Esponjas marinas: otra alternativa a los tampones y las copas menstruales

¿Qué es la esponja marina?

La esponja marina es una especie de planta (existen más de 4.000 especies) que crece en colonias en el fondo del mar Mediterráneo y en el Atlántico. Pero tranquila, las esponjas utilizadas para este fin pasan por un proceso de limpieza, desinfectado y secado antes de salir al mercado. 

Foto: Soft-Tampons

¿Qué tipos de esponjas existen?

Existen dos tipos de esponjas: la esponja marina natural y la sintética (desechable). Por otro lado, existen las esponjas vaginales que, impregnadas con espermicida  sirven de anticonceptivo, aunque no son muy seguras.

Esponja de mar: ventajas e inconvenientes:

Esta alternativa tiene multitud de ventajas. Aunque tengan un aspecto áspero, cuando se humedecen se vuelven suaves y flexibles. Tienen una gran capacidad de absorción, pueden durar de 3 a 8 horas. Además, ¡son reutilizables! Cuando llega el momento de cambiarlas, basta con lavarlas bien con agua y ¡listas! El periodo de uso de las esponjas marinas puede llegar hasta los 6 meses aunque también existen esponjas sintéticas que sí son desechables.

Ventajas:

  • No contienen dioxinas ni fibras sintéticas.
  • Son más económicas que los productos convencionales.
  • Se  pueden mantener más tiempo dentro de la vagina (hasta 8 horas).
  • Son 100% biodegradables
  • Son antialérgicas.
  • Facilitan las relaciones sexuales durante la menstruación ya que se adaptan muy bien a las paredes de la vagina, evitando manchar a la pareja.
  • Son cómodas, sencillas y prácticas.

Inconvenientes:

  • En el caso de las esponjas sintéticas, no existe mucha diferencia de precio con el resto de productos.
  • El lavado de las esponjas puede resultar incómodo o molesto.

¿Cómo se utilizan las esponjas vaginales?

Su método de utilización es tan simple como el resto de los productos empleados para la regla.

  1. Mojar la esponja, escurrirla y apretarla para conseguir el tamaño deseado antes de introducirla en tu vagina. En caso de sangrar mucho, puedes emplear dos esponjas.
  2. Extraerla es muy fácil. Tienes que localizar la esponja y extraerla con cuidado. Hay algunas que vienen con un agarre para sacarlas mejor, en caso contrario, recomendamos que cosas un hilo o seda dental.
  3. La limpieza es muy importante con este producto. Hay que lavarlas bien con jabón suave y natural y nunca con agua muy caliente ya que estropearía la flexibilidad de la esponja. 

¿Quién puede utilizarlas?

Todas las mujeres que estén interesadas. También las mujeres que hayan tenido ya hijos.

Si la esponja es muy grande, siempre puedes cortarla y hacerla más pequeña.

Otros contenidos del dosier: Menstruación

Comentarios

Artículos destacados

Ganchillo para combatir el estrés
Ganchillo para combatir el estrés

Hacer punto, calceta o ganchillo, se consideraba hasta hace poco una actividad anticuada y reservada para nuestras abuelas,...

Cómo se contagia la meningitis
Convivir con un familiar con síndrome de Down
Vivimos más, pero no mejor
La endometriosis en 6 preguntas
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test