Cuando la erección es dolorosa

Dolores agudos al tener una erección

  • Ligados a la ruptura del frenillo del prepucio

Aunque los comienzos de la vida sexual están rodeados de misterio y muy a menudo de delicias, para otros la aventura comienza con el descubrimiento de una anomalía, que puede revelarse molesta, como un problema de frenillo. “Una vez el prepucio retraído, como el frenillo es demasiado corto, existe un riesgo de rotura” señala el Prof. Stéphane Droupy. Señal de advertencia: “tira un poco”. En el momento del incidente, es decir de la ruptura, es un poco doloroso y a menudo asusta. Además, puede producirse un abundante sangrado.

Tratamiento: se aconseja una operación quirúrgica con el fin de alargar el frenillo del prepucio.

  • Fractura de los cuerpos cavernosos

“Este incidente puede darse cuando el hombre, en uno de los vaivenes, no acierta con su objetivo”, explica el profesor. En consulta, nuestro experto ha podido comprobar que la postura del perrito (a cuatro patas) y la de Andrómaca (la mujer arriba) eran en las que a menudo sucedía. Esta fractura sería entonces consecuencia de un exceso de entusiasmo.

El pene choca, se dobla y “rompe”. El hombre sentirá como un “crac”, es la membrana que se rompe. Desde el exterior se observa un hematoma, una especie de tumescencia.

Tratamiento: este problema requiere una operación quirúrgica.

Dolores crónicos

  • Fimosis

Sucede en ciertos casos que el prepucio, la piel en forma de cuello plegado que protege el glande, es demasiado estrecho. Fimosis en griego significa “anillo estrecho”. Resultado: es difícil descubrirlo y las relaciones sexuales a menudo son dolorosas. “El dolor se sitúa más precisamente a nivel de la piel, del prepucio”, agrega el Prof. Droupy. A la larga, esto puede provocar pequeñas lesiones cutáneas que pueden conducir a la formación de una verruga, una dermatosis.
A la inversa, durante une erección fuerte, el glande puede “forzar” el prepucio, que lo “estrangulará” por ser demasiado estrecho. Luego se llenará de sangre, sin poder volver a su posición inicial, una vez que la erección haya terminado. Todo esto provoca fuertes dolores.

Tratamiento: para tratar las lesiones, hay que recurrir a los corticoides. Luego, será necesaria una cirugía plástica del prepucio o una circuncisión.

  • Enfermedad de La Peyronie

Se trata de una deformación en forma de curvatura que aparece progresivamente, especialmente hacia los 50 años, pero puede afectar también a hombres más jóvenes. Aunque el origen de esta anomalía sigue siendo un misterio, es fácilmente identificable. “La enfermedad de la Peyronie va acompañada de una fibrosis a la altura de la albugínea, lo que provoca dolores y una curvatura del pene en erección. Esta placa, debida a un fenómeno inflamatorio, se fija sobre una parte de los cuerpos cavernosos, muy a menudo sobre la parte trasera del pene”, precisa el urólogo. Los dolores experimentados al principio cesan cuando la anomalía se instala con la aparición de un codo por encima. Aunque no afecta a la erección, esta curvatura es fuente de estrés y de dolores durante las relaciones sexuales.

Tratamiento: a veces, el fenómeno desaparece, pero si la curvatura se instala, se amplifica y se vuelve una molestia, debe procederse a una intervención quirúrgica.

  • Enfermedad de Mondor

Se trata de una tromboflebitis de la vena dorsal superficial del pene. Según el profesor Stéphane Droupy, “un fenómeno muy frecuente al principio de una relación, cuando el sexo ocupa un lugar predominante. “Es sin dudas un bloqueo de la vena superficial que provoca un edema; es la que drena todos los envoltorios del pene. Es un poco doloroso, a causa de la inflamación, como una flebitis superficial. El pene adquiere un aspecto inflamado, rojo, como un hematoma.”

Tratamiento: una pomada antiinflamatoria local normalmente resuelve el problema.

C. Maillard

Otros contenidos del dosier: Dispareunia masculina

Comentarios

Artículos destacados

Mitos sobre los genitales femeninos
Mitos sobre los genitales femeninos

Los genitales femeninos son los grandes olvidados. Ni siquiera solemos nombrarlos con propiedad y aunque en la escuela se...

Peaking o cómo intensificar tus orgasmos
Mitos sobre el pene
Fantasías eróticas: fascinación o repulsión
Porno en pareja: ¿sí o no?
¿A qué estás dispuesta para salvar tu...

Tu relación parece una montaña rusa con más caídas que subidas. Discutís todos los días. Por cualquier tontería,...

Hacer otros Test