¿Es malo dormir con nuestra mascota?

Aunque los especialistas en psicología animal han tratado de evitar que los dueños de perros, gatos y otras mascotas los humanicen, existe un porcentaje de la población a nivel mundial que ha decidido compartir  la recámara con su mascota a la hora de dormir.

Quizá esto no parezca algo anormal para las nuevas generaciones que incluso, han conformado estructuras familiares distintas  mediante el modelo de los gathijos y perrhijos, tan sólo datos dados a conocer por el  Consejo Nacional de Población (Conapo) en México,  desde  inicios de los años 2000 a la fecha, las parejas jóvenes han preferido adoptar mascotas que tener hijos, llevándoles a compartir espacios tan íntimos como el dormitorio.

Factores de riesgo: 

Aunque los riesgos de  dormir con nuestra mascota en cuestión de salud son bajos, no se deben perder de vista aspectos muy importantes, como la higiene del animal y los padecimientos del propietario, pues este tipo de prácticas son poco recomendables para gente que sufre de alergias al  polvo, y al pelo de gatos y perros.

Sin embargo, el Médico Veterinario Zootecnista, Óscar Méndez Altamirano, considera que la selección de razas como el Xoloitzcuintle, Airedale Terrier o Border Collie cuyo pelo tiene el mismo ph que el de un humano; con bañarlo mínimo cada 15 días y la desparasitación adecuada, podría hacer más llevadera este tipo de convivencia, pues de esa forma se evitaría desarrollar afecciones en la piel, vías respiratorias y padecimientos como la parasitosis.

Otro aspecto importante, es que el dueño logre entender que el comportamiento de los animales resulta impredecible, por lo cual Méndez  enfatiza que los gatos son  compañeros inapropiados para dormir, pues su carácter voluble los lleva a inquietarse con los movimientos involuntarios de su amo, al cual terminan  por rasguñar o morder provocándole pequeñas heridas que pueden infectarse.

Por el contrario, los perros se adaptan más al ciclo del sueño de los humanos, ya que  incluso logran sincronizar sus horarios de necesidades fisiológicas como ir al baño; pero hay que tener cuidado con razas nerviosas como los Chihuahua, pues difícilmente dejará dormir en paz a su dueño.

Beneficios:

Al igual que el Veterinario Óscar Méndez, el Licenciado en Enfermería, Raúl Osvaldo Bazán Rodríguez, asegura  que dormir con una mascota tiene más puntos positivos que negativos. Uno de ellos es el fortalecimiento de sistema inmunológico, pues se crean más anticuerpos tanto en niños como en adultos.

La conexión emocional lograda entre humanos y perros se hace más cercana cuando hay una pérdida familiar, por ello, dormir con nuestra mascota cuando se está en un proceso de duelo es una herramienta eficaz para contrarrestar  la depresión.

La inclusión de un compañero canino en la cama al momento de dormir,  ha demostrado en pacientes con infecciones respiratorias leves, pero recurrentes e incluso enfermos con neumonía, una mejoría en su estado de salud, debido a que mientras los humanos oscilamos entre los 36 grados, los perros alcanzan una temperatura natural de 38.5, que impide una recaída por enfriamiento.

Aspectos a tomar en cuenta

Antes de llevar a dormir a tu mascota hasta tus aposentos  verifica los siguientes consejos que nos brindaron ambos especialistas en salud:

Ubicación de la habitación: Si tu cuarto da hacia la calle, dormir con un cuadrúpedo que se alerta ante la llegada de presencias ajenas a su hogar  no será lo más placentero, pues estarás envuelto entre ladridos y gruñidos todo el tiempo.

Insomnio: Las fases del sueño en los perros  a veces son más cortas que las de los humanos, por ello resulta compleja la compañía de razas nerviosas al dormir si se padece de insomnio, pues hasta el más ligero movimiento nos distraerá de nuestro objetivo principal que es un sueño reparador.

Alergias: Asegúrate de no padecer procesos alérgicos  que puedan poner en riesgo tu salud.

Desparasítate y desparasítalo: Aunque es menos viable la transmisión de enfermedades de humano a mascota, existe la posibilidad de que suceda, así que desparasitarse  ambos es primordial. Realizarlo cada 4 o 6 meses es la forma más adecuada de llevarlo a cabo.

Disfruta a tus mascotas sin miedo, no por nada se ganaron el mote de “el mejor amigo del hombre” y formaron parte importante del proceso civilizatorio de la humanidad a través de su domesticación.

FUENTES:

Óscar  Méndez Altamirano, Médico Veterinario Zootecnista,

Raúl Osvaldo Bazán Rodríguez, Enfermero

Consejo Nacional de Población (Conapo)

Otros contenidos del dosier: Zoonosis

Comentarios

Artículos destacados

Las causas de la halitosis matutina
Las causas de la halitosis matutina

No falla, cada mañana te levantas con mal aliento. ¿Por qué nos despertamos con mal aliento? ¿De dónde proviene esa...

El por qué de la fiebre
Comida basura después de salir de copas
Síntomas y remedios para el "jet lag"
Sangrados en la menopausia: qué los causa
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test