Las ventajas de la terapia sexual de grupo

En las charlas de café o en los momentos relajados en el trabajo, amigos y compañeros nos ponen los dientes largos hablando de lo maravillosa que es su vida sexual. En la tierra de Pinocho, las historias sobre nuestras hazañas en la cama… ¡se llevarían la palma! ¿Hablamos tan abiertamente también con nuestras parejas? ¿O cuándo lo hacemos es para reprocharles algo?

"Conversar de ciertos temas con pareja no es frecuente. Esta es la razón por la que confiarse a un terapeuta en terapia individual es el primer paso", dice Brigitte Martel, sexóloga y terapeuta gestáltica. Pasar a un grupo tiene muchos beneficios, particularmente el impacto significativo que este puede tener sobre las ideas recibidas y en nuestro desarrollo. La experta precisa: "Es más fácil hablar en grupo que en privado porque este contexto particular da apoyo y ayuda a desdramatizar".

1. La sexualidad se trabaja

¿Te preguntas por qué unirte a un grupo de terapia sexual? La respuesta es simple: porque la sexualidad se cultiva. A pesar de la abundancia de información y de accesorios, los problemas permanecen, al igual que  las dificultades que giran en torno a un deseo que va y viene creando confusión. "A menudo escucho cosas como «mi sexualidad está dormida», «se apagaron los fuegos artificiales»", comenta Brigitte Martel. Creer que para avivar el fuego basta el amor es un error común. Esta concepción nos lleva a interpretar la disminución del deseo como desamor. Y a este error se le añade el peso del silencio y las consiguientes frustraciones…

2. Restaurar la comunicación

¡La sexualidad necesita la comunicación! Cuando hay dificultades sexuales, la tentación de responsabilizar o culpar al otro es grande. La mayor parte del tiempo los miembros de las parejas están convencidos de que es inútil hablar: "Funciona o no, eso es todo". Sin embargo, la sexualidad se construye de a dos, se trata de una encuentro. Cuando surge un problema, en gran medida este proviene de una discordancia en el encuentro. El grupo ayudará a llevar la atención a la naturaleza de la relación y a dejar de culpar apara comenzar a preguntar. La formulación de los sentimientos y expectativas es un paso necesario para el desarrollo y la fortaleza de la pareja. La sexualidad necesita la comunicación y el grupo permite experimentar en un ambiente seguro.

3. La aceptación incondicional

Un obstáculo importante para la comunicación es sentirse juzgado por su pareja. Este es un gran desafío en el terreno de la sexualidad, de por sí muy sensible. En el grupo de terapia, la aceptación es incondicional. El grupo tiene la consigna de prestar un oído comprensivo y sin juzgar. Esto ayuda a hablar sobre el desierto sexual, los fracasos, los traumas y las fantasías... ¡sin tabús! A medida que uno continúa en el grupo se va dando cuenta de que las historias son similares y que todos estamos en el mismo barco. Si al principio tendemos a no abrir la boca,   una vez pasado el miedo a participar, la necesidad de desahogarse pasa a primer plano. "Sin embargo, para beneficiarse plenamente de un grupo de terapia, lo importante es "identificar" lo que realmente se quiere decir", explica Brigitte Martel. Nunca hay que perder de vista la necesidad de respetarse a sí mismo y que el objetivo último es comprender la relación con la propia sexualidad.

4. Reencontrar la creatividad

¿Cómo recuperar el espíritu lúdico cuando las dificultades han introducido drama y sufrimiento? El recurso de la fantasía puede restaurar el juego y ayudar a explorar los diferentes aspectos del deseo. Sin embargo, a veces ocurre que el otro miembro de la pareja no la acepte y que con el tiempo, desaparezca. El grupo ayuda a ponerle nombre a las dificultades y a sacarlas del armario donde estaban confinadas. ¿Cómo? Se las escribe anónimamente, se las lee y se las representa de forma metafórica. Darse el permiso para escribirlas y verlas interpretadas da una gran libertad, una clave para el desarrollo de la sexualidad. Por otra parte, estas puestas en escena producen alegría y risa, esenciales para desdramatizar y reforzar el espíritu vital.

5. Detener la carrera hacia el orgasmo

"El orgasmo, en la actualidad, se rodea de muchas fantasías, especialmente entre las mujeres", puntualiza Brigitte Martel. La terapia de grupo ayuda a desmitificarlo. La búsqueda del rendimiento parece haber cambiado de bando y ahora son las mujeres las que se imponen esta presión. Ellas hablan de sus experiencias de placer pero se cuestionan sin cesar respecto del orgasmo, un terreno donde se tiende a la privacidad. Precisamente, en la terapia de grupo se ayuda a correr el velo que oculta este tan fantaseado evento, que en la realidad puede ser diferente a lo que se promete o se espera. La visión se amplía y se comienza a ganar una perspectiva positiva sobre las propias experiencias sexuales. Se abre de esta manera la posibilidad de la autorrealización en un terreno donde muchas mujeres se consideraban deficientes.

C. Maillard

Otros contenidos del dosier: Terapia sexual y de pareja

Comentarios

Artículos destacados

Los tipos de píldoras anticonceptivas
Los tipos de píldoras anticonceptivas

Doctissimo hace un repaso a las diferentes generaciones de este tipo de anticonceptivo oral. Píldoras de primera, segunda,...

Los desórdenes del clítoris
Rejuvenecimiento vaginal: técnicas sin cirugía
Conversaciones sexuales en la pareja
Himen: lo que debes saber
¿A qué estás dispuesta para salvar tu...

Tu relación parece una montaña rusa con más caídas que subidas. Discutís todos los días. Por cualquier tontería,...

Hacer otros Test