¡La frustración sexual no es una fatalidad!

Frustración sexual en la mujer

"La frustración en femenino va de la mano del sentimiento de haberse perdido algo durante la relación" observa la sexóloga Valérie Doyen. No hay ningún problema en particular, ninguna disfunción sexual desde el punto de vista técnico: la erección y la lubricación están presentes. En la mayoría de los casos, la pareja suele ser atenta. En ningún momento han tenido que someterse a prácticas que no les gustaban.

¿Entonces qué ocurre? Es un sentimiento difuso. "Te quedas como con una sensación de una cita que no ha salido bien" responde nuestra experta. La relación sexual tiene lugar, pero sin dejar un sabor particular. No hay nudo en el estómago, ni una ráfaga de libido irresistible… La frustración está ligada a una falta, una ausencia de placer y muy a menudo de orgasmo. Como si la "mayonesa" no ligase, o una cierta alquimia…

Frustración sexual en el hombre

La libido masculina se manifiesta de manera diferente. "Suele estar relacionada con la frecuencia, no es suficiente” explica Valérie Doyen. "Me gustaría que hiciéramos el amor más a menudo” confiesa Eric. Las necesidades de los que se frustran están alrededor de 2 o 3 veces por semana. Para personas que están en una relación larga, la media de las relaciones disminuye hasta 5 o 6 veces al mes. Los intervalos son mayores.

Los hombres frustrados son más bien fácticos y carecen de una especie de "chispa" sexual. "No tiene tanto que ver con unas fantasías extravagantes, intercambios de pareja o sadomasoquismo, sino que falta un poco de fantasía” añade la sexóloga. Los hombres sueñan con salir de la cama, probar otras posturas, lencería sexy… 

Lo que se esconde bajo la frustración

La frustración es una señal que hay que tener en cuenta. "Ocurre cuando la pareja no se encuentra en consonancia, bien con respecto a la frecuencia, las prácticas o el erotismo” desvela Valérie Doyen. En efecto, cuando se escuchan ambas partes, parece que no falla nada, excepto el abismo que a veces nos separa a hombres y mujeres.

Estos problemas en la cama no son nuevos. Sin embargo, si cada vez hay más gente que se queja sobre la frustración también puede ser debido a la revolución sexual actual que parece estar en su apogeo y al derecho a gozar que todos tenemos. Si, como quieren hacernos creer, el mundo entero grita de placer, el hecho de no estar invitado a la fiesta puede llegar a ser insoportable. “Antes no había tantas consultas sobre frustración sexual, simplemente porque la sexualidad no estaba rodeada de tantas promesas de placer” relata nuestro experto.

Algunas pistas para resolverlo

Ninguno de los dos tiene la culpa, hay que plantear las diferencias, bien de funcionamiento sexual, bien de lo que se cree que debería de ser la sexualidad. Cada uno debe hacer su parte del camino que le lleve hacia el otro, “escuchar sus demandas y no dirigir, experimentar juntos y encontrar pistas únicas que funcionen para la pareja” aconseja Valérie Doyen.

  • Mejorar la comunicación

La frustración no es consecuencia de una disfunción mecánica, sino que tiene que ver con la relación. ¡Elegir el mejor momento es clave! “Necesitáis tiempo y disponibilidad mental” recomienda la sexóloga. El fin de semana, cuando los niños están en sus actividades, por ejemplo; también podéis organizar una cita romántica. Lo importante es que podáis hablar tranquilamente. Empezad por los puntos positivos “no me duele”, “me siento a gusto”… Y luego ¡compartid lo que os apetezca! Como una buena comida… La clave está en sacar a la luz los tabús y hablar de ellos sin complejos.

  • Dejarse guiar

Hombre o mujer, nuestro cuerpo, nuestras zonas erógenas y nuestros gustos son diferentes. Cada uno está un poco perdido con el mapa erótico del otro. Para conocerla mejor hay que explorar:

-Las caricias en espejo son una buena pista. Propón a tu pareja que te acaricie como le gustaría a él. “Este intercambio te va dar información sobre zonas erógenas, técnicas o intensidad que a él le gusta” asegura la sexóloga. ¡Y cambiad! De esta manera los dos podréis hacerle a la otra persona lo que acaba de descubrir sobre sus gustos. Si un hombre te acaricia mucho las nalgas, es sin duda una zona erógena para él, por ejemplo.

-Guiarlo durante el acto. Toma sus manos, da gemidos de placer cuando te guste, en fin, marcad el camino y daos pistas e información de lo que os gusta.

  • Atrévete con algunas pistas para vencer la frustración

Una cita sensual y afectiva sin penetración, lecturas eróticas, masajes sensuales… ¡Hay tantas pistas por explorar! Para más inspiración, descubre nuestras sugerencias de preliminares originales.

En el terreno de la sexualidad, comunicar no siempre es sencillo. Los tabús siempre están a la orden del día, tanto alrededor de los códigos de la virilidad como de la feminidad. Además, a los hombres, no siempre les resulta fácil hablar. A veces, consultar con un terapeuta sexual permite renovar pensamientos sobre la sexualidad que pueden bloquear que se llegue al placer. La frustración sexual no es una fatalidad, sino un síntoma que hay que descifrar, una oportunidad para volver a activar la libido e invitar a Eros a que lleve la voz cantante en vuestras relaciones.

C. Maillard

Otros contenidos del dosier: Relaciones sexuales

Comentarios

Artículos destacados

Matrimonios sin sexo, ¿es posible?
Matrimonios sin sexo, ¿es posible?

Aunque parezca algo extraño, hay parejas que no tienen relaciones sexuales en largos periodos de tiempo o incluso no las...

Vulva: lo que necesitas saber
La vagina: preguntas frecuentes
La función de los labios menores
¿Qué hacer si hay picor vaginal?
¿A qué estás dispuesta para salvar tu...

Tu relación parece una montaña rusa con más caídas que subidas. Discutís todos los días. Por cualquier tontería,...

Hacer otros Test