¿Es sano un matrimonio sin sexo? Claves para afrontarlo

Motivos para mantener una pareja sin sexo

A muchas personas les puede resultar inconcebible tener una relación de pareja a largo plazo sin relaciones sexuales pero otras simplemente lo deciden así. No todo el mundo da la misma importancia al sexo y hay algunas parejas que aúnan a dos individuos con esa misma perspectiva. Al principio tendrán relaciones pero poco a poco volverán a su estado natural en el que realmente no tienen mucho interés en esa área e irán disminuyendo la frecuencia hasta que sea nula o prácticamente nula.

Pero la mayor parte de las parejas que apenas tienen relaciones sexuales no llegan a ese punto por decisión propia, sino que es el resultado de problemas a los que no se ha puesto solución y se ha preferido dejar de enfrentarse al sexo por ser una experiencia frustrante y traumática para ambos, ya no es agradable ni placentero y pierde su objetivo último así que se deja de hacer.

Esto ocurre si uno de los miembros de la pareja sufre alguna disfunción sexual. Si es falta de deseo, el otro puede terminar por cansarse de tomar la iniciativa y lo acaba dejando pasar, asume la situación y pueden pasar meses sin relaciones. Si es otra disfunción que afecta al desempeño o al placer sexual, se crean situaciones de tensión en cada relación con lo cual ambos prefieren evitarlo porque realmente no disfrutan del sexo juntos.

También puede ocurrir que haya un motivo médico que impida a la pareja tener sexo. Lo más frecuente es que esto sea temporal, aunque más o menos largo (por ejemplo periodos posoperatorios o tratamientos) pero también puede ocurrir que se trate de una situación permanente.

¿Es sana una relación sin sexo?

El que el sexo no ocupe un plano primordial en la pareja no tiene porqué ser poco saludable para la relación si es algo consensuado entre los dos y decidido en plena conciencia. El problema es cuando se impone por circunstancias ajenas al menos a uno de los miembros de la pareja.

En el caso de que no se tenga sexo porque uno de los dos no puede o no quiere, pero el otro simplemente se haya adaptado a la situación, esto puede crear muchas tensiones entre ambos. El que no ha decidido se sentirá poco deseado e incluso querido, rechazado y, en muchos casos, sentirá que la relación puede no valer la pena por esto.

Cuando además se trata de una decisión tomada por no querer enfrentarse a un problema, es decir que hay una posible solución pero por cualquier razón no se llega a intentar resolverlo, esto también será un motivo de discusiones.

En todo caso, una pareja que no tiene relaciones sexuales, no debe olvidar mantener un contacto afectivo. Darle entidad a la pareja diferenciándola de dos amigos que viven juntos, abrazarse, besarse, acariciarse… En muchas ocasiones, si uno de los dos no quiere tener sexo, también terminará evitando estas muestras de cariño por miedo a que lleve a algo que no le apetece. Si esto ocurre, con el tiempo la afectividad se verá tan reducida que es muy posible que la relación se deteriore hasta romperse.

Romper con la abstinencia

La pareja ya lleva mucho tiempo en este mismo patrón y a veces les resulta un muro infranqueable incluso plantearse volver a incorporar el sexo en su relación. ¡Pero se puede!

Se puede si ambos quieren, claro, y este es un primer paso importante. Hablarlo de forma sincera y decidir donde se quiere llegar, comunicar los miedos y frustraciones. La mejor manera es acudir a un profesional de la terapia sexual que guíe a la pareja en los pasos. Es algo que no debe hacerse bruscamente y, además, si alguno de los dos tiene alguna disfunción sexual esta debe ser siempre tratada por un profesional.

Por supuesto que se puede retomar la relación sexual. A cualquier edad y en cualquier momento, solo hay que dar el paso.

Otros contenidos del dosier: Relaciones sexuales

Comentarios

Artículos destacados

Conversaciones sexuales en la pareja
Conversaciones sexuales en la pareja

Desde la primera vez que tenemos relaciones con nuestra pareja aprendemos a acoplarnos a ella. No lo hacemos exactamente...

Himen: lo que debes saber
Matrimonios sin sexo, ¿es posible?
Vulva: lo que necesitas saber
La vagina: preguntas frecuentes
¿A qué estás dispuesta para salvar tu...

Tu relación parece una montaña rusa con más caídas que subidas. Discutís todos los días. Por cualquier tontería,...

Hacer otros Test