Consecuencias de 50 sombras de Grey

Efectos comunes a las novelas eróticas

50 sombras de Grey y su gran estrategia de marketing han permitido que millones de mujeres en todo el mundo se animaran a leer novela erótica y no solo eso, sino que también hablaban de ello y comentaban lo que les había gustado y lo que no con sus amistades. Aún más beneficioso, ¡lo compartían con sus parejas! La normalidad que ha dado el éxito de esta novela al consumo de literatura erótica desde luego es de agradecer.

Pero la historia de Anastacia y Christian Grey no es mágica, aunque muchas personas se sorprendan del efecto que ha tenido sobre su libido y su vida sexual esto no es algo nuevo. La novela erótica, cualquiera que estimule al lector, tiene ese efecto beneficioso sobre la libido. Las personas aficionadas a la literatura erótica lo saben y de hecho precisamente estos lectores no suelen disfrutar de 50 sombras de Grey, que ha recibido muchas críticas literarias.

La novela erótica es un género bastante antiguo y podemos encontrar muchos ejemplos que además son auténticas joyas de la literatura, aunque no tengan tanto marketing como las sombras.

Al leer un relato con contenido sexual nuestro cerebro recibe estímulos a los que tiene que responder. El cerebro no distingue si estamos leyendo, imaginando o viviendo una situación y, al igual que viendo una película de terror reaccionamos con miedo por mucho que sepamos que es todo ficción, con un estímulo erótico el cuerpo también reacciona. La intensidad del estímulo no es tan grande como si lo estuviéramos viviendo, pero leyendo una buena novela erótica podemos percibir ciertas respuestas de excitación en nuestro cuerpo: el corazón se acelera, el ritmo respiratorio aumenta, notamos cierto cosquilleo… Todo depende por supuesto de lo metidos que estemos en la lectura, del contexto y de nuestra circunstancia particular, pero puede ocurrir.

Las personas que se exponen a estímulos eróticos habitualmente, aquellos que imaginan, fantasean, leen o visualizan escenas subidas de tono mantienen su cerebro alerta a ese tipo de estímulos, así son capaces de detectar lo erótico donde los demás no vemos nada. En cambio aquellos que se colocan en otro extremo y pasan mucho tiempo sin darle estímulos de ese tipo a su cerebro encuentran más dificultades en responder a ellos. ¡Pero todo es cuestión de práctica!

La lectura de 50 sombras de Grey o de cualquier otra novela erótica actúa como estímulo erótico y si nos gusta, nos engancha y lo leemos asiduamente nuestro cuerpo reacciona y la libido aumenta. Además la lectura erótica nos permite descubrir cosas de nosotros mismos, prácticas que no sabíamos que nos gustaba imaginar (o que nos gustaría llevar a cabo) y si sacamos partido y lo compartimos con nuestra pareja el beneficio se triplica.

Las consecuencias de imitar a Grey

“50 Sombras de Grey” no es solo una novela erótica, la gracia no está solo en que esté plagada de detalles sobre relaciones sexuales sino que explora en el mundo de BDSM; bondage, disciplina, sado y masoquismo.

La relación de los protagonistas no es de amor desde el principio, sino más bien de poder. El millonario y atractivo Christian Grey encandila a la inocente y virgen Anastacia y la introduce en el mundo del sado, teniendo relaciones que incluso hacen peligrar la integridad física de la chica. Esto hace que muchos especialistas se pregunten si las novelas pueden incentivar prácticas sexuales violentas.

Las casas de juguetes eróticos no han tardado en sacar kits especiales de 50 sombras de Grey que incluían antifaces, fustas, esposas y objetos destinados a la práctica del sado suave o el bondage y han tenido bastante éxito.

No parece que en general haya pasado de ahí, de incluir en las relaciones sexuales algunos objetos que antes no se nos hubieran ocurrido. Aunque en algunos casos el tema se ha ido de las manos, como en el de un hombre sueco que mató a su novia imitando una escena de la novela, podemos decir que es la excepción.

Por otro lado, estudios recientes de la Universidad de Michigan parecen indicar que, en comparación a las mujeres que no habían leído ninguna de las novelas, las lectoras de 50 sombras de Grey eran un 25% más propensas a recibir insultos durante las relaciones sexuales y un 34% a tener parejas sexuales con tendencias violentas. También encontraron correlación con un mayor consumo de alcohol y promiscuidad.

Otros contenidos del dosier: Perversiones sexuales y parafilias

Comentarios

Artículos destacados

Los tipos de píldoras anticonceptivas
Los tipos de píldoras anticonceptivas

Doctissimo hace un repaso a las diferentes generaciones de este tipo de anticonceptivo oral. Píldoras de primera, segunda,...

Los desórdenes del clítoris
Rejuvenecimiento vaginal: técnicas sin cirugía
Conversaciones sexuales en la pareja
Himen: lo que debes saber
¿A qué estás dispuesta para salvar tu...

Tu relación parece una montaña rusa con más caídas que subidas. Discutís todos los días. Por cualquier tontería,...

Hacer otros Test