¿Cómo influye la obesidad en la relación de pareja?

Un estudio realizado publicado en Obesity Research por Jeffrey Sobal, Barbara S. Rauschenback y Edward Frongillo indica que los hombres obesos casados refieren menores niveles de felicidad debido a los problemas maritales, aunque las mujeres casadas con sobrepeso sí que son más felices que sus compañeras no obesas. Parece que los hombres que ganaron peso tras la boda son menos felices que los que perdieron peso, pero con las mujeres ocurre lo contrario.

La salud mental en la persona obesa

La obesidad puede venir de la mano de la baja autoestima, distorsión de la imagen corporal y depresión. Problemas mentales que dificultan no solo el bienestar de la persona que las padece sino también de sus seres queridos y, como no, su pareja.

La depresión, en concreto, puede minar una relación de pareja. La persona que acompaña al depresivo siente que carga con todas las responsabilidades que debían de ser mutuas como la crianza de los hijos o la gestión financiera, a lo que además se suma el cuidado de su ser querido. En esta situación las discusiones se multiplican.

Las personas obesas pueden sentirse incómodas mostrando su cuerpo ante otra persona y esto hace que las relaciones sexuales no sean todo lo naturales y espontaneas que cabría esperar. Las personas disconformes con su cuerpo, sea por obesidad u otro motivo, prefieren mantener la ropa puesta o apagar la luz y no dejan que sus parejas acaricien ciertas partes de su anatomía. El otro tampoco puede relajarse, se siente como si cometiese un error con cada movimiento. En muchas ocasiones es difícil que termine confiando en que realmente atrae físicamente a su pareja, lo pone en duda continuamente y esto también afecta a la relación en otros aspectos.

Por ejemplo puede sufrir un continuo miedo a ser abandonado por otra persona que, según ellos, sea más atractiva. Esto se puede traducir en un problema de celos y en una necesidad de confirmar frecuentemente que son queridos, amados, deseados y que el otro está con ellos de plena voluntad.

Relaciones sexuales con obesidad

La obesidad no solo es un problema estético, va unida a dificultades en la salud de la persona y también afecta a la respuesta sexual. Ser obeso está unido a problemas circulatorios que podrían llevar a dificultades en la excitación; baja lubricación en las mujeres y disfunción eréctil en los hombres. Además la diabetes está más presente en la población obesa y esta enfermedad es causante de muchas disfunciones sexuales como la disfunción eréctil en los hombres y anorgasmia en las mujeres.

De acuerdo con un estudio francés publicado en 2010 de Nathalie Bajos, las mujeres obesas tienen más dificultades para encontrar pareja sexual que los hombres. También es curioso que refleja que las mujeres con sobrepeso utilizan menos anticonceptivos y esto se traduce en una mayor tasa de embarazos no deseados. El sobrepeso también implica debilidad muscular y ósea y dificulta enormemente muchas posiciones sexuales.

Es muy frecuente que las personas obesas presenten falta de deseo sexual, normalmente predispuesta por la baja autoestima y las dificultades anteriormente mencionadas.

Otros contenidos del dosier: Obesidad

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test