La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) en 10 preguntas

¿Qué es la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica?

La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) se caracteriza por una disminución irreversible de la capacidad respiratoria. Esta se produce por el encogimiento progresivo y permanente de los bronquios, cuyas paredes se van ensanchando, y por la destrucción del pulmón. La causa de este mal es la agresión repetida por sustancias tóxicas, siendo la principal el tabaco (80% a 90%).

¿Cuántas personas la padecen?

Según las últimas estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre esta enfermedad, alrededor de 64 millones de personas sufren EPOC, y 3 millones de personas fallecieron en 2004. Además, se calcula que más de un 70% de la población que padece EPOC aún no ha sido diagnosticada. Las proyecciones OMS estiman que en 2020 esta enfermedad será la tercera causa de mortalidad en el mundo y la quinta causa de incapacidad.

En España, actualmente, se estima que 2.185.764 españoles la padecen. Por sexos, las cifras corresponden a 1.571.868 hombres y 628.102 mujeres. Se calcula que un 73% aún no está diagnosticado, por lo que puede decirse que más de 1.595.000 españoles ignoran que padecen la enfermedad y no reciben ningún tratamiento para su EPOC.

¿Afecta más a las mujeres?

Hombre y mujeres no son iguales frente a las enfermedades respiratorias. Por razones anatómicas y hormonales, las mujeres son mas susceptibles de desarrollarla de forma precoz y de presentar las formas más graves. Aunque durante mucho tiempo la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica estuvo asociada al hombre, la creciente cifra de mujeres que fuman ha cambiado las cosas. Si las mujeres representaban el 20% de las víctimas hace 10 años, actualmente suponen el 40% al 45% de los casos, tanto en Estados Unidos como en el Reino Unido. Esta tendencia también se observa en Francia y España.

¿Cómo se manifiesta?

Los primeros síntomas de la enfermedad no son llamativos. Principalmente se observan falta de aliento con los esfuerzos (dispnea), tos grasa y producción de flema por las mañanas (características de una bronquitis crónica). A menudo, el fumador no le da importancia a estos síntomas. A medida que la enfermedad progresa, la falta de aliento se produce incluso con esfuerzos poco intensos. Esta discapacidad puede tener consecuencias muy negativas en la vida diaria.

EPOC

¿Cuáles son las causas?

Además de factores medioambientales conocidos, hay factores genéticos que influyen en la enfermedad. Solo cuando se presentan dos de los siguientes factores aparecerá la bronconeumopatía.

  • Tabaquismo: entre el 80% y el 90% de los casos se deben al tabaquismo. El consumo de tabaco está directamente ligado a su aparición, desarrollo y evolución, e incluso la mortalidad;
  • Exposición profesional y contaminación: la exposición por razones profesionales a ciertos contaminantes (gases tóxicos, cemento, solventes, polvo de silíceo) son factores conocidos de riesgo. Menos fácil de controlar, la contaminación producida por los automóviles y la contaminación doméstica también son factores de riesgo;
  • Las infecciones: las infecciones broncopulmonares de la infancia podrían desempeñar un papel en el desarrollo de la enfermedad;
  • El patrimonio genético: no todos los fumadores desarrollarán esta enfermedad. Se calcula que el 70% de ellos no la padecerán. La respuesta se debe a factores genéticos que no se han determinado.

¿Cómo se detecta?

Para la detección precoz de la obstrucción bronquial, el único medio disponible es la medición de la respiración por medio de un espirómetro. Sin embargo, aunque los médicos clínicos suelen ser quienes detectan esta enfermedad en la fase inicial, son los neumólogos quienes utilizan estos dispositivos. Un primer paso son los medidores de flujo máximo que utiliza el médico general en el diagnóstico de asma en los fumadores. Si el resultado es anormal, la confirmación de esta anomalía se puede hacer a través de la espirometría. Lo ideal sería identificar a los pacientes antes de la aparición de la falta de aire, centrando la atención, por ejemplo, en los fumadores de más de 40 años. Por ahora, la medición de la capacidad respiratoria no se practica rutinariamente como sucede con la presión arterial.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico depende primero de los síntomas transmitidos por el paciente a su médico (tabaco, tos crónica por la mañana, dificultad para respirar al hacer esfuerzos leves). El diagnóstico se confirma a través de una exploración de la función respiratoria mediante espirometría y, si es necesario, por la medición de gases (oxígeno y dióxido de carbono) en sangre. Los resultados se utilizan para determinar la etapa de la enfermedad y, por lo tanto, el pronóstico. Las radiografías y tomografías computarizadas pueden evaluar la gravedad y el curso de la enfermedad.

¿Cuáles pueden ser las complicaciones?

Una complicación relativamente frecuente de esta enfermedad es el enfisema, una alteración del tejido elástico del pulmón. También puede evolucionar hacia una insuficiencia respiratoria, lo que resulta en una disminución de oxígeno en la sangre (hipoxemia) que puede afectar al corazón. En esta etapa de la enfermedad, el 60% de los pacientes depende de oxígeno unas 15 horas al día. Además, pueden ocurrir episodios agudos de empeoramiento que pueden causar hospitalizaciones (a veces en cuidados intensivos) e incluso la muerte.

¿Cuáles son los tratamientos de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica?

El primero y más importante de los tratamientos es, sin duda, dejar de fumar.

Los medicamentos también puede reducir los síntomas de la enfermedad y por lo tanto mejorar la calidad de vida del paciente:

• Los broncodilatadores ayudan a dilatar los bronquios y a luchar contra la disnea;

• Los corticosteroides reducen la inflamación bronquial y se administran por inhalación como los broncodilatadores;

• Los mucolíticos pueden eventualmente ayudar.

Prevenir y tratar las infecciones respiratorias pueden reducir la gravedad del curso de la EPOC.

La rehabilitación respiratoria ayudará a reducir la disnea y rehabilitar los músculos. Es necesario el cuidado multidisciplinario del paciente y, en algunos casos, la fisioterapia respiratoria facilitará la expectoración y la ventilación.

¿Cuándo debe recurrirse un tratamiento quirúrgico?

Los tratamientos quirúrgicos pueden estar indicados en situaciones muy específicas. La cirugía de enfisema se reserva para pacientes con formas específicas de la EPOC que presentan grandes burbujas en la parte superior de los pulmones. La mejora de la enfermedad es solo temporal.

El trasplante de pulmón se reserva para pacientes jóvenes con formas muy avanzadas de la enfermedad.

D. Bême

Actualizado en enero de 2017

Otros contenidos del dosier: Enfermedades respiratorias

Comentarios

Artículos destacados

Convivir con un familiar cercano con síndrome de Down
Convivir con un familiar cercano con síndrome de Down

Consejos efectivos para convivir con un familiar cercano con síndrome de Down. Siguiendo estas recomendaciones lograrás...

Vivimos más, pero no mejor
La endometriosis en 6 preguntas
El sexo durante el tratamiento de cáncer
Cómo saber si tu hijo tiene síndrome de Asperger
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test