Osteoporosis: un riesgo que tendemos a ignorar

El término osteoporosis quiere decir, literalmente, "hueso poroso". Esta enfermedad hace que los huesos se fragilicen, con lo que aumenta el riesgo de fractura por traumatismos mínimos ocurridos en la vida cotidiana.

Dado que el envejecimiento de la población va acompañado de un aumento de la osteoporosis,-no sólo en las mujeres sino también en los hombres-- es hora de que ésta reciba la atención que se merece.

Una epidemia silenciosa

Al igual que los órganos, el hueso está formado por tejido vivo. A lo largo de la vida, el hueso se renueva (alrededor de 10% por año) gracias a un proceso conocido como remodelado óseo que comprende dos fases: una fase de destrucción ósea y una fase de formación ósea. Hasta los 25 años la formación supera a la destrucción. Es el tiempo de la formación del capital óseo. A partir de los 25 años  la formación y la destrucción se equilibran. Durante la menopausia, la formación no es suficiente: la destrucción supera a la formación y el capital óseo disminuye. A partir de un cierto estado de fragilidad del hueso se habla de osteoporosis.

Anualmente en el mundo, la osteoporosis causa más de 1,3 millones de fracturas de vértebras, muñeca o cadera en el mundo. Las más graves son las fracturas de cadera, ya que requieren cirugía la cual no es.siempre exitosa. Un 25 % de las personas que sufren este tipo de fractura fallecen en los seis meses siguientes y solamente entre un 30% y un 40% se recupera totalmente mientras que el resto queda en situación de dependencia.a la hora de realizar las actividades cotidianas.

De acuerdo al informe The Global Economic and Healthcare Burden of Musculoskeletal Disease de la Organización Mundial de la Salud, en 1990 se produjeron aproximadamente 1,7 millones de fracturas de cadera relacionadas con la osteoporosis .Los cálculos para el año 2050 elevan el número a 6 millones.

La importancia de la detección y los controles periódicos

La detección y el diagnóstico de la osteoporosis se hace con un examen llamado densitometría ósea. La densitometría ósea también se utiliza para calcular el riesgo de fractura. El examen es no invasivo, indoloro y no requiere preparación. La persona se acuesta en una cama y recibe una radiación mínima (diez veces menor que la necesaria para una radiografía de pulmón y menos que la exposición de un día a la radiación natural. Por lo general, la densitometría se realiza en las caderas y la columna vertebral lumbar (2).

Incrementar el capital óseo a lo largo de la vida

Una alimentación equilibrada y la práctica regular de actividad física permiten conservar y reforzar el capital óseo. Durante la fase de crecimiento óseo, el aporte de calcio permite reforzar los huesos y disminuir el riesgo de fracturas a lo largo de la vida. El capital óseo más importante se genera en la infancia.

En la edad adulta el aporte de calcio permite compensar su pérdida natural debida al remodelado óseo (además de la producida por los embarazos y el amamantamiento)

En la menopausia, la disminución de hormonas (estrógenos) acelera la perdida ósea. Algunas mujeres pierden hasta 2.5% de masa ósea por año durante los primeros cinco años que siguen al inicio de la menopausia, razón por la cual los huesos pierden solidez y se hacen menos resistentes a las fracturas.

Además como el metabolismo y, como consecuencia, la absorción del calcio, se hace menos eficazmente, se recomienda tomar suplementos de calcio y vitamina D. Por otro lado, la mala alimentación, común en las personas de la tercera edad, también afecta negativamente la masa muscular, reduciendo la fuerza y la capacidad de mantener el equilibrio.

La actividad física ayuda a mantener la masa ósea y el buen estado muscular, con lo que se disminuye el riesgo de caídas y, por lo tanto, de fracturas. El ejercicio con impacto, como caminar o correr es más aconsejable que la natación o la bicicleta. Se recomienda también una exposición diaria al sol de aproximadamente 10 minutos para ayudar a la síntesis de la vitamina D, necesaria para la fijación del calcio en los huesos.

Fuentes:
Imserso. Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG)
Sociedad Radiológica de Norteamérica

D. Bême, E. Estrada

Otros contenidos del dosier: Osteoporosis

Comentarios

Artículos destacados

Cómo se trata el pitido en los oídos
Cómo se trata el pitido en los oídos

Los acúfenos o tinnitus consisten en la percepción de ruidos o zumbidos más o menos intensos que, por lo general, aparecen ...

Los tipos de endometriosis
Los síntomas de la endometriosis
¿Por qué el sol nos hace estornudar?
Las causas de la halitosis matutina
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test