Inflamación del clítoris: causas y tratamientos

Ese bonito botón eréctil contiene más de 8000 terminaciones nerviosas. Además, desde un punto de vista anatómico y fisiológico, puede compararse con el pene, puesto que también posee un pliegue de tejido para protegerse.
Aun así, no está exento de la posibilidad de sufrir un incidente y puede inflamarse o experimentar otras lesiones, como microfisuras, alergias o herpes. La Dra. Marie-Claude Bénattar, ginecóloga, nos habla de una amplia variedad de problemas asociados al clítoris y nos explica cómo ponerles remedio.

Microfisuras del clítoris

Una caricia demasiado brusca, un rasguño por descuido o una falsa maniobra pueden provocar una pequeña herida en el clítoris. No obstante, en la actualidad la causa más frecuente sigue siendo el afeitado integral. "Cada vezvienen más mujeres jóvenes a la consulta que se presentan con el pubis completamente depilado, o casi, se lamenta la Dra. Bénattar. De entre ellas, la mayoría se pasa la cuchilla, así que es normal que al resbalar un poco se hagan daño en el clítoris y los labios menores".

Los consejos de la ginecóloga: se cura igual que una lesión sin importancia de la vulva. "Empieza por no lavarte en exceso", aconseja la ginecóloga. Puedes utilizar algún compuesto con eosina, un antiséptico que no pica y una crema cicatrizante suave, como el Bepanthol® pomada, por ejemplo... Evita los corticoides, por supuesto.

Candidiasis del clítoris

Las rojeces y la hinchazón de los labios de la vulva y la entrada de la vagina pueden llegar hasta el clítoris y causar prurito.

Los consejos de la ginecóloga: en primer lugar, evita los tratamientos demasiado agresivos. En algunos casos, las cremas para tratar la candidiasis pueden ser demasiado invasivas para la zona. Decántate por el Bepanthol® y utiliza un gel íntimo como el GineCanesgel CALM. La inflamación debe cesar en unas 48 horas. En cualquier caso, es altamente recomendable acudir al médico.

Herpes del clítoris

Es una localización rara, lo más frecuente es el herpes genital. No obstante, a veces se extiende hasta el clítoris y presenta un aspecto idéntico al de los labios. El herpes da lugar a la aparición de vesículas en la vulva. El brote de las vesículas puede resultar doloroso y favorece el desarrollo de otras enfermedades de transmisión sexual.

Los consejos de la ginecóloga: en esos casos, basta con aplicar el tratamiento específico del herpes, es decir, un antiséptico local y un tratamiento por vía oral. En 3 días, el tratamiento debe actuar sobre la desaparición de la vesícula. Es aconsejable abstenerse de mantener relaciones sexuales durante el brote.

Irritaciones y pruritos del clítoris

Numerosos factores pueden ser los causantes de una irritación en el clítoris. "Empezando por llevar pantalones demasiado estrechos, o tangas, por ejemplo", señala nuestra experta. En cuanto aparezcan los primeros síntomas, ciertos jabones y geles íntimos pueden resultar demasiado abrasivos.
Más recientemente, han aparecido juguetes sexuales para el clítoris y geles con efecto calor que prometen sensaciones más intensas y pueden dar lugar a irritaciones.

Los consejos de la ginecóloga: "al identificar el factor causante del problema, lo mejor es eliminarlo", sugiere la Dra. Bénattar. Cuidado, pues, con aquello que pueda potencialmente provocar irritación, como los tejidos, los geles íntimos, etc. Asimismo, ve con cuidado con los nuevos juguetes sexuales. Sobre todo, si se irrita la zona. El recurso a un gel íntimo especial como el GineCanesgel CALM debería aliviar la irritación.

Los piercings íntimos

La moda se impone, y algunas chicas se hacen piercings en los labios vaginales, arriba, cerca del clítoris. "Es algo arriesgado", señala la doctora. El piercing es de metal, raras veces antialérgico y las condiciones en las que se coloca no siempre son las mejores.
Por otro lado, la zona experimenta ciertos roces que multiplican los riesgos debido a la presencia de ese cuerpo extraño. En caso de fuerte comprensión, el tejido superficial del clítoris se congestiona.

Los consejos de la ginecóloga: el gel íntimo GineCanesgel CALM ayudará a calmar la irritación. A la larga, y sobre todo si la irritación vuelve a aparecer con frecuencia, lo aconsejable es retirar el piercing. La automedicación sólo debe utilizarse como método de prevención o para acompañar un tratamiento recetado por el médico. Por regla general, si hay inflamación, es necesario aplicar una crema calmante. Cuidado con las que contienen corticoides. Por otro lado, no se aconseja usar vaselina o cualquier otra composición de base aceitosa: pueden provocar alergias y reacciones inflamatorias ¡Sé prudente y no dudes en consultar a tu médico!

 

C. Maillard

Otros contenidos del dosier: El clítoris

Comentarios

Artículos destacados

¿Cuál es la mejor hora para el sexo?
¿Cuál es la mejor hora para el sexo?

Para tener relaciones sexuales no basta con que te apetezca, también le tiene que apetecer al otro. A no ser que prefieras...

Mitos sobre los genitales femeninos
Peaking o cómo intensificar tus orgasmos
Mitos sobre el pene
Fantasías eróticas: fascinación o repulsión
¿A qué estás dispuesta para salvar tu...

Tu relación parece una montaña rusa con más caídas que subidas. Discutís todos los días. Por cualquier tontería,...

Hacer otros Test