Los tratamientos estéticos de rejuvenecimiento vaginal

El envejecimiento genital representa un tema delicado que a las mujeres les cuesta abordar con su ginecólogo. Sin embargo, no tienen por qué sufrir en silencio las incómodas secuelas que provocan en su vida íntima un parto, tratamientos médicos como la quimioterapia o el descenso hormonal propio de la menopausia. Ácido hialurónico, láser, lipoestructura… Existen varias técnicas médicas poco invasivas y adaptables a cada caso para restaurar, reparar y rejuvenecer la zona vaginal.

Ácido hialurónico contra la sequedad vaginal

Por sus notables propiedades hidratantes y de relleno, el ácido hialurónico lleva años utilizándose en medicina estética. A consecuencia de la menopausia o de algunos tipos de cáncer, las mujeres pueden sufrir una deficiencia de estrógenos, la cual conlleva una disminución de la cantidad de colágeno y ácido hialurónico en la mucosa, causando sequedad vaginal. La sequedad provoca problemas como dispareunia (dolor en el coito). Inyectando ácido hialurónico, se consigue rehidratar la vagina y los labios, así como recuperar el volumen de los labios mayores. Asimismo, las inyecciones de ácido hialurónico modifican el pH vaginal, el cual «se restablece a los 6 meses de la inyección», asegura el doctor Nicolas Berreni, ginecólogo y experto en infiltraciones de ácido hialurónico.

¿Cómo se aplica?

El ácido hialurónico se inyecta con anestesia local en la «zona intermedia bajo la mucosa en la vagina o los labios, según la zona que se esté tratando», explica el doctor Berreni. El proceso completo tiene lugar en una sola sesión. El efecto dura unos 9 meses, por lo que deben realizarse inyecciones de mantenimiento trascurrido ese tiempo. Aparte de un posible dolor leve o incomodidad los días posteriores en la zona donde se ha practicado la intervención, no suele tener efectos adversos.

¿En qué casos está indicado?

«El ácido hialurónico es una sustancia básicamente hidratante y en algunas ocasiones se combina con productos que den volumen», señala el doctor Berrreni. Por tanto, está principalmente indicado en caso de sequedad vaginal, dolor vulvoperineal, cicatrices y remodelación de labios mayores.

Contraindicaciones

Por precaución, el ácido hialurónico está contraindicado en mujeres con alguna enfermedad autoinmune.

Radiofrecuencia para aumentar la tonicidad vaginal

La radiofrecuencia está indicada en todo lo relacionado con la tonicidad vaginal y vulvoperineal. Esta técnica consiste en calentar la mucosa para estimular la formación de colágeno y así reafirmar los tejidos y recuperar su elasticidad. Una de sus limitaciones, como señala el doctor Berreni, es que «propaga calor a las zonas adyacentes. Además, a diferencia de las inyecciones de ácido hialurónico, la radiofrecuencia se aplica a ciegas».

¿Cómo se aplica?

Como se trata de una técnica indolora, no precisa anestesia. Para obtener resultados, se necesitan entre 2 y 4 sesiones de 30 minutos, dejando entre ellas un intervalo de entre 15 días y un mes. Luego, basta con someterse a una sesión de mantenimiento anual. Con la radiofrecuencia, la paciente puede volver a su actividad cotidiana de forma inmediata tras la intervención, si bien puede sentir una leve incomodidad, hinchazón o enrojecimiento. En cuanto a la vida sexual, se pueden mantener relaciones al cabo de 2 o 3 días.

¿En qué casos está indicada?

La radiofrecuencia se utiliza para recuperar tonicidad vaginal y vulvoperineal, donde resulta más eficaz que el láser. También puede utilizarse para tratar la incontinencia urinaria y la sequedad, así como para regular el pH vaginal.

Contraindicaciones

Sin contraindicaciones.

Láser contra la incontinencia urinaria

En medicina estética, el láser es habitual en las intervenciones faciales. Esta tecnología ha ido evolucionando «para adaptarse al cuerpo y a la aplicación genital», explica el doctor Berreni. El láser ejerce un efecto térmico más o menos agresivo que provoca contracciones, lo que refuerza las estructuras urinarias y acaba con la incontinencia. Asimismo, el calor generado estimula la regeneración tisular, pues la superficie de las mucosas se quema con objeto de que se formen células sanas. La técnica del láser es una alternativa a la radiofrecuencia.

¿Cómo se aplica?

Con anestesia local, el médico dirige el láser a las paredes vaginales. Son necesarias 2 o 3 sesiones con un intervalo de 4 semanas entre ellas para notar mejoría.

¿En qué casos está indicado?

Sequedad vaginal, incontinencia urinaria, laxitud vaginal e hipotonía muscular.

Contraindicaciones

Debe prestarse especial atención si la paciente ha sido sometida a radioterapia o cirugía mayor, pues su anatomía puede haber sufrido modificaciones a causa de la enfermedad que haya sufrido o el tratamiento. Por otro lado, el uso del láser para tratar la incontinencia urinaria es muy reciente y, como advierte el doctor Berreni, «deben examinarse sus limitaciones y efectos secundarios mediante estudios clínicos».

