Hernia discal: diferentes tratamientos

Vamos a analizar los síntomas que tiene una persona aquejada de hernia discal dependiendo de qué raíz nerviosa tiene afecta.

En el caso de las ciatalgias (las hernias de disco, en un 95% de los casos, se localizan en la zona de la columna vertebral lumbar), podemos saber cuál es la raíz nerviosa afecta (por tanto, deducir dónde se encuentra la hernia discal) en función de la clínica que presenta la persona que la padece. Así:

  • Una afectación de la raíz L4 (que localiza la hernia a nivel del espacio L3-L4), dará lugar a la aparición de hormigueos o anestesia (según el grado de afectación) en la cara anterior del muslo y la pierna. Si se comprometen las raíces motoras, la persona no podrá extender la rodilla. El reflejo rotuliano puede, así mismo, estar abolido (ausente).
  • Una afectación de la raíz L5 (sitúa la hernia discal en el espacil L4-L5) da lugar a anestesia u hormigueos en la cara posteroexterna de la extremidad (muslo y pierna), hasta el dorso del pie y del dedo gordo. Si se afecta la raíz motora, la persona no podrá extender el pie.
  • Una afectación de la raíz S1 (cuya aparición sugiere un problema en el espacio intervertebral L5-S1), hace que la persona se queje de hormigueos o anestesia en la cara posterior de toda la extremidad inferior, y en el margen externo del pie. La raíz motora afectada (caso de afectarse, claro está) haría que la persona no pudiese caminar de talones. Y desaparecería el reflejo Aquileo.

Si la hernia aparece en los discos situados entre las vértebras cervicales (cuadro, como hemos comentado, mucho menos frecuente que en la región lumbar) podremos encontrarnos, según el disco afectado, con:

  • Si se afecta la raíz nerviosa C5, es decir, la que sale entre las vértebras C4 y C5; o bien, la raíz C6 (que “nace” entre la 5ª vértebra cervical y la 6ª) podemos observar problemas de sensibilidad en el área del nervio mediano: cara palmar de primer, segundo, tercer, y la mitad externa del 4º dedo; o bien, en la zona del nervio radial: la misma distribución, pero en el dorso de la mano.
  • Si el problema está en la raíz C7 (que “surge” entre la 6ª vértebra cervical y la 7ª), el territorio donde encontraremos problemas de sensibilidad (hormigueos) es similar al anterior; si bien, es más frecuente la afectación en el dorso de la mano, que en la palma.
  • Si por el contrario, tenemos un problema con la raíz C8 o T1 (1ª raíz dorsal), además de los territorios antes referidos, podemos ver que la persona presenta hormigueos, o, en los casos más graves, anestesia total, en el territorio del nervio cubital, que recoge la sensibilidad de la mitad interna del 4º dedo, y toda la del 5º dedo.

A nivel cervical, como vemos, no es tan inmediata la relación entre afectación de una raíz nerviosa y un territorio concreto. Esto es debido a que las raíces nerviosas cervicales, al poco de surgir de la médula, forman el denominado plexo braquial, donde se enlazan entre sí, y “comparten la tarea” de recoger la sensibilidad de toda la extremidad superior (no van tan por libre como en la zona lumbar).

Además de los síntomas que hemos visto, y de las radiografías, ¿disponemos de alguna prueba diagnóstica que permita decirnos cómo están de afectadas las raíces nerviosas?

Así es: Se trata de una exploración denominada electroneurografía. Y permite, mediante la colocación de unos sensores, saber cómo conduce el estímulo nervioso una raíz neuronal concreta.

Y de cara al tratamiento…

Si lo que nos aqueja es un dolor lumbar, sin la sospecha de la presencia de una hernia discal, o con ella, pero sin gran afectación de las raíces nerviosas comprimidas, la persona debería realizar reposo relativo, nunca más allá de dos a cuatro días, y siempre dentro de los límites marcados por el dolor y la molestia presente.  Esta limitación se debe a que cuanto mayor tiempo de reposo, más fácil es que la lumbalgia se vuelva crónica.

