Ginkgo biloba

Nombre científico: Ginkgo biloba
Nombre común: ginkgo, árbol de los cuarenta escudos
Nombre inglés: ginkgo, maidenhair tree
Clasificación botánica: familia de las ginkgoácaceas  (Ginkgoaceae)
Formas y preparaciones: cápsulas, comprimidos, ampollas, tinturas madre, extractos líquidos, tisanas, decocciones

Propiedades medicinales del ginkgo

Uso interno

Favorece la circulación sanguínea: acción anticoagulante, antiagregante (impide la formación de trombos o coágulos), vasodilatadora (facilita la dilatación de los vasos sanguíneos). Refuerza las funciones cerebrales, principalmente en caso de demencia senil: estimula la memoria, ayuda a la concentración y al razonamiento.
En Asia, las hojas de ginkgo se utilizan en decocción para calmar las afecciones respiratorias como el asma o la bronquitis (efecto expectorante y sedante) y también como vermífugos. En cuanto a las semillas, sirven para preparar remedios contra los trastornos urinarios.

Uso externo

Ayuda a la cicatrización de úlceras, equimosis, quemaduras (cataplasmas de hojas trituradas en las lesiones). Muchos cosméticos anti-edad utilizan el ginkgo como base, por su acción protectora y reparadora en la piel (efectos antioxidantes, antinflamatorios y estimulantes), sobre todo en caso de cuperosis.
En Asia, las hojas se utilizan también para realizar cataplasmas y curar los sabañones.

Indicaciones terapéuticas habituales

Trastornos relacionados con una insuficiencia circulatoria periférica arterial, venosa y capilar: arteritis, piernas pesadas, varices, edemas en las piernas, hemorroides, enfermedad de Raynaud.

Otras indicaciones terapéuticas demostradas 

Trastornos relacionados con una insuficiencia circulatoria cerebral: pérdida de memoria, disminución de la concentración, vértigo, dolor de cabeza, pérdida de audición, zumbidos, acúfenos, demencia senil, Alzheimer (en fase inicial).

Historia del uso del ginkgo en fitoterapia

El ginkgo biloba es un árbol fuera de lo común; a menudo se le denomina “fósil vivo” ya que su aparición data de antes de la era de los dinosaurios y pertenece a una de las especies arborícolas más antiguas que se conocen. Originario de Asia, sus frutos se utilizan en China y Japón desde hace siglos como alimentos y medicamentos. En el siglo XVIII se introduce en Europa y en el continente americano. Es muy apreciado por sus cualidades ornamentales, su extrema longevidad (puede vivir al menos 1000 años) y su destacada resistencia (fue el único árbol que resistió a las radiaciones de la bomba de Hiroshima). El árbol de los cuarenta escudos sedujo igualmente a los occidentales por sus propiedades medicinales. Hoy en día, se cultiva principalmente, en Asia, Estados Unidos y el suroeste de Francia; la industria farmacéutica lo utiliza en numerosos medicamentos  y complementos destinados a aliviar los trastornos circulatorios y a mejorar la memoria.

Descripción botánica del ginkgo

Aunque no lo parezca, ya que sus hojas no son perennes, el ginkgo biloba es una conífera. Puede alcanzar hasta 40 metros de altura, adopta una forma muy ostentosa y se cubre de hojas parecidas a pequeños abanicos, que van desde el verde claro al amarillo dorado en otoño. Se trata de una especie dioica, con árboles hembra y macho. Solamente los árboles hembra tienen frutos (pequeñas bayas amarillas de aproximadamente 3 cm con un núcleo comestible) que, una vez maduros, desprenden un olor desagradable.

Composición del ginkgo

Partes utilizadas

En Occidente se utilizan principalmente las hojas (frescas o secas) que concentran el máximo de principios activos. En Asia también se utilizan las semillas.

Principios activos

Principalmente flavonoides (antioxidantes) y lactonas terpénicas (ginkgólidos y bilobálidos) que mejoran la circulación sanguínea.

