La primera relación sexual, mitos y dudas

El himen es una formación mucosa que obtura parcialmente el orificio vulvar de la vagina. Hay muchas formas de himen; la más frecuente es la que parece un croissant abierto hacia arriba. También está el que tiene forma anular entre otros. Tras la pubertad, cuando el himen aún está intacto, el borde comienza a verse festoneado. La parte profunda de los pliegues no afecta a la mucosa vaginal. La abertura espontánea del orificio del himen permite generalmente la introducción de un dedo pero no de dos. Sin embargo, existen tipos de himen muy tolerantes que permiten espontáneamente la introducción de dos dedos.

La ruptura del himen sin dolor y sin hemorragia

La ruptura del himen va generalmente acompañada de sangrado. Esta hemorragia es variable pero raramente importante. Si el himen es tolerante y no se rompe puede que no haya sangrado. La ruptura suele ser dolorosa aunque ésta depende mucho de la suavidad del compañero.

Si la primera relación sexual es dolorosa no es sólo a causa de la ruptura del himen sino también debido al roce en seco de las mucosas sexuales cuando el compañero no se ha tomado el tiempo de acariciar la zona íntima para que haya lubricación.

Por otra parte, el estiramiento del orificio vulvar durante la primera penetración también suele ser doloroso. En efecto, la parte externa de la vagina es cutánea, por lo que es menos flexible que la parte interna, que es mucosa. Por eso la penetración sexual durante la primera relación es a menudo un poco más difícil que las siguientes.

¿Se puede diagnosticar una ruptura del himen?

El himen puede romperse fuera de una relación sexual, por ejemplo durante un traumatismo directo y violento. Pero estas rupturas son raras puesto que el himen está situado muy profundamente y protegido por los labios mayores y menores. Contrariamente a las ideas preconcebidas, la introducción de un tampón no puede romperlo.

El diagnóstico de ruptura del himen es bastante sencillo de realizar. Recordemos que hay hímenes intactos que sin embargo han sido atravesados por un pene o por dos dedos. No obstante, está prohibido verificar la virginidad de un tercero si no es por razones médicas. Incluso en el caso de los menores existe el secreto médico. El examen para comprobar la virginidad sólo puede solicitarlo la paciente y el resultado sólo lo recibirá ella. En cuanto a si se puede reparar un himen roto, la respuesta es sí. La intervención es sencilla y consiste en quitar la parte cicatrizada y suturar las dos partes avivadas.

Dr. O. Chevrant Breton

Otros contenidos del dosier: Relaciones sexuales

Comentarios

Artículos destacados

Los tipos de píldoras anticonceptivas
Los tipos de píldoras anticonceptivas

Doctissimo hace un repaso a las diferentes generaciones de este tipo de anticonceptivo oral. Píldoras de primera, segunda,...

Los desórdenes del clítoris
Rejuvenecimiento vaginal: técnicas sin cirugía
Conversaciones sexuales en la pareja
Himen: lo que debes saber
¿A qué estás dispuesta para salvar tu...

Tu relación parece una montaña rusa con más caídas que subidas. Discutís todos los días. Por cualquier tontería,...

Hacer otros Test