Adopción: organizando el viaje

Trámites para el viaje

Si contratamos los servicios de una ECAI (Entidad Colaboradora de Adopción Internacional), esta se encargará de gestionar gran parte de los trámites previos al viaje; si no, los padres se tendrán que encargar que ultimar los documentos necesarios que han de llevarse al país y traducirlos por medio de traductores jurados a la lengua oficial del mismo, de tramitar los visados pertinentes según el caso, hacer las reservar de avión y de la estancia, concertar citas con abogados, traductores o intérpretes en el país o contactar con el orfanato. 

Suele ser muy recomendable en estos casos hablar con otras familias que han realizado su proceso de adopción recientemente en el mismo país para recabar toda la información posible al respecto o para que proporcionen a los padres adoptantes datos de contacto útiles en el país. En muchas ciudades hay asociaciones de familias adoptantes en determinados países; se puede contactar con ellas, asimismo, en foros, páginas web o redes sociales, que muchas de estas asociaciones mantienen en internet. 

Preparativos sanitarios

Antes de ir a buscar al hijo adoptado, hay una serie de temas relacionados con la salud que tenemos que tener en cuenta: qué trastornos puede presentar el niño por el hecho de haber estado institucionalizado o, si se trata de una adopción internacional, qué patologías son típicas del lugar de donde procede y que aquí son poco conocidas. También, si los padres adoptantes tienen que viajar a buscar a su hijo, puede ser que necesiten vacunarse contra determinadas enfermedades, cosa que han de hacer necesariamente unos meses antes del viaje. 

Puede ser también útil concertar una visita con el pediatra que llevará posteriormente al niño y que podrá ayudarles a resolver todas las dudas que surgen ante una adopción y, si esta se va a producir en el extranjero, será conveniente preguntarle por el botiquín básico de viaje que deberían llevar. 

Si se desea intentar con el hijo recién adoptado la lactancia inducida (poco frecuente pero no imposible en algunos casos), también requerirá que la futura madre empiece a prepararse meses o semanas antes de tener al pequeño en sus brazos. Para ello, lo ideal es que contacte con algún pediatra especializado en lactancia o con algún grupo de apoyo a la lactancia materna

Para más información sobre las cuestiones sanitarias relacionadas con la adopción, puede consultarse nuestro dossier Adopción y Salud.

¿Qué nos llevamos al ir a buscarlo?

Un motivo de intranquilidad habitual en los padres que van a viajar a por su pequeño es la preparación del equipaje. "¿Qué me llevo?" Es la pregunta más frecuente. 

En primer lugar, hay varias cuestiones de las que hay que informarse, que condicionarán en gran medida cuál es el equipaje más adecuado en cada caso, además de la ropa y objetos que se necesitarían para viajar en general al país en concreto: 

  • Si la entrega del niño a los padres se produce el día de la llegada de estos al país o si, por el contrario, hay un periodo de trámites o adaptación en el que el niño sigue en la institución de acogida sin ser entregado a los padres hasta que este finalice. En el primer caso, evidentemente, los padres tienen que estar más preparados para atender al niño desde el primer momento, por lo que han de llevar ya ropa, biberones, pañales, etc., en función de la edad del pequeño. 
  • Si hay posibilidad de hacer compras en el país. Si los padres van a pasar algunos días o algunas semanas de estancia en el país antes de la entrega de su hijo, puede resultarles más cómodo comprar lo necesario durante esos días: así estarán más seguros de la talla del pequeño, de si come sólidos o no, de si está acostumbrado a un tipo de biberón o chupete concreto, de si es alérgico a algún tipo de tejido, de si va sentadito en la silla de paseo o no, o si ya anda perfectamente... Son parámetros que pueden presentar grandes variaciones en niños institucionalizados, independientemente de la edad que tengan. Es posible que algunos objetos de los que compren in situ no se ajusten a los parámetros de exigencia que tenemos en nuestro país (aunque a veces hay sorpresas), pero tenemos que pensar que, en cualquier caso, en el país de donde es el pequeño, millones de niños crecen y se crían en perfectas condiciones con esos mismos objetos. 

Un consejo práctico: si se opta por esta opción de adquirir lo necesario una vez en el país, no olvidar comprar también una bolsa o maleta vacía para llevar todas esas cosas a casa, si es que no se decide donarlas a alguna institución local antes de volver. 

Algo que sí que es recomendable llevar en cualquier caso y que ayuda al niño a su posterior adaptación a su nuevo entorno físico y familiar es un álbum con fotos de la casa donde va a vivir, de su habitación, de sus juguetes y de los parientes y amigos más íntimos de la familia. Cuantas más fotos vea el niño (y cuantas más veces las vea), y cuantas más explicaciones oiga de sus padres acerca de lo que está viendo, menos ajeno le resultará lo que se encuentre en su nuevo entorno. Aunque el niño sea muy pequeño, esto le ayudará más de lo que pudiera parecer a priori. 

También se puede llevar un obsequio (un peluche, por ejemplo), que el niño asociará siempre a la llegada de sus padres a su vida. Será su primer regalo, un objeto simbólico que le recordará siempre el inicio del vínculo entre él y sus padres y le dará seguridad en momentos en los que esta flaquee.

Otros contenidos del dosier: Preparándonos para adoptar

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test