Femigra: conoce cómo funciona la viagra para mujeres

¿Cómo funciona?

La falta de deseo sexual es más frecuente de lo que parece y, al contrario de lo que se pueda pensar, no está directamente relacionada con la edad, aunque es cierto que las mujeres menopaúsicas pueden notar este efecto relacionado con los cambios hormonales.
Muchas mujeres a las que no les apetece tener relaciones sexuales se frustran pensando que son demasiado jóvenes para tener ese tipo de problemas, pero lo cierto es que es una disfunción muy común incluso en las menores de 30 años. Normalmente relacionado con factores psicológicos y sociales.
Los problemas de pareja, el estrés, la rutina, la falta de estímulo sexual y de fantasía y el uso de anticonceptivos hormonales y otros medicamentos, son las principales causas de esta disfunción en las mujeres jóvenes.
Femigra tiene un efecto directo sobre el cerebro, equilibrando los neurotransmisores de serotonina y dopamina encargados entre otras cosas de la libido. No tiene ningún efecto sobre los genitales ni tampoco aumenta la lubricación sino que afecta a la respuesta sexual desde el cerebro. Tampoco es un medicamento que contenga hormonas y desde luego nunca debe confundirse con un anticonceptivo.
Para distinguirla de su compañera masculina, la Viagra es azul, mientras que la Femigra es rosa. Su efecto dura unas 6 horas y hay que tomarla aproximadamente una hora antes de la relación sexual, en esto sí se parece a Viagra.

Una solución no apoyada por los sexólogos

Se puede pensar que los especialistas en terapia sexual no apoyan el uso de esta pastilla porque les quita el trabajo, pero no es así ni mucho menos.
La falta de deseo sexual no es una enfermedad, no tiene unos síntomas que se curan y desaparece, sino que viene causado por factores generalmente psicosociales que cuando dejamos de tomar la pastilla continúan presentes y por lo tanto Femigra solo representa una solución a corto plazo.
Además los sexólogos no apoyan la llamada medicalización del sexo. Se sabe que el sexo da mucho dinero, esto es obvio y las farmacéuticas no van a dudar en sacar partido de esto, por eso se llama enfermedad a algunos problemas que no lo son realmente puesto que no tienen causas físicas.
Ningún psicólogo estará en contra de medicalizar aquello que tiene causas fisiológicas y que se pueden paliar con el medicamento, pero muchos coinciden en que tratar de solucionar un problema psicológico a base de pastillas, si no hay causa física, no es adecuado y además no suele dar resultado a largo plazo.
Actualmente la forma en la que vivimos nos alienta a conseguir todo en el momento que lo deseamos. Si queremos ver una película de terror no tardamos más de una hora en vernos disfrutando de ella, sea gracias a Internet o a la televisión. Esto se nota mucho en los tratamientos psicológicos, muchas personas quieren una solución inmediata y que no represente un esfuerzo aunque solo sea a corto plazo y no resuelva realmente el problema más que de manera temporal.
Puede ser, eso sí, un empujón. Si ayuda a iniciar una actividad sexual en la pareja que estaba casi desaparecida. Lo que sí es cierto es que el sexo llama al sexo y si se comienza a tener relaciones sexuales placenteras (es importante que lo sean) es mucho más probable que estas apetezcan más, aunque para retomar esta actividad se necesite el uso de una pastilla.

Otros contenidos del dosier: Falta de deseo sexual

Comentarios

Artículos destacados

Los tipos de píldoras anticonceptivas
Los tipos de píldoras anticonceptivas

Doctissimo hace un repaso a las diferentes generaciones de este tipo de anticonceptivo oral. Píldoras de primera, segunda,...

Los desórdenes del clítoris
Rejuvenecimiento vaginal: técnicas sin cirugía
Conversaciones sexuales en la pareja
Himen: lo que debes saber
¿A qué estás dispuesta para salvar tu...

Tu relación parece una montaña rusa con más caídas que subidas. Discutís todos los días. Por cualquier tontería,...

Hacer otros Test