¿Cuánto dura la gripe? ¿Y cuáles son los síntomas?

Los viejos manuales de medicina ya incluían esta enfermedad entre sus páginas. Y es que la gripe es una de las enfermedades virales más antiguas. Sin embargo, tendemos a utilizar este término para describir un conjunto de enfermedades que no revelan el virus de la gripe, sino un simple estado gripal.  

Síntomas del estado gripal versus síntomas de la verdadera gripe

Síntomas del estado gripal (o síndrome gripal) 

Varias características nos permiten distinguir el síndrome gripal de la gripe de verdad. Los síntomas del síndrome gripal suelen ser pasajeros y de intensidad moderada. Los responsables de esta “gripe falsa” son el virus respiratorio sincitial (VRS), el virus parainfluenza, los adenovirus, los rinovirus, los enterovirus, los coronavirus…

Síntomas de la verdadera gripe, de origen viral y temporales

En cambio, la gripe propiamente dicha, temporal y viral, se caracteriza por síntomas muy claros, repentinos e intensos:  

  • Dolores de cabeza;
  • Agujetas;
  • Escalofríos;
  • Fiebres altas;
  • A veces tos y congestión nasal…

Lejos de ser tan anodino como su homólogo, el virus de la gripe sigue siendo una de las primeras causas de mortalidad infecciosa en nuestro país. En España, es el responsable de varios miles de muertes cada año.

Los virus de la gripe (Influenza)

Los virus de la gripe pertenecen a la familia de los Orthomyxoviridae y al género de los Influenzavirus, de los cuales existen tres tipos A, B y C. Los virus de tipo A y B son los responsables de las epidemias gripales anuales, pero solo los virus de tipo A pueden provocar pandemias gripales. El virus de tipo C parece estar relacionado con casos esporádicos.

Los virus de tipo A son los más habituales y más virulentos; se distinguen varios sub-tipos según sus antígenos de superficie, la hemaglutinina (H1 – H16) y la neuraminidasa (N1 – N9). Esto resulta en 144 combinaciones posibles, pero en el caso de la gripe temporal, los virus implicados se resumen en H1, H2, H3 y N1 o N2, responsables de la gripe anual.

Duración de la incubación, contagio y recuperación de la gripe

La duración de incubación de la gripe (entre el contagio por el virus y los primeros síntomas) varía entre 24 y 48 horas. El enfermo se considera contagioso durante un periodo aproximado de seis días, incluyendo los días en los que aparecen los primeros síntomas. En el caso de las personas menos vulnerables, la recuperación suele durar entre una y dos semanas.

Vacuna contra la gripe

La vacuna contra la gripe se recomienda a:

- Las mujeres embarazadas, sea cual sea el trimestre del embarazo;
- Las personas, incluidos niños a partir de 6 meses, que sufran alguna de las siguientes patologías:

