¿Existe el colesterol malo y el colesterol bueno?

Pero las grasas no pueden viajar como tales en el torrente sanguíneo. Para facilitar su movilización por la sangre se unen a unas proteínas formando lipoproteínas, de las que existen tres tipos que se conocen con las iniciales de las siglas inglesas correspondientes:
VLDL (very low density lipoprotein/ lipoproteínas de muy baja densidad)
LDL (low density lipoprotein / lipoproteínas de baja densidad). Éstas transportan básicamente colesterol. Cuando existe un exceso de colesterol LDL, éste tiende a depositarse en las paredes de las arterias y a estrechar su calibre. Por eso a esta fracción de colesterol LDL se le conoce con el nombre de «colesterol malo».
HDL (hight density lipoprotein/ lipoproteínas de alta densidad). Estas lipoproteínas se fabrican en el hígado y se encargan de transportar el colesterol desde los tejidos hasta el hígado y pueden eliminarlo en el intestino, lo cual es una manera de reducir colesterol. De ahí que el colesterol unido a las HDL lipoproteínas sea llamado «colesterol bueno» y sea conveniente tener valores elevados en sangre. Por ejemplo, entre dos personas de edad y características parecidas que tengan valores iguales de colesterol total en sangre, presentará menor riesgo de enfermedad cardiovascular aquel individuo que presente niveles sanguíneos más elevados de colesterol HDL.
Consideramos conveniente hacer una breve referencia a las alteraciones de los triglicéridos.

Recomendaciones específicas para evitar y/o tratar el elevado índice de triglicéridos en la sangre

Los triglicéridos son otro tipo de grasas que circulan por el torrente sanguíneo. Su papel con respecto a las enfermedades circulatorias no se encuentra suficientemente establecido, aunque un exceso en las concentraciones de triglicéridos se reconoce también como marcador de riesgo coronario. Las recomendaciones que se han descrito hasta el momento son también válidas para el tratamiento de la hipertrigliceridemia (niveles elevados de triglicéridos en sangre), aunque deberán controlarse también otros aspectos: Será necesario restringir la ingesta de bebidas alcohólicas. Esta indicación es muy importante ya que el consumo de alcohol es una de las causas más reconocidas de hipertrigliceridemia secundaria.
Controlar y reducir la ingesta de hidratos de carbono simples o azúcares, tales como el azúcar, la miel, las mermeladas, los dulces, las bebidas azucaradas y, en general, cualquier alimento que contenga azúcar.
La alimentación tradicional de los países mediterráneos se caracteriza precisamente por la utilización de grasas vegetales o aceites para las cocciones y aliños (aceite de oliva) y por un mayor consumo de verduras, hortalizas, frutas y legumbres frente al resto de los países occidentales. Probablemente esto haya incidido decisivamente en la menor mortalidad por enfermedades cardiovasculares que se detecta en los países de la cuenca mediterránea.

Huevos y colesterol ¿amistades peligrosas?

En los últimos años ha descencido considerablemente el consumo de huevos entre la población de nuestro país, probablemente como consecuencia de la mala prensa que han recibido en relación a su contenido en colesterol. Numerosos y recientes estudios indican que los alimentos más relacionados con el aumento de colesterol en sangre son aquéllos ricos en ácidos grasos saturados (grasas lácteas, grasas de las carnes y embutidos); en cambio, a productos como los huevos y el marisco, que tienen en su composición colesterol pero apenas grasas saturadas, se les atribuye un bajo poder aterogénico.
Teniendo en cuenta la riqueza nutricional del huevo (rico en proteínas de elevada calidad, hierro y vitaminas), su versatilidad gastronómica y su buen precio, es preciso replantear las recomendaciones en el consumo de huevos.
La mejor manera de incorporar los huevos en nuestra dieta consiste en sustituir por éstos una parte de las carnes y los pescados, y no en consumirlos además de estos alimentos. Es decir, el huevo o las preparaciones a base de huevo pueden sustituir perfectamente a carnes y pescados en los menús.

Otros contenidos del dosier: Todo sobre el colesterol

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test