Hernia de disco: lo que debes saber

La hernia discal, con o sin ciática, sería responsable del 2 % de los dolores de espalda. El culpable: un disco intervertebral fisurado.

La deformación del disco intervertebral

La hernia de disco es un trastorno relacionado con el desplazamiento de un disco intervertebral. La columna está formada por 24 vértebras: 7 cervicales, 12 dorsales y 5 lumbares. Entre cada una hay un disco intervertebral, una especie de cojín amortiguador. Este disco se compone de dos elementos: un núcleo central y un anillo fibroso que lo rodea y que conecta las dos vértebras entre sí.

Cuando el anillo se fisura el material del núcleo sobresale de la columna vertebral. Esto se llama una hernia de disco. El desbordamiento del disco intervertebral puede comprimir la raíz nerviosa o la médula espinal.

La hernia de disco afecta más a los hombres que a las mujeres. Por lo general aparece entre los 35 y los 55 años debido a exceso de trabajo, levantamiento de una carga pesada o tras una torsión brusca del torso. El embarazo y la obesidad también sonfactores de riesgo. La predisposición genética es a menudo la causa en los casos precoces, cuando la hernia aparece en torno a los 20 años.

Síntomas de la hernia: el diagnóstico

Las manifestaciones de la hernia de disco son muy variables de un paciente a otro. A veces asintomática, a menudo se caracteriza por un dolor agudo. Este suele concentrarse en la zona lumbar, ya que el 95 % de las hernias de disco se sitúan en las vértebras lumbares. Los síntomas clásicos son dolor de espalda intenso o lumbago. Si el disco comprime la raíz del nervio se habla de neuralgia ciática o ciática.
Hay que tener en cuenta que el 85 % de los casos de ciática son resultado de una hernia discal. El dolor se extiende a los glúteos, muslos y piernas, con una sensación de hormigueo y a veces, parálisis. En los casos más graves está afectada la médula espinal, lo que causa parálisis de las extremidades o de los esfínteres anal y urinario. Si esto ocurre es necesario consultar de urgencia con un médico.

El paciente suele consultar con su médico cuando el dolor de espalda se intensifica. Durante la visita el médico le pregunta al paciente sobre la frecuencia, intensidad y localización del dolor. El examen clínico se complementa con una radiografía de la columna vertebral, suficiente para el diagnóstico. En caso de duda el doctor puede solicitar un escáner o una imagen de resonancia magnética (IRM), los que permiten ver la hernia.

Los enfoques terapéuticos

Las hernias de disco son más o menos serias y el dolor puede variar dependiendo del paciente. Existen cuatro enfoques posibles:

  • Tratamiento con medicamentos antiinflamatorios no esteroides, analgésicos y relajantes musculares o miorelajantes. Recetados por periodos cortos y acompañados de reposo, estos tratamientos suelen ser suficientes en la mayoría de los casos para eliminar el dolor. La hernia puede persistir a pesar de la ausencia de dolor o incluso desaparecer sola.
  • Infiltración antiinflamatoria local (corticoides) si el tratamiento con medicación no ha dado resultados. Se puede repetir dos o tres veces dependiendo del paciente;Nucleólisis o quimionucleólisis. Consiste en destruir el núcleo del disco intervertebral mediante la inyección de una enzima extraída de la papaya (quimopapaína o quimiodiactina). Este tratamiento es eficaz en el 90 % de los casos;
  • Cirugía de urgencia. Se realiza en caso de parálisis de las extremidades o de los esfínteres anal y urinario o cuando ninguno de los tratamientos anteriores ha dado resultados. Solo del 5 % al 10 % de las hernias requieren este tipo de intervención.

Cualquiera que sea el tratamiento elegido, a menudo se acompaña de sesiones de reeducación con un fisioterapeuta. Esta se hace con el fin de evitar la recidiva y permitir la relajación y tonificación de los músculos de la espalda.

La hernia de disco desaparece por sí sola en el 50 % de los casos y los tratamientos no quirúrgicos permiten la curación en el 80 % de los casos. Sin embargo, la mejor solución es la prevención. Es importante cuidar la espalda y elegir deportes no traumáticos: caminar a paso ligero, montar en bicicleta o nadar.

S. Laîné

Otros contenidos del dosier: Hernia discal

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test