Lo que no debe preocuparte si vas a perder la virginidad

Estar nervioso/a

A no ser que seas una persona particularmente tranquila, lo habitual es que ante la primera vez (de casi cualquier cosa) sientas nervios. Para sentirte mejor, procura que no vayáis al grano directamente, haced cosas divertidas y conocidas para ambos antes y no os obsesionéis demasiado con la penetración. Mantened la comunicación, es probable que tu pareja esté tan nervioso/a como tú pero no lo deje ver.

Que tu pareja lo note

Lo ideal es que tu pareja sepa que eres virgen, de esa forma puede entender que estés nervioso/a e ir un poco más despacio. Es muy improbable que el saber que nunca hayas tenido relaciones sexuales provoque rechazo en la otra persona (y si lo hace, quizás no es la mejor pareja para pasar esta experiencia). De todas formas, si decides no contarlo, la otra persona no puede asegurar de ninguna manera que seas virgen.

Que la chica sangre

O no sangre. El himen es una telilla con la que nacen las mujeres para proteger la vagina de las bacterias, algunas mujeres nacen sin él, otras tienen un himen flexible que aguantará varias penetraciones antes de romperse, otras lo han roto haciendo ejercicio y muchas ni siquiera sangran cuando se rompe. Si se sangra, generalmente se debe al himen, pero no duele en absoluto puesto que este no tiene nervios, que no sangre no significa nada en absoluto.

Que a la chica le duela

La primera vez no tiene por qué doler más que la decimoquinta (ninguna tiene por qué doler en absoluto). Se habla de dolor debido a la rotura del himen pero el himen no tiene sensibilidad, por lo tanto no tiene nada que ver. Cuando la penetración duele, generalmente se debe a que la chica se pone nerviosa y contrae la musculatura vaginal sin querer, el mismo miedo al dolor es el que provoca esos nervios. Olvida este mito y no dolerá.

Que el chico pierda la erección

O no la consiga. Para que una erección se produzca, es necesario estar tranquilo y excitado. En la primera vez es difícil estar tranquilo y a veces esos mismos nervios hacen que no podamos concentrarnos en los estímulos sexuales y tampoco nos excitemos, con lo cual es imposible que haya erección. Si te ocurre, entendedlo como algo normal, haced otras cosas que no necesiten erección y mañana será otro día. No le des importancia, si te angustias demasiado la próxima vez estarás aún más nervioso y volverá a ocurrir.

No llegar al orgasmo

Con solo conseguir hacer la parte mecánica del coito (introducir pene en vagina) no se logra el placer. Se necesita excitación, que puede verse afectada por los nervios, pero también una técnica que requiere práctica por parte de los dos, para adaptaros al otro y al movimiento. Pocas mujeres llegan al orgasmo la primera vez y a algunos hombres también les cuesta. Es cuestión de práctica y se puede disfrutar igualmente.

Lo que digan los demás

Cuando tengas tu primera relación sexual, con quién y en qué circunstancias solo te atañe a ti. Olvídate de lo que los demás puedan opinar. Si no confías en que tu pareja pueda ser discreta respecto a este tema, a lo mejor no es la persona ideal para tener esta experiencia tan importante para ti.

Eyacular rápido

Cuando un hombre se masturba, generalmente no está pensando en el tiempo que dura, de hecho suele estar muy dirigido al orgasmo. En la relación con otra persona quiere disfrutar del camino al clímax y además la sensación es mucho más intensa así que es muy normal que las primeras veces no pueda controlarlo. Practica en la masturbación y podrás ir alargando el tiempo en el coito.

Que no haya penetración

La virginidad es un concepto social que se supone que termina cuando se practica la penetración. Pero el sexo es mucho más que eso y si los nervios hoy no os han permitido penetrar, seguro que sí os permiten hacer otras cosas como sexo oral o masturbaros el uno al otro. No os preocupéis, esto hará que os conozcáis mejor y muy pronto podréis practicar el coito si os apetece.

Querer más

La adicción al sexo no tiene nada que ver con que te guste tener sexo. A casi todo el mundo le gusta el sexo ¡y muy pocas personas se hacen adictas! Es como cualquier otra cosa, hay gente adicta al café y mucha gente que consume y disfruta café. Que después de esta primera vez quieras más, es solo un signo de que te ha gustado.

Que no te guste

A veces la primera vez es un poco desastrosa. Suele pasar en casi todos los primeros intentos de hacer algo nuevo, ¿no? No le des mayor importancia, es muy divertido aprender y practicar y poco a poco todo será más relajado y placentero. Si hay algo en particular que no te ha agradado simplemente no lo repitas y céntrate en lo que sí te ha gustado.

Otros contenidos del dosier: Relaciones sexuales

Comentarios

Artículos destacados

Los tipos de píldoras anticonceptivas
Los tipos de píldoras anticonceptivas

Doctissimo hace un repaso a las diferentes generaciones de este tipo de anticonceptivo oral. Píldoras de primera, segunda,...

Los desórdenes del clítoris
Rejuvenecimiento vaginal: técnicas sin cirugía
Conversaciones sexuales en la pareja
Himen: lo que debes saber
¿A qué estás dispuesta para salvar tu...

Tu relación parece una montaña rusa con más caídas que subidas. Discutís todos los días. Por cualquier tontería,...

Hacer otros Test