  • Enfermedades bronco-pulmonares crónicas que responden a los criterios de la ALD 14 (asma y BPCO),
  • Insuficiencias respiratorias crónicas obstructivas o restrictivas, sea cual sea la causa, incluidas las enfermedades neuromusculares con riesgo de descompensación respiratoria, malformaciones de las vías aéreas superiores o inferiores, malformaciones pulmonares o malformaciones de la caja torácica,
  • Enfermedades respiratorias crónicas que no cumplan los criterios de la ALD pero susceptibles a agravarse o descompensarse por una afección gripal, como el asma, bronquitis crónica, bronquiectasias o hiperreactividad bronquial;
  • Displasias bronquio-pulmonares,
  • Mucoviscidosis;
  • Cardiopatías congénitas cianógenas o con una HTAP y/o una insuficiencia cardíaca;
  • Insuficiencias cardíacas graves;
  • Valvulopatías graves;
  • Problemas de arritmia graves con un tratamiento a largo plazo;
  • Enfermedades de los coronarios;
  • Antecedentes de accidente vascular cerebral;
  • Formas graves de enfermedades neurológicas y musculares (como miopatía, poliomielitis, miastenia, enfermedad de Charcot);
  • Paraplejías y tetraplejías con ataque diafragmático;
  • Nefropatías crónicas graves;
  • Síndromes nefróticos;
  • Drepanocitosis, homocigotos y dobles heterocigotos S/C, talaso-drepanocitosis;
  • Diabetes de tipo 1 y de tipo 2;
  • Déficits inmunitarios primitivos o adquiridos (patologías oncológicas y hematológicas, trasplantes de órganos y de células de origen hematopoyéticas, déficits inmunitarios hereditarios, enfermedades inflamatorias y/o auto-inmunes con tratamiento inmunosupresor), salvo las personas que reciben un tratamiento regular por inmunoglobulinas; personas infectadas por el VIH, sea cual sea su edad y su estado inmunovirológico;
  • Enfermedad hepática crónica con o sin cirrosis.
  • Las personas obesas con un índice de masa corporal (IMC) igual a superior a 40 kg/m2, sin patología relacionada o afectadas por una patología que se han mencionado anteriormente;
  • Las personas que trabajan en un centro sanitario o en un centro médico-social, sea cual sea su edad;
  • El entorno familiar de niños de menos de 6 meses que presenten factores de riesgo de gripe grave, como los prematuros, sobre todo los portadores de secuelas de tipo bronco-displasia, y los niños afectados de cardiopatía congénita, de déficit inmunitario congénito, de patología pulmonar, neurológica o neuromuscular o de una enfermedad de larga duración.

Conviene renovarla cada año, ya que aparecen nuevas cepas del virus de la gripe y cambian constantemente. Las epidemias de gripe pueden extenderse entre octubre y marzo. El mejor periodo para vacunarse es desde octubre hasta mediados de diciembre; cabe recordar que el organismo tarda una media de 15 días para producir el anticuerpo responsable de proteger el cuerpo.

Tratamiento de la gripe

En el caso de las personas que no presentan una fragilidad particular, el organismo es capaz de combatir eficazmente la infección siempre y cuando se respete un tiempo de reposo. Los consejos siempre son los mismos: quedarse en la cama, beber mucha agua, descongestionar la nariz, tratar la fiebre… Si quieres más información, te aconsejamos leer nuestro artículo sobre lostratamientos de la gripe. Y, si es un niño el afectado, recuerda que deben tomarse ciertas precauciones. Descúbrelas en nuestro artículo sobre cómo hacer bajar la fiebre de los niños.

También puedes recurrir a medicamentos antivíricos, capaces de reducir la duración y la intensidad de los síntomas. Hoy en día existen de dos tipos:

  • Inhibidores de la proteína viral M2 (amantadina y rimantadina) son activos contra los virus influenza A, pero presentan algunos inconvenientes: mala tolerancia renal, hepática y neurológica. Además, suelen aparecer resistencias bastante rápido.
  • Inhibidores de la neuraminidasa (zanamivir - Relenza ® - y oseltamivir - Tamiflu ®) son fármacos eficaces ya que reducen la intensidad y la duración de los síntomas, siempre y cuando se administren 48 horas después de la aparición de los primeros síntomas. Estos medicamentes también poseen una acción preventiva en relación a la infección de la gripe. Pero un estudio* publicado en 2012 en relación al oseltamivir (Tamiflu ®) ha concluido que los efectos son decepcionantes. Varios estudios, algunos publicados y otros no, comparaban este medicamento con un placebo; se comprobó que los beneficios se limitaban a una reducción de la duración de los síntomas (20 horas) siempre y cuando el medicamento se tome pasadas 24 horas de la aparición de los primeros síntomas. En términos estadísticos, los autores del estudio no constataron ninguna reducción significativa de las complicaciones graves (neumonía u hospitalización). Así pues, ¿cuál es su utilidad en caso de pandemia global? 

Cabe recordar que el uso de antibióticos se limita a la prevención de las complicaciones que puede conllevar la gripe. Son completamente inútiles frente al virus.

Fuentes:

* Effectiveness of oseltamivir in adults: a meta-analysis of published and unpublished clinical trials - Mark H Ebell, Marlene Call and JoAnna Shinholser - Family Practice (2012) First published online: September 20, 2012 (resumen disponible en línea)

Otros contenidos del dosier: Gripe

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test