Se recomienda, tanto en la lumbalgia como en la ciatalgia, dormir sobre una cama semidura o blanda, evitando, dentro de lo posible, las camas duras.

¿Frío o calor? Hay controversia al respecto, pero parece que, ante la presencia de contracturas musculares asociadas, lo mejor sería aplicar calor descontracturante.

¿Fajas o corsés? No en todos los casos. Existen unos criterios clínicos y radiológicos a la hora de recomendarlos. No dude en consultar con su médico al respecto.

¿Fisioterapeuta? Las contracturas musculares asociadas a este trastorno pueden mejorar de forma importante ante la aplicación de algún tratamiento descontracturante, de la mano de algún diplomado en fisioterapia. ¡Cuidado con la columna! No la deje en manos de cualquiera.

La acupuntura podría tener su hueco, bien de forma aislada, bien asociada a otras terapias. En cualquier caso, su indicación se limitaría más a las formas crónicas que a las agudas.

Y de cara a la prevención, sin duda, lo más importante es la denominada higiene postural:

  • Coja los pesos del suelo sin inclinarse. Póngase en cuclillas, abrácelos y súbalos.
  • En ocasiones, para hacer trabajos de riesgo para su espalda y durante un rato, puede ponerse una faja. Las mejores son las de motorista o las antiguas de lana. No lleve la faja puesta durante muchas horas.
  • Haga ejercicio cada día: estiramientos, andar, hacer gimnasia en la piscina, nadar de espaldas, ir en bicicleta (no obstante, el manillar debe ser alto). Evite saltar, no practique el aeróbic ni deportes como el baloncesto.
  • Haga ejercicios fáciles para relajar la espalda.
  • Cambie a menudo de tarea y de postura en el trabajo.
  • Si nota molestias al hacer algún ejercicio o tarea, descanse un rato.
  • Use una cama firme, no muy dura.
  • Siéntese con las rodillas un poco más altas que el trasero y la espalda bien apoyada.

Tratamiento farmacológico

  • Analgésicos habituales (paracetamol, de elección; y si no funciona, y siempre que la persona no sea hipertensa, o mayor, o tenga algún problema de úlcera de estómago actual o previa, algún antiinflamatorio, como el ibuprofeno o el diclofenaco).
  • Si no son eficaces, podemos optar por asociar algún relajante muscular.
  • Si tampoco conseguimos evitar las molestias, los opiáceos menores (codeína o tramadol, pueden tener su hueco.
  • Cuando hay afectación de la raíz nerviosa, podemos recurrir a medicación como la gabapentina o la pregabalina.
  • Otros tratamientos, como los corticoides (orales, o intramusculares, o incluso en forma de infiltración), antidepresivos tricíclicos, o parches de morfina, debemos considerarlos herramientas analgésicas potentes, y sólo destinadas a casos muy concretos.

Tratamiento quirúrgico

Consiste en eliminar el disco intervertebral dañado, fijando, si hay inestabilidad del eje vertebral tras la extirpación del disco, las vértebras superior e inferior entre sí. Se estima que sólo un 5-10% de los casos de hernia discal acabarán en quirófano. ¿Indicaciones?

  • Que la hernia discal comprima de tal manera la médula espinal que aparezcan problemas de continencia en los esfínteres, o bien, una anestesia de la zona del periné.
  • Presencia de un dolor tal que no responda al resto de medidas conservadoras indicadas en este artículo, y que persista más allá de 4 semanas.
  • Que exista una lesión de una raíz nerviosa concreta, que comporte una pérdida neurológica (algún déficit de sensibilidad o fuerza) aguda o progresiva.

El tratamiento de elección en este caso es la extracción de un ligamento posterior al disco intervertebral, y la extirpación conjunta del propio disco afectado.

Evolución: hasta un 70% de las personas con lumbalgia aguda se curarán en dos semanas sin ayuda médica. El resto suele hacerlo en 4-6 semanas; si bien, hasta un 5-10% de las personas con lumbalgia o lumbociatalgia (presencia de compresión de raíces nerviosas por hernia discal) no se reincorporarán nunca a su tarea laboral habitual.

Otros contenidos del dosier: Hernia discal

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test