Los mitos más frecuentes sobre el pene

1. El tamaño del pie o de la mano es proporcional al del pene

Hay muchas leyendas urbanas que dicen por ejemplo que la distancia entre la punta del pulgar y la del dedo índice en máxima separación indican el largo del pene, o que el tamaño de la mano o el pie son proporcionales a las del miembro. Se podría pensar incluso que a más grande es la persona, mayor es su pene, pero tampoco. En realidad ninguna de estas cosas tienen evidencia científica, y sí, alguien se ha parado a romper el mito haciendo estudios sobre ello.

2. El pene tiene hueso

Algunos animales sí tienen un hueso en el pene, pero no el ser humano. El pene del hombre se compone de cuerpos cavernosos y esponjosos, similares a una esponja que llenan de sangre sus cavidades durante la excitación haciendo que crezca, de la elevación del pene en la erección se encargan los músculos púbicos. Ninguna parte del pene contiene hueso.

3. A mayor pene mayor placer

Muchos hombres se obsesionan con el tamaño de su pene, lo miden y comparan, buscan estadísticas y es que creen que cuanto más grande sea mejor será el sexo. La vagina en reposo mide unos 8 cm y en excitación crece hasta un máximo de 14 cm, por lo tanto todo lo que pase de ahí o bien golpeará el cuello del útero provocando dolor o bien no podrá entrar en la vagina. Además solo el primer tercio de la vagina tiene una sensibilidad digna de mención, y a 4 cm de largo llegan casi todos los penes.

4. El pene es el responsable de dar placer a la pareja

Las relaciones sexuales son entendidas en general como centradas en el coito y por supuesto en la relación entre los genitales. De hecho, al resto de las prácticas se les llama comúnmente juegos preliminares. Resulta que la penetración no es lo más placentero para la mayoría de las mujeres puesto que necesitan estimular el clítoris para llegar al orgasmo, de hecho la mano, la lengua o incluso el frotamiento con el cuerpo son bastante más placenteros.

5. El pene no es flexible

Efectivamente el pene no tiene articulaciones y doblarlo puede ser doloroso pero por lo visto en la postura del misionero, por ejemplo, el pene llega a tomar la forma de boomerang (acorde a la forma de la vagina) sin molestar lo más mínimo al hombre ni a la mujer. El miedo a romper el pene es común entre los hombres pero debemos saber que no es tan sencillo porque sí puede doblarse.

6. El pene puede alargarse

La obsesión de algunos hombres por alargar su miembro lleva a un mercado de productos milagrosos que no lo son tanto. Existen píldoras, hierbas, ejercicios y aparatos varios que prometen alargar y engrosar el pene. Pensemos en el pene como lo que es: una parte del cuerpo más. ¿Compraríamos una píldora confiando en que nos crecerán las orejas? Efectivamente ninguno de estos productos está testado y ni se ha confirmado su efectividad. El pene crece hasta aproximadamente la veintena y luego se detiene.

7. El pene puede ejercitarse

El pene no es un músculo y por lo tanto no puede ejercitarse. Se erecta gracias al llenado de sangre de los cuerpos cavernosos y esponjosos que lo forman, es la circulación sanguínea la que favorece la erección y por eso son los problemas vasculares los que causan la mayor parte de las disfunciones eréctiles de carácter orgánico. No es necesario ni es útil levantar peso con el pene aunque sí puede ejercitarse la musculatura pélvica en general para favorecer el ángulo de la erección y mejorar la salud pélvica en general.

8. Eyacular a diario tiene consecuencias negativas

Se llega a pensar que eyacular a diario, sea en relaciones de pareja o mediante la masturbación, puede llevar a problemas reproductivos o perdida de energía sexual. En realidad esto depende de cada persona, hay hombres que sienten que masturbándose unas horas antes de la relación sexual rinden mejor y otros que prefieren reservarse. Pero desde luego, de un día para otro no hay absolutamente ningún problema.

Otros contenidos del dosier: Todo sobre el pene

Comentarios

Artículos destacados

Mitos sobre los genitales femeninos
Mitos sobre los genitales femeninos

Los genitales femeninos son los grandes olvidados. Ni siquiera solemos nombrarlos con propiedad y aunque en la escuela se...

Peaking o cómo intensificar tus orgasmos
Mitos sobre el pene
Fantasías eróticas: fascinación o repulsión
Porno en pareja: ¿sí o no?
¿A qué estás dispuesta para salvar tu...

Tu relación parece una montaña rusa con más caídas que subidas. Discutís todos los días. Por cualquier tontería,...

Hacer otros Test