Uso y posología del ginkgo

Dosificación

Los numerosos medicamentos existentes a base de ginkgo (cápsulas, comprimidos o  soluciones bebibles) contienen generalmente la misma concentración de principios activos: extracto de ginkgo estandarizado a 24% de flavonoides y 6% de ginkgólidos y bilobálidos. Se recomienda ingerir de 120 a 240 mg de extracto normalizado al día, en 2 o 3 tomas, acompañado de agua y en el momento de las comidas.

Entre las otras formas no estandarizadas (con principios activos en dosis menores), podemos distinguir:

  • Extractos hidroalcohólicos (tintura madre): de 20 a 40 gotas reducidas en agua, 3 veces al día.
  • Infusiones y decocciones. Utilizar de 20 a 40 g de flores frescas o de 2 a 3 cucharaditas de flores secas por litro de agua. Beber una taza 2 o 3 veces al día en caso de problemas circulatorios. Si se aumenta la dosis a una cucharadita por taza, la tisana será también un tratamiento vermífugo.

Precauciones de empleo del ginkgo

Debido a sus propiedades anticoagulantes, es conveniente adoptar una actitud prudente cuando decidimos seguir un tratamiento de ginkgo biloba. Leer atentamente los prospectos de los productos, no aumentar las dosis recomendadas y consultar con el médico o farmacéutico. 

Contraindicaciones

Las mujeres embarazadas o en período de lactancia no deben consumirlo. Tampoco los hemófilos y las personas que deban someterse a una intervención quirúrgica (riesgo de hemorragia) o los epilépticos (riesgo de convulsiones).

Efectos secundarios

Ingerido por vía oral puede ocasionar en determinadas ocasiones ligeros dolores de estómago, náuseas, diarrea, dolor de cabeza o reacciones cutáneas (picores, urticaria).

Interacciones con plantas medicinales o complementos alimenticios

No combinar con otras plantas que tengan la propiedad de favorecer la circulación sanguínea (ajo, árnica, ginseng, salvia, haba tonka, meliloto, etc.).

Interacciones con medicamentos 

No combinar con medicamentos anticoagulantes o antiagregantes, como la aspirina o antinflamatorios no esteroideos (sobre todo el ibuprofeno). El ginkgo biloba puede igualmente reducir la eficacia del omeoprazol (contra las úlceras gástricas) y de los tratamientos anticonvulsivos. Por último, es posible que interaccione con antidepresivos (aumento del efecto sedante). 

Opinión médica

Virtudes reconocidas

El ginkgo biloba facilita y mejora la circulación sanguínea arterial, venosa y capilar. Optimiza la oxigenación del cerebro, ralentiza el envejecimiento celular, combate los trastornos de la memoria y supone un alivio para las personas que presentan síntomas relacionados con la demencia senil. Esta planta medicinal se recomienda especialmente a las personas mayores.

Advertencia

Para que resulten eficaces, los remedios a base de ginkgo deben tomarse durante al menos tres meses. Si al principio del tratamiento, se manifiestan efectos secundarios (dolor de cabeza, trastornos digestivos o cutáneos) se aconseja reducir las tomas. Tras una estabilización, podremos aumentar progresivamente las dosis hasta recuperar la posología normal. En caso de duda, consulta con tu médico o farmacéutico.

Investigación científica sobre el ginkgo

Tras haber demostrado que el ginkgo es muy efectivo para mejorar la circulación de la sangre, sobre todo a nivel cerebral, y aliviar los trastornos relacionados con el envejecimiento, las investigaciones se orientan ahora hacia la enfermedad de Alzheimer y la degeneración macular asociada a la edad.

Fuentes:

Paul Schauenberg, Ferdinand Paris, Guide des plantes médicinales, Ediciones Delachaux et Niestlé 2010.
Collectif, Encyclopédie des plantes médicinales, ediciones Larousse.

Otros contenidos del dosier: Guía de plantas medicinales

Comentarios

Artículos destacados

Las causas de la halitosis matutina
Las causas de la halitosis matutina

No falla, cada mañana te levantas con mal aliento. ¿Por qué nos despertamos con mal aliento? ¿De dónde proviene esa...

El por qué de la fiebre
Comida basura después de salir de copas
Síntomas y remedios para el "jet lag"
Sangrados en la menopausia: qué los causa
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test