La trona del bebé

Durante los primeros días, cuando el bebé ya se aguante derecho, es decir, alrededor de los 8 meses, debes empezar a ponerlo en una trona. Pero debes elegir una trona en la que pueda inclinar la espalda de forma que, si se cansa, pueda tener un apoyo. La ventaja de la trona es que puedes estar delante del bebé y charlar mientras él come.

Consejos para comprar la trona

Antes de comprar la trona, hay que fijarse en que sea estable, que contenga arneses con varios puntos de anclaje y, lo más importante... ¡Que el bebé no pueda abrirlos!. Lo aconsejable es probarla antes, fijarse que no haya ningún tipo de objeto que pueda lastimar al bebé y que la trona contenga un manual de instrucciones. Hay que seguir siempre las indicaciones del fabricante para evitar accidentes. 

¿Qué tipo de tronas hay?

Hoy en día puedes encontrar tronas de diferentes materiales: tronas de plástico, de madera...

Tipos de tronas:

  • Tronas fijas: son las más sencilla de usar e ideal para compartir la mesa con vuestro hijo.
  • Tronas regulables: se caracterizan por ajustarse a la altura y respaldo del niño. Además de ser plegables, otra característica de este tipo de trona es que cuenta con ruedas para facilitar el desplazamiento. 
  • Tronas transformables: constan de dos piezas: una trona para cuando el niño es más pequeño y  cuando el niño es más grande (3-6 años) puede convertirse en una silla con mesa.
  • Tronas evolutivas: a pesar de ser las más caras, este tipo de trona se va ajustando al crecimiento del niño, satisfaciendo sus necesidades con relación a su crecimiento. 

¿Son seguras las tronas?

Las tronas de bebé son seguras, pero la caída de una trona siempre es dramática. Si se cae sobre las baldosas del suelo de la cocina, las consecuencias pueden ser verdaderamente graves. Así pues, nunca puedes perderle de vista. 

Para evitar accidentes hay algunos espectos a tener en cuenta:

  • La superficie: hay que asegurar que la superficie en la que está colocada la trona, sea lisa y estable, para evitar que la sillita vuelque. 
  • El cinturón: todos los arneses y cinturones de seguridad con los que cuente la silla tienen que estar siempre bien atados y asegurar que el niño no pueda desatarlos. Hay que tener en cuenta que el cinturón al nivel de la tripa no basta, ya que el niño es capaz de echarse hacia delante.
  • En caso de trona plegable: comprobar que sea segura, hay que abrir y cerrarla varias veces para confirmarlo. 
  • Peso: si el niño pesa más de 15 kilos no hay que usar la trona.
  • Revisión: antes de utilizarla, revisar que no le falta ningún tronillo, o elemento de sujeción.
  • Recomendaciones: seguir las recomendaciones del fabricante.
  • Vigila siempre a tu hijo mientras estéis comiendo.
  • No hay que posicionar la trona cerca de cualquier estructura u objeto que el niño pueda emplear para empujarse.

Cuando el bebé sea mayor, puedes cambiar la trona por un asiento de altura adaptable que podrás ir cambiando a medida que él crezca. 

Otros contenidos del dosier: Todo sobre el bebé de 6 meses a 1 año

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test