Trastornos del sueño

La mayoría de estos trastornos tienen un origen psicológico. El hecho de dormir demasiado poco o dormir mal (insomnio) constituye, en muchos casos, el signo de una depresión. Otros trastornos tienen un origen neurológico, es decir, están asociados a una alteración del sistema nervioso central: algunas formas de hipersomnia (exceso de sueño o sueño durante el día), de parasomnia (comportamiento anómalo durante el sueño; la forma más habitual es el sonambulismo) y –con menos frecuencia– de insomnio. Entre estas enfermedades, se distingue la somnolencia durante el día, el síndrome de Gélineau, el síndrome de Kleine-Levin, la hipersomnia idiopática, la hipersomnia recurrente y el insomnio idiopático.

Somnolencia durante el día

Es la forma más habitual de hipersomnia. Este trastorno se caracteriza por una somnolencia más o menos permanente.
Síntomas y signos. El paciente se queja de no estar nunca verdaderamente despierto o de estarlo en muy pocas ocasiones.
Duerme largos períodos durante el día, y, cuando se despierta, se encuentra en un estado de somnolencia aún más evidente –en algunos casos– que antes de dormirse; experimenta este sueño como no reparador. Por la noche, duerme largo tiempo y se despierta tarde y con dificultad. El paciente tiene la impresión de funcionar «con radar»; piensa y habla lentamente. A veces, su conducta resulta inadecuada. También puede sufrir dolor de cabeza o accesos de calor.
Tratamiento. Consiste en la administración de medicamentos, derivados de las anfetaminas, que aumentan la vigilia durante el día. Este tratamiento debe ser prescrito bajo un estricto control médico, teniendo en cuenta el riesgo de utilización inadecuada y los eventuales efectos secundarios: tolerancia, habituación, insomnio, convulsiones, trastornos psiquiátricos agudos, etc.
En ocasiones la somnolencia durante el día se debe a la presencia de una enfermedad pulmonar crónica, que requiere un tratamiento específico.

Síndrome de Gélineau

Es otra forma de hipersomnia, que suele empezar durante la adolescencia y es más frecuente en el hombre.
Síntomas y signos. Este síndrome se caracteriza por la necesidad súbita e irresistible de dormir en pleno día (narcolepsia), alternando con accesos de caída brusca del tono muscular (cataplejía): el tono desaparece de repente en todo el organismo y produce la caída del paciente, aunque suele estar plenamente consciente. Este acceso, que dura entre algunos segundos y algunos minutos y cede por sí mismo, suele estar desencadenado por una emoción (risa, cólera, etcétera). En cuanto a los episodios de sueño, duran alrededor de 15 minutos, aunque su duración depende del entorno: son breves cuando la persona es estimulada (reunión, conversación) y son más largos en casa o en un medio de transporte (tren, autobús). El paciente puede presentar otros trastornos, como alucinaciones durante el adormecimiento o al despertar, o imposibilidad para mover las extremidades mientras duerme (parálisis del sueño).
Tratamiento. Es idéntico al de la somnolencia durante el día.

Síndrome de Kleine-levin

Asocia accesos de hipersomnia, trastornos del comportamiento (agresividad), deseo sexual exagerado y aumento del apetito. Estas alteraciones afectan, sobre todo, a los hombres y empiezan, generalmente, entre los 10 y los 20 años. Normalmente aparecen dos o tres episodios durante alrededor de una semana y después desaparecen solos.

Otros trastornos del sueño

  • Hipersomnia idiopática. Se trata de una alteración en el curso de la cual el paciente, además de dormir durante la noche, duerme de 1 a 4 horas durante el día. Esta alteración empieza entre los 10 y los 20 años. El tratamiento consiste en tomar medicamentos psicoestimulantes y en adoptar un nuevo ritmo de sueño (por ejemplo, dormir la siesta).
  • Hipersomnia recurrente. Es un trastorno menos frecuente que el anterior. Se caracteriza por episodios de sueño de 18 a 20 horas durante 3 a 10 días, en los cuales el paciente no se levanta ni para comer. Su tratamiento consiste en la ingestión de litio, que permite evitar las recidivas.
  • Insomnio idiopático. Esta forma de insomnio es bastante infrecuente; puede manifestarse desde el nacimiento. Se debe a un trastorno neurológico del sistema de control vigilia/sueño (hiperactividad del sistema de despertar, hipoactividad del sistema de regulación del sueño). El tratamiento se basa en la administración de diferentes medicamentos, como los antihistamínicos.

Atención a la somnolencia excesiva

Un exceso de sueño y una somnolencia infrecuente durante el día pueden ser síntomas de numerosas enfermedades del sistema nervioso central, de tipo degenerativo, infeccioso o tumoral, como: esclerosis en placas, tumor cerebral, meningitis, encefalitis, etc. En este caso, es preciso consultar urgentemente con el médico.

Sonambulismo

Este trastorno no reviste gravedad y no debe considerarse como una enfermedad. Su tratamiento sólo se justifica en casos muy concretos.
Consiste en un despertar aparente durante la noche, seguido de una sucesión de comportamientos complejos: el sonámbulo puede levantarse, vestirse, abrir las puertas y volver a su cama al cabo de algunos minutos, sin despertarse. Suele afectar a los niños (al 6% de ellos, antes de la edad de 15 años) y desaparece por sí solo al cabo de un tiempo. Actualmente, se interpreta como un despertar incompleto del cerebro, con bloqueo de los mecanismos de memorización.

Otros contenidos del dosier: Insomnio y otros trastornos del sueño

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test