Inyecciones de PRP para el rejuvenecimiento cutáneo

El plasma rico en plaquetas (PRP) constituye una reserva de factores de crecimiento que impulsan el rejuvenecimiento tisular y la regeneración de la piel, además de reestimular la hidratación vaginal nutriendo las mucosas, lo que combate la sequedad vaginal. Asimismo, confiere firmeza y tonicidad a los tejidos, sobre todo en los labios mayores. El PRP es un producto autólogo (es decir, se obtiene de la propia paciente) y, por tanto, no presenta riesgo alguno de rechazo.

¿Cómo se aplica?

Primero se toma a la paciente una muestra de sangre, la cual se centrifuga para separar los glóbulos rojos, el plasma y las plaquetas. A continuación, el médico inyecta el plasma enriquecido en la vagina. «El PRP se inyecta de forma muy superficial por vía intramucosa», a menor profundidad que el ácido hialurónico. Una sola sesión de 40 minutos es suficiente y los resultados son perceptibles al cabo de unas pocas semanas. Las pacientes deben someterse a sesiones de mantenimiento cada 12-18 meses.

¿En qué casos está indicado?

Sequedad vaginal, incontinencia urinaria y envejecimiento cutáneo.

Contraindicaciones

Sin contraindicaciones.

Lipoestructura para rellenar los labios mayores

La lipoestructura o lipofilling consiste en extraer grasa del cuerpo de la paciente, depurarla e inyectarla en la zona vaginal, todo en una única sesión. Su principal indicación es rellenar los labios mayores que han quedado atrofiados o flácidos. También se utiliza como técnica regeneradora de células madre. Al igual que en el caso del PRP, la materia inyectada procede de la misma paciente y el riesgo de rechazo es nulo.

¿Cómo se aplica?

Se trata de una intervención que se lleva a cabo bajo anestesia local. En primer lugar, el cirujano extrae mediante liposucción una pequeña cantidad de grasa que se centrifuga para purificarla antes de inyectarla (a mayor profundidad que el PRP y el ácido hialurónico). La intervención dura entre una y dos horas y el resultado es inmediato. No obstante, el 30 % de la grasa inyectada se reabsorbe durante los 3 meses posteriores a la operación.

Si la intervención provoca algún dolor, este suele ser muy leve. La paciente puede volver a su actividad profesional a las 48 horas. El reinicio de la actividad sexual requiere una espera de hasta un mes.

¿En qué casos está indicada?

Troficidad, reconstrucción de labios mayores, liquen escleroso y regeneración celular.

Contraindicaciones

Sin contraindicaciones.

¿A qué clínica acudir?

El médico practicará una técnica u otra en función de las necesidades de la paciente (dispareunia, sequedad, pérdidas de orina, etcétera). Para lograr resultados de mayor precisión, se pueden combinar varias de ellas. Así, por ejemplo, en una reconstrucción de labios mayores el facultativo puede optar por inyectar ácido hialurónico en lugar de grasa de la paciente para compensar la pérdida de volumen provocada por la reabsorción natural.

Hay que señalar que, en principio, ninguno de estos métodos de rejuvenecimiento vaginal está cubierto por la Seguridad Social.

Los primeros especialistas en ofrecer técnicas de rejuvenecimiento vaginal fueron los dermatólogos, habituados a las técnicas de radiofrecuencia, inyección y láser. Los ginecólogos se han sumado más tarde. En la actualidad, tanto dermatólogos y ginecólogos como cirujanos plásticos están habilitados para llevarlas a cabo.

Puesto que por su profesión ya es especialista en la zona vaginal, lo ideal es dirigirse a un ginecólogo formado en técnicas de rejuvenecimiento vaginal. Para recibir asesoramiento en la elección, se recomienda consultar a nuestro ginecólogo de confianza.

J. Xavier

Fuentes:

Intervenciones de los doctores Berreni y David Élia en la rueda de prensa de los Laboratorios Vivacy en octubre de 2016

Entrevista con el doctor Nicolas Berreni, ginecólogo, durante el Congreso mundial IMCAS en 2017

Otros contenidos del dosier: Genitales femeninos

Comentarios

Artículos destacados

Los tipos de píldoras anticonceptivas
Los tipos de píldoras anticonceptivas

Doctissimo hace un repaso a las diferentes generaciones de este tipo de anticonceptivo oral. Píldoras de primera, segunda,...

Los desórdenes del clítoris
Rejuvenecimiento vaginal: técnicas sin cirugía
Conversaciones sexuales en la pareja
Himen: lo que debes saber
¿A qué estás dispuesta para salvar tu...

Tu relación parece una montaña rusa con más caídas que subidas. Discutís todos los días. Por cualquier tontería,...

Hacer otros Test