávate las manos;
  • Refuerza tus defensas intestinales consumiendo probióticos (yogures, lácteos fermentados...).

Para evitar propagar los virus:

  • Cuando estornudes o tosas, pon la mano delante de nariz y boca y lávate las manos;
  • No escupas al suelo, sino en un pañuelo de papel que tirarás a la papelera después y lávate las manos.

Vacunarse en invierno

Cada invierno, debemos enfrentarnos a una nueva epidemia de gripe. Pero, ¿quién debe vacunarse contra la gripe? Actualmente, se recomienda la vacunación a las personas mayores de 65 años y aquellas que sufran enfermedades crónicas: diabetes, insuficiencia cardíaca grave, cardiopatías valvulares graves, cardiopatías congénitas graves, insuficiencia respiratoria crónica grave, accidente vascular cerebral invalidante, afecciones musculares y neurológicas graves, epilepisa grave, déficit inmunitario primitivo grave, VIH, mucoviscidosis, asma, broncopatías graves...

Para protegerse de las bacterias, debemos tener presentes las mismas medidas de higiene comentadas anteriormente. Pues las infecciones bacterianas pueden sumarse a las virales, causando así complicaciones de las primeras. Esto explica por qué, en caso de infección viral, ¡hay que actuar lo antes posible!

L. Blanchot

Otros contenidos del dosier: Resfriados y otros males del invierno

Comentarios

Artículos destacados

Las causas de la halitosis matutina
Las causas de la halitosis matutina

No falla, cada mañana te levantas con mal aliento. ¿Por qué nos despertamos con mal aliento? ¿De dónde proviene esa...

El por qué de la fiebre
Comida basura después de salir de copas
Síntomas y remedios para el "jet lag"
Sangrados en la menopausia: qué los causa
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test