Orgasmo: disfrutar sin trabas

La palabra "orgasmo" viene del griego argan que significa "hervir de ardor" En el siglo XVIII, "irritación, histeria" era el primer significado, y "erección", el segundo.

Un origen fantasmagórico

Experiencia física y psíquica, el orgasmo es objeto de estudios que, aunque científicos, llegan a conclusiones diferentes según las hipótesis de partida, las metodologías y los enfoques sobre la sexualidad de hombres y mujeres.

Liberación de agresión, identificación con el otro, pérdida de control, sucedáneo de parto, éxtasis o locura, todas las calificaciones valen cuando se habla del orgasmo. Psicoterapeutas, médicos, y otros científicos despliegan una colección poética e infinita.

¿El orgasmo es,como lo afirma el psicoanalista Jacques P. Birouste, una especie de desplazamiento, un ´´arrebato´´ que parcela al individuo en ´´puertas del cuerpo´´ o zonas erógenas?

¿Uno, dos o tres orgasmos?

¿Las mujeres pueden tener uno, dos o incluso tres o cuatro orgasmos? ¿No tener un orgasmo es un signo de neurosis? Freud separaba el orgasmo vaginal y el clítorideano, hablando del primero como de un estadio infantil y del segundo, como el de la madurez. * Masters y Johnson, exactamente al revés, consideraban que solo existía un orgasmo y que la separación freudiana era un análisis machista de la sexualidad femenina según el cual para acceder a un verdadero orgasmo hace falta la intervención masculina.

Regresando en 1960 a los estudios psicoanalíticos y biológicos sobre la sexualidad, Françoise Dolto, por su parte, habla de cuatro orgasmos: clitorideano, clitórido-vulvar, vaginal y útero anexial. Este último es, según ella -- y, a diferencia del orgasmo de clítoris--, la realización inconsciente de todos los otros, acompañado de pérdida de conciencia durante unos segundos, lo que sólo es perceptible por el compañero.

El punto G: ¿Mito o realidad?

Tras la clarificación biológica de la existencia de un orgasmo único que emana del cerebro, accesible a este por la estimulación de diversas zonas erógenas, la mirada de los sexólogos se ha centrado en la experiencia subjetiva del individuo. Las mujeres distinguen de forma muy precisa lo que podría llamarse el orgasmo clitoridiano vulvar del orgasmo vaginal profundo. Uno es a menudo definido como inmediato, exacerbado y puntual. El otro está relacionado con el famoso "punto G" (que se encuentra en la cara anterior de la vagina, cerca de su entrada), cuya única incógnita tiene que ver con su capacidad para generar placer y no con su existencia, demostrada científicamente.

Para algunos, toda la pared vaginal anterior es erógena. El orgasmo ligado al punto G sólo aparece después de varios minutos de estimulación de la vagina y proporciona un placer más "difuso". La calidad del placer y la jerarquía entre los dos tienen poco que ver con la ciencia y dependen principalmente de las fantasías y percepciones de cada uno.

En cuanto a si las mujeres más clitoridianas tienen más miedo de ser dominadas; las más vaginales son más femeninas y si cada "categoría" tiene comportamientos diferentes, nada se sabe con seguridad... El sexoanalista Claude Crépault considera, apoyándose en estudios biológicos y psicoanalíticos, que cada uno de los tipos de orgasmo podría ayudar a satisfacer necesidades psico-afectivas específicas.

Eyaculación y placer en el hombre

Durante mucho tiempo se ha considerado que una de las principales diferencias entre la sexualidad masculina y la femenina estaba relacionada con la diversidad del orgasmo femenino y la simplicidad del masculino. La eyaculación en el hombre equivalía a un orgasmo, y este era más o menos siempre igual. En la actualidad, los estudios más detallados y las representaciones menos estereotipadas sobre la sexualidad masculina han mostrado que los orgasmos masculinos son también variados. Su funcionamiento sería mucho menos mecánico de lo que se creía.

Por lo tanto, una eyaculación demasiado rápida o demasiado tardía en comparación con el deseo del hombre le puede causar no sólo una verdadera frustración, sino también fluctuaciones importantes en la intensidad del orgasmo. El delicado equilibrio entre control físico y abandono puede ser tan difícil de alcanzar para los hombres como para las mujeres. Contrariamente a la sabiduría popular, no depende solo de la mecánica biológica.

El orgasmo anal

El área alrededor del ano cerca de la próstata es extremadamente erógena para muchos hombres. Por lo tanto el orgasmo por esta vía está a su alcance.

En cuanto a las mujeres, el sexo anal puede ser para ellas, de acuerdo a testimonios recibidos por los psicoterapeutas, una de las únicas maneras de llegar a un disfrute al que no tienen acceso por vía vaginal. Estas mujeres se creían frígidas hasta que pudieron experimentar un orgasmo anal. Parecería que a veces ciertas zonas erógenas vaginales serían más fáciles de alcanzar a través del ano. La presión del pene estimularía estas áreas.

Recursos para aumentar el placer

Como sugería Reich, ¿habría que buscar técnicas psicoterapéuticas para "entrenar" a la persona para el orgasmo? En cualquier caso, para alcanzar orgasmos más "satisfactorios", parece que el hombre debe aprender a controlar su sexo y la mujer, a entregarse a su placer.

Algunos hombres utilizan un anillo para el pene que mejoraría la función eréctil o retardaría la eyaculación, pero su efecto puede ser negativo para la uretra y los cuerpos cavernosos del pene. Además, el efecto positivo no se ha demostrado científicamente.

Algunas mujeres, por su parte, utilizan vibradores para aprender a relajarse.

Las anorgasmias parecen tener relación con las fantasías y las fobias de cada uno. Una mayor atención al imaginario erótico, vínculo secreto entre la personalidad y la conducta sexual, ¿no sería la mejor puerta de entrada a orgasmos más plenos?

A. Souyris

*Masters y Johnson fueron los primeros en estudiar la sexualidad humana en el laboratorio.

Otros contenidos del dosier: Orgasmo

Comentarios

Artículos destacados

Los tipos de píldoras anticonceptivas
Los tipos de píldoras anticonceptivas

Doctissimo hace un repaso a las diferentes generaciones de este tipo de anticonceptivo oral. Píldoras de primera, segunda,...

Los desórdenes del clítoris
Rejuvenecimiento vaginal: técnicas sin cirugía
Conversaciones sexuales en la pareja
Himen: lo que debes saber
¿A qué estás dispuesta para salvar tu...

Tu relación parece una montaña rusa con más caídas que subidas. Discutís todos los días. Por cualquier tontería,...

Hacer otros Test