Migraña y embarazo: ¿qué hacer frente a una crisis?

Durante su embarazo, Marie (31 años) pasó de tres crisis de migraña por mes a una. Un fenómeno que se explica por la estabilidad hormonal causada por el embarazo. Durante el embarazo, las crisis se presentan en el caso de mujeres que padecen migraña en épocas normales.

«Las variaciones hormonales son las que provocan las migrañas. Antes y durante la menstruación, las migrañas se presentan con más fuerza, porque hay una bajada hormonal. Durante el embarazo, aun cuando la tasa hormonal es muy alta (más o menos 10 veces superior a la tasa hormonal habitual), esta permanece estable, no varía»", explica el Prof. Hedon. Una menor frecuencia en las crisis es algo muy aleatorio, puesto que depende de cada mujer, pero la mejora es constante.

Las crisis de migraña se presentan más fácilmente durante el embarazo en los casos de mujeres que presentan una mayor predisposición a sufrir esta patología vascular. Dicho de otra forma, cuando cuentan con un historial de migrañas previo al embarazo. «Si no sufrimos migrañas antes del embarazo, no hay ningún motivo para que se presenten de pronto», precisa el Prof. Hedon. Es el caso de Marie, que sufre jaquecas desde la pubertad. Con 20 años, los episodios se multiplicaron. De 6 a 8 por mes, en razón de 3 días cada vez. Un tratamiento de fondo (dosis bajas de antidepresores y prescripción de un antiepiléptico), unido a un tratamiento de la crisis (antiinflamatorios y antimigrañosos del tipo de los triptanos), le permitieron reducir a la mitad la frecuencia de las crisis, pasando de 2 a 3 por mes gracias a un tratamiento médico llevado a cabo en un centro especializado en migrañas y cefaleas del Hospital Lariboisière de París. Pero las ganas de concebir un hijo condujeron a un replanteamiento del doble tratamiento, puesto que resultaba incompatible con el embarazo. «Tenía mucho miedo de llegar a esta fase», explica Marie.

Migraña: ¿qué tratamiento aplicar durante el embarazo?

El paracetamol es el analgésico más aconsejado por los médicos durante el embarazo. «Preferimos el paracetamol a los antiinflamatorios», explica el Prof. Hedon. Es el caso de Marie, a la que le prescribieron Termalgin como único medicamento. «No me hizo ningún efecto, tan solo el sueño, la homeopatía y las sesiones de acupuntura me ayudaron a controlar las crisis y su intensidad», cuenta esta joven mamá.

«Si esto no es suficiente, pasamos a los antimigrañosos tipo sumatriptan, que son vasoconstrictores eficaces para controlar la alteración vascular y compatibles con el embarazo», recomienda el Prof. Hedon.

Al final, se trata de planificarlo con tu médico, partiendo de la experiencia vivida por cada mujer y del tratamiento previo al embarazo.

Cuidado con la aparición de cefaleas crónicas a lo largo del embarazo

«Si la mujer no suele sufrir migrañas, pero aparecen cefaleas durante el embarazo, que se presentan como un dolor sordo y constante desde que se despierta hasta que se acuesta y que afectan a todo el cráneo, hay que hacer unos análisis», advierte el especialista.

En estos casos, debería realizarse un análisis clínico y un examen obstétrico, de forma que se mida la tensión arterial en diversas posiciones para comprobar si se debe a una hipertensión arterial crónica, causante de posibles complicaciones vasculares: crisis de eclampsia (convulsiones), hematoma retroplacentario o toxemia gravídica. «En estos casos, nos encontramos con la patología del embarazo. Administramos vasodilatadores, cuyo efecto es acelerar el riego sanguíneo en la periferia, bajar la tensión arterial (a fin de mejorar la vascularización de la placenta y, por extensión, la alimentación del bebé) y evitar accidentes», explica. Así que, ten cuidado con la aparición de cefaleas, que son menos molestas que la migraña en lo que respecta a los síntomas, pero que pueden reflejar un problema vascular de fondo mucho más grave.

Consejos para prevenir los ataques de migraña

Para prevenir las crisis, pon más cuidado en tu higiene de vida, especialmente en el sueño y la alimentación, y realiza ejercicio físico regularmente. El ruido, la luz y el estrés pueden ser factores desencadenantes. Cada persona debe prestar mayor atención para controlar al máximo posible la llegada de las crisis. No dudes en dedicar más tiempo a descansar y acompaña tu embarazo de sesiones de relajación o de meditación.

I. Frenay

Fuentes:

- Entrevista a Marie, madre con migraña
- Entrevista al Profesor Bernard Hedon, ginecólogo y tocólogo, jefe de la unidad de nacimientos y patologías de la mujer del Hospital Universitario de Montpellier.

Otros contenidos del dosier: Migrañas

Comentarios

Artículos destacados

Trastorno bipolar: qué es
Trastorno bipolar: qué es

El trastorno bipolar, o lo que se conocía hace unos años como síndrome maníaco-depresivo o enfermedad maníaco-depresiva, ...

Vista cansada: a ti también te afectará
¿Hacer ejercicio durante la menstruación?
¿Cómo actuar ante una tormenta eléctrica?
Náuseas y vómitos en el enfermo de cáncer
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test