Los mitos más frecuentes sobre los genitales femeninos

1. Vagina y vulva es lo mismo

En general nos cuesta mucho nombrar los genitales femeninos con propiedad, incluso a nuestros hijos les enseñamos denominaciones extrañas para esta zona, que nada tienen que ver con la realidad. Al final lo que ocurre es que alimentamos una desinformación y confusión que lleva a pensar, por ejemplo, que vagina y vulva es la misma cosa. Vagina es el conducto que conecta el útero con el exterior y vulva se refiere a los genitales femeninos externos, compuestos por labios mayores, labios menores y clítoris.

2. La uretra está dentro de la vagina

La uretra es el conducto que conecta la vejiga con el exterior y por el que se expulsa la orina. A simple vista con un espejo seremos capaces de localizarlo si buscamos un agujero del tamaño de la cabeza de un alfiler entre el clítoris y la vagina. A veces este agujero está un poco más arriba, casi pegado al glande del clítoris y otras veces un poco más abajo, de forma que parece estar dentro de la vagina pero no es así. Es un conducto distinto.

3. El aspecto de los genitales determina el placer que reciben

Es curioso que se piense que el aspecto del pene determina el placer que da y que en cambio, el aspecto de la vulva determine el que recibe. Ninguna de las dos creencias es cierta. No importa lo grandes o pequeños que sean los labios vaginales, ni si el clítoris se muestra más o menos al exterior. Todas las mujeres son capaces de disfrutar del sexo, independientemente de cómo sean sus genitales.

4. El orgasmo a través de la estimulación vaginal es mejor

A las mujeres se las divide en “vaginales” o “clitorianas” según si tienen más facilidad de llegar al orgasmo a través del clítoris o la vagina. Esa denominación no tiene sentido porque somos capaces de llegar al orgasmo con estimulaciones en muchas partes del cuerpo, ¡incluso utilizando solo la mente! Lo más sencillo es estimular el clítoris, pero la zona que haya que estimular para llegar al clímax no hace que sea mejor una manera que otra.

5. Es necesario lavar la vagina

La vagina tiene su propio sistema de higiene de la que se ocupan los fluidos vaginales, estos mantendrán las bacterias y suciedad fuera y el tejido en su ph adecuado. El uso de jabones está contraindicado porque altera la acidez de la mucosa y pueden proliferar hongos. Con un lavado con agua a los genitales externos es más que suficiente. Nunca se deben realizar duchas vaginales.

6. El tamaño de la vagina corresponde al tamaño de la mujer

Es común pensar que una mujer grande tendrá una vagina grande y al revés pero no es así. Si lo pensamos como un órgano interno más, no se nos ocurre pensar que una persona bajita tendrá unos pulmones más pequeños que una grande, verdad? El tamaño de la vagina en un momento de relajación será de unos 8 cm y se alarga en excitación hasta aproximadamente 14 cm.

7. La vagina huele

La vagina no tiene por qué tener mal olor. Como hemos explicado, tiene su propio sistema de higiene y el flujo de por sí no huele fuerte. Si después de una ducha normal los genitales despiden mal olor o el flujo tiene una consistencia diferente o un color grisáceo o verdoso debemos acudir al médico para descartar una posible infección y tratarla cuanto antes. Una vagina sana no huele.

8. Las mujeres no eyaculan

Las mujeres también pueden eyacular, esto es gracias a unas glándulas que se hallan en la esponja uretral; glándulas de Skene y a las que se puede acceder a través del punto G; raíz del clítoris que rodea la uretra y que puede estimularse presionando la cara posterior de la vagina. Estas glándulas, al irritarse, expulsan un líquido muy similar al prostático por la uretra y es la llamada eyaculación femenina. La expulsión de este líquido no hace que el orgasmo sea más intenso y no todas las mujeres pueden expulsarlo, ya que las glándulas mencionadas no se encuentran en todas ellas.

9. Pueden perderse los tampones dentro de la vagina

La vagina no es un conducto sin fin, lleva al útero pero entre ellos está el cérvix o cuello del útero que solo está provisto de un pequeño agujero para permitir el paso de la menstruación al exterior o de los espermatozoides al interior. En este agujero no puede caber ni tampones, ni pene, ni nada en absoluto. Es imposible que un tampón se pierda en la vagina pero sí nos puede parecer que está más lejos de donde lo dejamos porque la vagina se alarga y se acorta, de 8 cm a 14 cm.

Comentarios

Artículos destacados

¿Cuál es la mejor hora para el sexo?
¿Cuál es la mejor hora para el sexo?

Para tener relaciones sexuales no basta con que te apetezca, también le tiene que apetecer al otro. A no ser que prefieras...

Mitos sobre los genitales femeninos
Peaking o cómo intensificar tus orgasmos
Mitos sobre el pene
Fantasías eróticas: fascinación o repulsión
¿A qué estás dispuesta para salvar tu...

Tu relación parece una montaña rusa con más caídas que subidas. Discutís todos los días. Por cualquier tontería,...

Hacer otros Test