Consejos para un beso perfecto

Las caricias de los labios, la lengua e incluso los dientes durante un beso hacen que en éste participen el sentido del gusto, el tacto y el olfato. Se trata de un momento de intimidad casi siempre inolvidable, ¿quién no recuerda su primer beso?

Gesto de intercambio ineludible

La boca es una de las zonas más inervadas del cuerpo. Por ello, un beso puede suscitar reacciones muy agradables y emociones excepcionales. Besar permite conocer mejor al otro y compartir emociones recíprocas; también constituye un importante preliminar erótico. Sin embargo, ojo con sistematizar el beso, muchas mujeres odian que los hombres perciban el beso como una invitación al sexo únicamente, en lugar de vivirlo como un momento de placer en sí. Muchas terminan evitando los besos, a fin de frenar el entusiasmo del compañero…

Puede haber besos sin coito, pero lo contrario puede interpretarse como un límite en el intercambio carnal, en el cual deberían participar todos los sentidos.

La versatilidad del beso

El beso no ha de ser necesariamente profundo para que sea placentero. No hace falta convertirlo en una sesión de espeleología… Un simple contacto de los labios o un mordisco tierno pueden servir. Como gesto erótico, el beso puede darse sobre cualquier parte del cuerpo del amante, sobre la nuca, las orejas, el cuello… Grandes seductores, los vampiros no se equivocaban: el cuello cuenta con zonas nerviosas insospechadas. También el lóbulo de la oreja es una zona muy evocadora. Oír de cerca el aliento de la pareja puede multiplicar la excitación. Sin contar con las palabras susurradas al oído: dulces o subidas de tono, siempre resultan excitantes.

Tras haber recorrido las mejillas, los ojos y la comisura de los labios, el amante puede regresar a la boca, que podrá besar tiernamente. La lengua ha de recorrer los labios de la pareja, sin prisa, aprovechando cada instante…

Aunque siempre debe primar la improvisación, hay hábitos que es mejor evitar para no espantar al otro. Descúbrelos:

  • Verifica tu aliento. Evita comer alimentos como el ajo y la cebollas, así como especias exóticas picantes o muy fuertes.
  • No tengas demasiada prisa. La lengua debe combinar flexibilidad y firmeza. Déjate llevar, ¡qué diablos!
  • Aunque se te haga la boca agua, evita que tu pareja se ahogue en un intercambio demasiado húmedo.
  • No beses de manera rutinaria. Un beso dado sin ganas no será bien acogido.
  • Asegúrate de que los labios y la lengua no estén demasiado blandos o relajados. Los besos a lo calamar pueden enfriar a más de uno.

¿Tienes más claro cómo dar un buen beso? No tengas miedo, un beso dado con cariño es prácticamente ¡infalible!

D. Bême

Otros contenidos del dosier: El arte del beso

Comentarios

Artículos destacados

Himen: lo que debes saber
Himen: lo que debes saber

La pérdida de la virginidad da lugar a muchas preguntas entre los adolescentes. La primera relación sexual produce temores...

Matrimonios sin sexo, ¿es posible?
Vulva: lo que necesitas saber
La vagina: preguntas frecuentes
La función de los labios menores
¿A qué estás dispuesta para salvar tu...

Tu relación parece una montaña rusa con más caídas que subidas. Discutís todos los días. Por cualquier tontería,...

Hacer otros Test