Consejos para el cuidado íntimo

A muchas mujeres les molesta el olor o las secreciones naturales de la vagina, lo que a veces las lleva a adoptar hábitos higiénicos excesivos o poco adecuados. Para evitar perturbar el equilibrio de la flora, sigue los consejos de Doctissimo.

Higiene íntima: ¡que no sea en exceso!

Es aconsejable lavarse una o dos veces al día, pero evita hacerlo por dentro, ya que podrías destruir la flora vaginal y aumentar el riesgo de infecciones. Las duchas vaginales, tan comunes hasta hace algunos años, están prohibidas. La higiene íntima debe ceñirse a la zona de la vulva, que comprende los labios, el clítoris y el llamado vestíbulo vaginal (la hendidura entre los labios menores). Lavarse con demasiada frecuencia, es decir, más de dos veces diarias, daña la capa hidrolípida protectora de la piel. El uso de productos antisépticos y antibacterianos se desaconseja porque pueden favorecer las infecciones. Y después de cada lavado, es importante secarse bien la zona íntima para minimizar la humedad.

Recuerda que las prendas muy apretadas y la ropa interior sintética favorecen la humedad y la maceración, condiciones propicias para la proliferación de bacterias. Mejor elige prendas de fibras naturales, como la seda o el algodón.

Los productos para la higiene íntima

Los productos adaptados a la higiene íntima se venden en las grandes superficies comerciales y en las farmacias. Antes de comprarlos hay que verificar que respeten el equilibrio de la zona, es decir, que tengan un PH cercano a cinco. Algunos productos se adaptan a las mujeres sensibles y contienen sustancias calmantes. Las toallitas refrescantes íntimas están muy difundidas pero no deben utilizarse sistemáticamente. Tampoco se aconsejan los productos agresivos con jabón, colorantes o perfumes. Y no es conveniente disimular el olor con desodorantes, ya que fragilizan las mucosas y pueden provocar sensación de quemazón.

Situaciones particulares

Durante la regla, no olvides cambiarte las compresas y los tampones cada cuatro horas. Cambia también los salvaslip cuando estén húmedos, no hacerlo favorece la proliferación de bacterias. Las relaciones sexuales se desaconsejan durante estos días, porque la zona es más vulnerable a las infecciones.

Durante las relaciones, tú y tu pareja debéis tener las manos limpias para no transmitiros microbios mutuamente. Después, es aconsejable lavarse con agua o con algún producto especial para esta zona. Si practicas sexo anal y luego genital, lávate entre uno y otro para no arrastrar a la vagina los gérmenes rectales. Tras las relaciones es aconsejable hacer pis para evitar que los gérmenes suban hacia la uretra.

S. Laîné

Otros contenidos del dosier: Higiene íntima

Comentarios

Artículos destacados

¿Cómo proteger músculos y articulaciones?
¿Cómo proteger músculos y articulaciones?

Las articulaciones y los músculos son junto a los huesos la base del complejo engranaje de nuestro cuerpo. Gracias a ellos...

¿Cómo se previene la influenza?
Obesidad y sobrepeso
Osteoporosis: huesos fuertes ya
Cáncer de mama, haz tu parte
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test