Tengo 2 años

Subo y bajo solo las escaleras poniendo un pie detrás de otro en cada escalón y apoyándome en la barandilla o en la pared. Puedo construir una torre poniendo en equilibrio seis o siete cubos. Paso una a una las páginas de un libro. Me gusta jugar con los timbres y las cerraduras de las puertas. Sé vestirme, me pongo los calcetines, los zapatos y el pantalón. Me lavo y me seco las manos. Bebo de un vaso con una sola mano. Sé comer con la cuchara. ¡Me enorgullece mucho hacer todas estas cosas!

Aunque sujete el lápiz con el puño cerrado sé imitar trazos verticales. Obedezco cuatro órdenes rudimentarias. Sé armar frases de tres o cuatro palabras, que pueden ser negativas e interrogativas. Conozco alrededor de 300 palabras. Utilizo “yo, tú, mi”.

Cuando hablo digo mi nombre

No juego con los otros niños pero me gusta jugar cerca de ellos. Es cierto que me comporto como si los otros niños fueran objetos que abrazar o empujar. Me gustaría tener amigos pero no sé cómo hacerlo. El pediatra dice que estoy en el estadio del “juego paralelo”. No entiendo a qué se refiere… Ha dicho que no interactúo con los otros niños aunque estén haciendo lo mismo que yo. Y sin embargo interactúo: cojo sus juguetes, les doy patadas y les tiro del pelo…

Me gusta arreglármelas solo

Raramente pido ayuda. Ayudo a mamá a desvestirme y sé ponerme solo prendas sencillas. Aprendo a ordenar mis juguetes. Me gusta que me cuenten historias mientras me muestran imágenes. Identifico al menos tres imágenes si me preguntan “¿qué es?”; pero puedo señalar al menos cinco si me preguntan “¿dónde está?”.

Me horroriza compartir

Sé perfectamente qué cosas son mías pero me cuesta entender que los demás también tienen cosas propias. Me dicen que soy “egocéntrico” y que me cuesta ponerme en el lugar del otro. ¡Bastante tengo con intentar descubrir quién soy yo!

Mi palabra favorita es “no” porque oponerme a mi entorno me reafirma. Soy un charlatán, no paro de hablar. Cada vez me chupo menos el pulgar. Aún no sé distinguir el bien del mal. No me gusta que mis padres se vayan. Me gusta jugar con los coches, poner cuentas en una caja y después darle la vuelta y vaciarla… Juego a imitar la actividad de mis padres.

Necesito mi ritual nocturno y es verdad que no paro de preguntarle cosas a papá y a mamá para retrasar al máximo el momento de acostarme. Reconozco mi reflejo en el espejo. Puedo imitar un gesto sin tener un modelo. Comienzo a resolver problemas mediante la reflexión, siempre y cuando no sean demasiado difíciles.

Sé que un objeto existe aunque no lo vea: el pediatra dice que eso es la “representación mental”. Sé, por ejemplo, lo que va a pasarle al coche de juguete si lo empujo.

Mis juegos preferidos son la pelota, los juegos de construcción de madera o de plástico con personajes, los animales y sus accesorios…

Otros contenidos del dosier: El segundo año

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test