¿Tu hijo está estreñido?

No es obligatorio que los niños tengan una deposición diaria.  ¡Y, aún menos los bebés! De hecho, son pocos los bebés y los niños con estreñimiento.

Bebé, estreñimiento y alimentación

Los bebés que toman el pecho rara vez sufren estreñimiento, aunque sus deposiciones sean pequeñas. La lactancia materna no contiene residuos, por lo que es normal que algunos recién nacidos no tengan más de una deposición por semana. Ten la seguridad de que si tu bebé crece, duerme, come bien e interactúa con su entorno, aunque sus heces sean duras... ¡se encuentra muy bien!

Cuando se alimentan con biberón, el estreñimiento en los bebés es más común. Si las heces son demasiado duras y muy poco frecuentes, consulta con el pediatra. Sus consejos sobre la preparación del biberón, la elección de la leche maternizada y el agua utilizada suelen ser suficientes para superar el problema. Y sobre todo, no utilices medios mecánicos (supositorios de glicerina o punta del termómetro, que podrían lesionar la mucosa anal) sin consultar antes con el médico.

El estreñimiento en los niños y los factores psicológicos

En la mayoría de los casos, el estreñimiento se considera normal y suele ser benigno. A partir de los seis meses, los zumos de frutas, las verduras y la diversificación de los alimentos debería ayudarle a activar su tránsito intestinal.

Sin embargo, debes recordar que el estreñimiento a veces se ve favorecido por algunos factores psicológicos, debido a un control de los esfínteres demasiado prematuro fruto de la insistencia de los padres para que abandonen los pañales. Este estreñimiento depende de la cabeza y no de sus intestinos. El bebé tiene razón: tenemos que dejarlo ir a su propio ritmo y de acuerdo a sus necesidades.

Cuando los niños van a la escuela, el ritmo que esta impone puede ser la causa del estreñimiento: salida precipitada por la mañana, miedo de pedir permiso para ir al baño, falta de tiempo después de la comida del mediodía o un baño poco acogedor.

Remedios contra el estreñimiento infantil

Si ya va a la escuela, asegúrate de que tenga tiempo para ir al baño. Si es necesario, despiértalo cinco minutos antes. Introduce este hábito en el circuito de preparación para ir a la escuela: desayuno, aseo e ir al baño. No lo presiones, enséñale a permanecer el tiempo necesario, incluso con su libro favorito.

A veces el estreñimiento se debe a malos hábitos alimenticios dentro de la familia. Pocas verduras crudas y cocidas, escasa fruta fresca, pocos yogures pueden ser la causa no solo del estreñimiento infantil, sino también del de sus padres. Si el estreñimiento no se resuelve con estos cambios, será necesario hablar con su pediatra.

G. Trabacchi

Otros contenidos del dosier: Estreñimiento

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test